FITNESS

Acabada la Navidad, ¿ahora qué?

Consejos para reiniciarnos nutricionalmente

Consejos para reiniciarnos nutricionalmente

Las personas que son capaces de mantener una composición corporal correcta a lo largo del año llevan al plano consciente las decisiones de alimentación y de actividad física que realizan diariamente. Imagen: Freepik.

(10-1-2020). Después de los atracones navideños llega el momento de reiniciarnos nutricionalmente. Marisa Burgos, dietista-nutricionista de Alimmenta , nos aconseja cómo iniciar ese proceso y recomendaciones para no abandonar los objetivos a las pocas semanas.

Puede que durante la Navidad hayas aparcado los buenos propósitos de llevar unos hábitos de vida saludables. Te ha hayas dejado arrastrar por el torbellino incesante de comidas y cenas que son tan habituales en esas fechas, cuestiona Marisa Burgos, dietista-nutricionista de Alimmenta, Clínica de nutricionistas en Barcelona.

Marisa Burgos es dietista-nutricionista del equipo de Alimmenta

Es posible que la acidez, las digestiones pesadas, los resultados de las analíticas o incluso la ropa, te hayan hecho replantear y darte cuenta que necesitas mejorar tu calidad de vida.  Si este es tu caso, te damos varias recomendaciones con los consejos de esta especialista.

Para empezar

“Probablemente te estés preguntando ¿por dónde empiezo? Pues quizás lo primero que te viene a la cabeza es: mañana comienzo la dieta y me apunto al gimnasio”, afirma Marisa Burgos.

Luego son justamente estos los primeros propósitos en abandonarse cuando la vorágine del día a día te lleva una vez más a priorizar otras cosas en vez de tu salud.

“Por lo tanto”, añade, “es mejor proponerse objetivos básicos relacionados con el cambio de hábitos. Por ejemplo, si en tu trabajo hay escaleras y hasta ahora las subía 2 veces al día, entonces ponte el objetivo de subirlas otras 2 veces más cada día. En relación a la alimentación puedes empezar incorporando frutas 2 veces al día. Durante el día de compra deberás adquirir 14 piezas para toda la semana y de esta manera estarás creando un hábito”, asegura la experta.

Más consejos

 Además, Marisa Burgos destaca que:

  • Olvídate de la palabra dieta. Lo que debes hacer ahora es lograr buenos hábitos de alimentación priorizando verduras, legumbres y frutas, así como farináceos integrales y frutos secos. Esto conformará la base de tu alimentación por lo tanto huye de dietas desequilibradas y milagrosas.
  • Mantén un horario más bien fijo de las comidas y tentempiés para empezar a recuperar la regularidad y lograr que la señal de saciedad se vuelva a normalizar.
  • Bebe líquidos como agua e infusiones para mantenerte hidratado a lo largo del día y para que la sed no se refleje como hambre.
  • Deshazte de las sobras de las comidas navideñas. Puedes regalarlas o congelarlas en pequeñas porciones y usarlas puntualmente.
  • Evita caer tanto en atracones o por el contario en prohibiciones de alimentos “conflictivos”. Si un día puntual te apetece un alimento no saludable como un postre procura compartirlo con alguien o coger una pequeña porción en vez de prohibírtelo o repetir varias veces la ración.
  • Planea una rutina de ejercicios que seas capaz de seguir a lo largo de las semanas y busca pequeñas motivaciones que hagan perdurar esas rutinas en el tiempo.
  • Mantén un horario regular de sueño para evitar que el cortisol y la resistencia a la insulina aumenten, ya que dificultan la pérdida de peso o mejor dicho de grasa.
  • Pide ayuda de un Dietista-Nutricionista que te ayude en la instauración de los buenos hábitos y te ayude a planificar tu alimentación en el día a día.

Una alimentación saludable mejorará no solo tu composición corporal sino también tu salud.

Objetivos

“Si hay un aspecto clave que diferencia a las personas que son capaces de mantener una composición corporal correcta a lo largo del año con las que no son capaces de hacerlo, es justamente su capacidad de llevar buenos hábitos de vida prácticamente en cualquier época del año”, asegura la Nutricionista.

Para lograrlo, estas personas llevan al plano consciente las decisiones de alimentación y de actividad física que realizan diariamente. Por ejemplo, contabilizan los pasos y las escaleras que suben y también planifican sus actividades recreativas y deportivas.

En lo que se refiere a la alimentación, logran ser conscientes de que:

  • cada comida del día cuenta y un par de caprichos a la semana no afectará.
  • pueden hacer buenas elecciones de comida y bebida, prácticamente en cualquier sitio.
  • llevar cada día en la mochila: agua, fruta y/o frutos secos es casi obligatorio.
  • se puede cocinar un día para toda la semana. Para ello, se debe planificar tanto la compra como el menú.
  • una alimentación saludable mejorará no solo su composición corporal sino también su salud.

Así que anímate, que el cambio de hábitos, es lo que realmente importa, recomienda Marisa Burgos.


No hay comentarios

Añade el tuyo