Quantcast

FITNESS

Para el bebé y la madre

Nuevos beneficios del ejercicio físico durante el embarazo

Una investigación de la UPM lo ratifica

Nuevos beneficios del ejercicio físico durante el embarazo

El ejercicio físico moderado y supervisado durante el embarazo ha demostrado actuar como un eficaz agente preventivo de gran cantidad de alteraciones, no sólo de orden fisiológico, sino también psíquico y emocional. Imagen: Freepik.

(23-2-2024). Una investigación de la Universidad Politécnica de Madrid ha probado múltiples beneficios de la actividad física durante el embarazo. Por ejemplo, disminuye a la mitad el riesgo de desgarros perineales, reduce en un 13% el riesgo de cesárea y en un 20% la incontinencia urinaria. El catedrático Rubén Barakat nos explica los descubrimientos.

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), liderado por el profesor Rubén Barakat, ha conseguido publicar seis Revisiones Sistemáticas con Meta Análisis sobre los efectos de diferentes formas de actividad física durante el embarazo en el organismo materno, fetal y del recién nacido que confirman que el ejercicio tiene ventajas para ambos.

Cada uno de los estudios analiza un parámetro y todos ellos han logrado confirmar las ventajas que la actividad física tiene para la madre y el feto y que se extienden también más allá del nacimiento.

Ruben Barakat, Catedrático de Universidad e investigador en la Universidad Politécnica de Madrid. Imagen: UPM.

Así, los trabajos desarrollados por los investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UPM, ponen de manifiesto que la actividad física en el embarazo reduce en un 50% el riesgo de desgarros perineales y en un 20% el de incontinencia urinaria, dos factores de gran importancia para el organismo femenino. Éstos tienen una creciente prevalencia debido, en gran medida, a los actuales estilos de vida. Además, tienen consecuencias que  afectan no sólo al ámbito físico o fisiológico de la mujer, sino a relevantes aspectos de carácter psíquico y emocional.

El catedrático Rubén Barakat nos explica las claves de los descubrimientos.

Entrevista con el profesor Rubén Barakat

Explican que se ha hecho un análisis sobre los efectos de diferentes formas de actividad física durante el embarazo en el organismo materno, fetal y del recién nacido.¿Podría explicar qué formas de actividad física se han estudiado en cada caso?

Las seis Revisiones Sistemáticas con Meta Análisis desarrolladas se encargan, cada una de ellas, de analizar numerosos Ensayos Clínicos Aleatorizados (ECA) referidos a diferentes ámbitos dentro de esta temática.

En este sentido las intervenciones (actividad física) utilizadas en estos ECAs presentan una gran variedad en cuanto a sus contenidos. Aunque la mayoría de ellas están basadas en programas supervisados y no supervisados de resistencia aeróbica, fuerza muscular y el fortalecimiento del suelo pélvico.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, mientras una gran mayoría son programas grupales, también existen otros (en menor proporción) de carácter autónomo.

¿Y qué parámetros ha estudiado cada uno de los estudios?

Eston son los parámetros estudiados:

  • Incontinencia Urinaria, Episiotomías durante el parto y Desgarros perineales.
  • Autopercepción y Calidad de vida
  • Peso de nacimiento
  • Aborto
  • Tipo y Duración del parto. Uso de anestesia Epidural.
  • Edad Gestacional y Parto a Pretérmino

Es muy llamativo que la actividad física durante el embarazo incida incluso en el niño con posterioridad al nacimiento. ¿Podría evitarse tanta obesidad infantil?

Existe una elevada probabilidad de que un entorno intrauterino metabólicamente adverso durante la gestación, sea en gran medida responsable de la importante y creciente prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil. En ello la literatura científica es clara: somos un exponente claro y concreto de lo sucedido en el útero materno durante nuestra gestación, lo que sin dudas incluye como factor determinante la calidad de vida de la mujer embarazada.

Seguramente uno de los mejores exponentes de esta compleja y preocupante situación son las excesivas ganancias de peso materno durante el embarazo y sus complicaciones pre, peri y postnatales asociadas, que afectan a la madre, el feto, el recién nacido/a y el niño/a.

Ante esta situación, el ejercicio físico moderado y supervisado durante el embarazo ha demostrado actuar como un eficaz agente preventivo de gran cantidad de alteraciones, no sólo de orden fisiológico, sino también psíquico y emocional, lo que también es sustentado por importantes evidencias científicas. Por lo tanto, resulta absolutamente válido establecer la hipótesis del ejercicio físico moderado y supervisado durante el embarazo como un eficaz agente preventivo del sobrepeso y obesidad infantil.

Tan solo resta disponer los medios y recursos necesarios para el diseño y desarrollo de programas de ejercicio físico gestacional, preferentemente desde el entorno hospitalario, como un bien de salud pública para la población gestante y sus niños/as, en definitiva, como un instrumento básico que asegure el bienestar de las futuras poblaciones

¿Es igual de importante el ejercicio en el post parto para la mujer?

