FITNESS

Seis consejos para embarazadas durante las fiestas

Embarazo y ejercicio durante la Navidad

Embarazo ejercicio Navidad

(23-12-2016). Si el embarazo coincide con el periodo navideño, implica para la embarazada extremar los cuidados. Mariela Villar, directora de Embarazo Activo, nos da seis consejos para conseguirlo.

Embarazo Activo Navidad

Consejos de Mariela Villar, propietaria y fundadora de Embarazo Activo.

Estar embarazada durante las fiestas navideñas no significa olvidarse de la actividad física, que es en realidad una oportunidad para sentirse con energía y en forma, como explica Mariela Villar, directora de Embarazo Activo.

Esta especialista asegura que los malestares físicos más frecuentes que pueden afectar a las futuras mamás durante el embarazo son: pesadez, cansancio, mareos y dificultades para respirar. “Si el embarazo coincide con la celebración de la Navidad y el Año Nuevo”, asegura Villar, “implica atravesar un período donde se tienen que extremar los cuidados para no caer en excesos”.

Para evitar este tipo de incomodidades y tentaciones, es importante incorporar algunas rutinas saludables:

  • En primer lugar y cualquiera sea la actividad física autorizada por el obstetra para mantenerte activa durante el embarazo, debe evitar la exposición directa al sol y la realización de ejercicios en horarios centrales del día. Se seguirá una adecuada reposición de líquidos, para evitar una falla en la termorregulación y un trastorno hidroelectrolítico por la pérdida de agua y sales minerales. Por esta razón, la American College of Sports Medicine recomienda que además de beber mucho líquido durante el ejercicio, se debe volver a hidratar luego.
  • En cuanto a la alimentación, procurar comer al menos tres horas antes de hacer ejercicio y no hacer comidas abundantes cuando se vaya a hacer deporte, mucho menos tentarse con alimentos típicos de Navidad, hipercalóricos. No obstante, buscar el equilibrio, asesorada por un/a nutricionista, ya que es importante que no se arriesgues a hacer ejercicio sin tener una adecuada alimentación.
  • Durante el embarazo, el consumo de calorías en la dieta diaria debe ser indicado por la nutricionista y será suficiente para proporcionar alimento tanto para el bebé como para la mamá. Se agrega un promedio de 300 a 500 kcal por lo general, pero como cada mamá es un ser individual se evaluará de manera personalizada. La dieta debe estar bien equilibrada, con inclusión de frutas frescas, cereales y hortalizas. Los cereales tienen un alto contenido en fibra y bajo contenido en azúcar por lo que son una buena elección.
  • Mantenerse activa, contando con el seguimiento personalizado de un profesional especializado ayudará a estar en forma, y a la vez fuerte y preparada para la llegada del bebé. Si elige realizar gimnasia o yoga, ambas actividades físicas combinan ejercicios con relajación, siendo muy positivos durante el embarazo. El ambiente elegido para la realización de cualquiera de estas disciplinas tiene que ser un espacio fresco, amplio y con buena ventilación. Se recomienda una indumentaria ligera, cómoda, en lo posible de algodón o lino, de colores claros, que dé libertad de movimientos. En cuanto al calzado debe ser cómodo al pie y acompañarlos con medias de algodón.
  • Si se opta por la natación o el aquagym, inmediatamente después de que tomar contacto con el agua te sentirá menos pesada, y logrará desplazamientos más amplios debido a la sensación de liviandad que experimenta el cuerpo. Al ser los movimientos más libres, los ejercicios se llevan a cabo de manera menos exigida y la futura mamá siente menos cansancio y pesadez al hacerlos. Asimismo, el medio acuoso es excelente para refrescar la temperatura corporal y disminuir la compresión del nervio ciático. A través de cualquiera de las dos actividades acuáticas, la embarazada optimizará su capacidad aeróbica y su condición cardiorespiratoria, aplicando técnicas de respiración, y mejorará su circulación sanguínea.
  • En líneas generales, cualquier actividad diagramada para ser practicada durante el embarazo, se enfocará en reforzar aquellos músculos que más cambios o más peso sufren en el embarazo, como la espalda, pectorales y piernas; y todos aquéllos que cobran protagonismo durante el parto: perineo, glúteos, abductores, abdominales. De esta manera, podrá celebrar la Navidad y el Año Nuevo más relajada, y en forma,  preparándote física y emocionalmente para la llegada del bebé.

No hay comentarios

Añade el tuyo