Todas las recomendaciones científicas otorgan al ejercicio físico post parto una gran relevancia en la salud de la mujer. Sin embargo, es difícil establecer científicamente de forma exhaustiva el grado de importancia en comparación con el ejercicio físico durante el embarazo.

¿Qué recomendaciones daría a los graduados en Actividad Física, médicos, fisioterapeutas y otros profesionales para promover la actividad física durante el embarazo?

Todos estos colectivos tienen un papel relevante en la promoción del concepto de embarazo físicamente activo, especialmente los profesionales sanitarios encargados del cuidado de la salud de la mujer gestante (médicos/as y matronas).

Ahora bien, resulta necesario (casi urgente) la implicación de diferentes instituciones, especialmente sanitarias y académicas, que promuevan intervenciones basadas en las ya existentes evidencias científicas.

Los resultados presentados deben servir para que, desde el ámbito institucional se diseñen ambiciosos y extensos programas de actividad física para la población gestante con el objeto de ser desarrollados, preferentemente, desde el entorno sanitario. Esto es especialmente importante cuando la reciente Guía de Práctica Clínica (GPC) sobre la actividad física durante el embarazo elaborada por nuestro equipo de trabajo y publicada por el Sistema Nacional de Salud brinda un adecuado marco de actuación tanto para los profesionales como para la población gestante. Unido a ello, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), incluirá dentro de sus Documentos de Consenso para el año 2024, una sección especial relativa a la importancia de la actividad física durante el embarazo, elaborada en su totalidad por nuestro grupo de investigación.

Los trabajos desarrollados por los investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UPM, ponen de manifiesto que la actividad física en el embarazo reduce en un 50% el riesgo de desgarros perineales y en un 20% el de incontinencia urinaria, dos factores de gran importancia para el organismo femenino. Imagen: UPM.

Más datos beneficiosos

El ejercicio en el embarazo hace que la posibilidad de cesárea se ve reducida en un 21% y la de parto instrumental en un 16%. Unido a ello y como otro parámetro mejorado por la actividad física, se observa una acortada duración de la primera fase del parto (media de 62 minutos menos) en mujeres activas a lo largo de la gestación.

Los investigadores de la UPM también han constatado que si la madre es físicamente activa durante el embarazo, existe un menor riesgo (-21%) de macrosomías con pesos de nacimiento más adecuados lo que podría estar ocasionado por un entorno intrauterino más equilibrado desde el punto de vista metabólico.

“Esta particularidad nos obliga a investigar la posibilidad de la actividad física gestacional como un factor preventivo de complicaciones metabólicas pre, peri y postnatales (primera infancia), atendiendo especialmente a la preocupante y creciente prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil, causada según recientes evidencia científicas, por el mencionado desequilibrio metabólico a nivel intrauterino previo al nacimiento”, explica Rubén Barakat, investigador de INEF-UPM.

“Se trata simplemente de prevenir, desde el mismo inicio del proceso de gestación humana, complicaciones que se manifestarán posteriormente, esto significa actuar antes de que se genere la posible alteración o incluso patología, algo que desde nuestro grupo de investigación del INEF-UPM hemos reclamado en los últimos años”, afirma.

Esfuerzo conjunto

La investigación liderada desde la UPM es fruto del esfuerzo conjunto de varias instituciones y hospitales tanto nacionales como internacionales.  Así, en el trabajo han participado también  el Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés; el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, el Hospital Universitario de Torrejón, el Hospital Universitario Vall de Hebrón de Barcelona; el Hospital Universitario Clinic de Barcelona, las universidades canadienses de  Western Ontario, Aberta, Québec à Trois y Ottawa; la universidad  de East Carolina (EEUU), la University of Gothenburg en Suecia, el Instituto Politécnico de Lisboa (Portugal), el Instituto Politécnico de Santarem (Portugal); el Norwegian School of Sport Sciences (Noruega) y la Universidad de Flores en Argentina.

La importancia de estos trabajos ha sido tal que los investigadores han conseguido publicar seis revisiones sistemáticas de manera simultánea, un hito que representa la primera parte de un completo trabajo de riguroso análisis de la literatura científica existente en este ámbito que contará con una segunda parte, de otros seis estudios de la misma naturaleza.

Para los investigadores, la importancia de este trabajo radica en que se supone una prueba clara de la necesidad de promover la actividad física en las gestantes. “A pesar de los confirmados efectos positivos que, en los últimos años, ha demostrado tener la actividad física en el bienestar materno-fetal, menos de un 20% de las mujeres gestantes del planeta cumplen con las recomendaciones de organismos internacionales, entre ellos la Organización Mundial de la Salud, de mantener un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física moderada. En España la situación es similar (19,7%)”, explica Barakat.

Más información en UPM


No hay comentarios

Añade el tuyo