FITNESS

Beneficios y relación con la práctica deportiva

Descubre los Bióticos: probióticos, prebióticos, postbióticos y simbióticos

Consejos de Alimmenta, Clínica de nutricionistas en Barcelona

Descubre los Bióticos probióticos, prebióticos, postbióticos y simbióticos

Los fructooligosacáridos, del grupo de los prebióticos, se encuentran naturalmente en muchos alimentos como: achicoria, la cebolla, el trigo, el plátano, la miel, puerro y el ajo. Imagen: Freepik.

(14-5-2021). El campo de los Bióticos es un mundo que está cada vez más en auge. Dentro de él encontramos los probióticos, prebióticos, simbióticos y postbióticos. Pero, ¿para qué sirven?, ¿cómo los podemos diferenciar?, ¿pueden ayudar y beneficiar al deportista? La dietista-nutricionista de Alimmenta Aina Huguet nos resuelve las dudas.

Nuestro intestino alberga “multitud de bacterias vivas que conviven con nosotros. Estas poblaciones de bacterias son popularmente conocidas como ‘microbiota intestinal’. Está formada por alrededor de 100 billones de microorganismos y pesa alrededor de unos 200g”, explica la dietista Aina Huguet Triay, de Alimmenta, Clínica de nutricionistas en Barcelona.

La especialista añade que “estos microorganismos que conviven con nosotros, realizan una serie de funciones y beneficios para nuestra salud. Dentro de la multitud de beneficios, los campos más estudiados son a nivel de salud intestinal e inmunológica”.

Aina Huguet Triay, dietista-nutricionista de Alimmenta.

La alimentación del individuo juega un papel fundamental para mantener la relación (simbiosis) que existe entre los microorganismos, que colonizan y viven en el intestino, y la propia persona. Esta proporciona alimento y hogar a cambio de los efectos beneficiosos que producen los microorganismos sobre él.

Huguet destaca que “la ingesta dietética es uno de los factores que determina qué tipo de microorganismos colonizarán, crecerán, se quedarán o bien desaparecerán en nuestro organismo. La diversidad de la ingesta alimentaria se correlaciona con una mayor variedad microbiana en el intestino”.

“Se ha observado”, recuerda, “que las personas activas parecen mostrar una mayor cantidad de especies bacterianas promotoras de salud y una mayor diversidad de la microbiota intestinal. Estas diferencias se asocian principalmente al volumen de ejercicio y la cantidad de consumo de proteínas”.

Los diferentes Bióticos, se consumen para mejorar y mantener nuestra microbiota intestinal, con el fin de obtener los efectos beneficiosos para nuestra salud. La función principal de nuestro intestino es digerir los alimentos y absorber los nutrientes. En atletas se ha observado que ciertas cepas de probióticos pueden aumentar la absorción de nutrientes clave como los aminoácidos de las proteínas, afirma la dietista-nutricionista.

¿Qué son los probióticos?

Aina Huguet  explica que los probióticos se definen como “microorganismos vivos que, al ser administrado en cantidades adecuadas, confieren un beneficio en la salud del huésped”.

Las dos especies más utilizadas comercialmente son Lactobacillus y Bifidobacterium. Los probióticos pueden obtenerse de los alimentos y de los complementos alimenticios. Sin embargo, para que un alimento o suplemento se considere “probiótico” debe haberse demostrado mediante el método científico que el microorganismo que contiene tiene un efecto concreto beneficioso para la salud en humanos. Es por eso que a la hora de elegir un probiótico tenemos que saber qué queremos mejorar y luego buscar qué microorganismo en concreto ha demostrado ese efecto beneficioso en la salud. Ya que ese efecto dependerá de la dosis y de la cepa escogida.

Volúmenes elevados de entrenamiento, estrés psicológico, trastornos del sueño y temperaturas extremas, afectan a la depresión del sistema inmunológico de los atletas, y todo ello contribuye a un mayor riesgo de infecciones respiratorias. Se ha demostrado que ciertas cepas probióticas pueden reducir el número de episodios, la gravedad y la duración de las infecciones del tracto respiratorio.

Un ejercicio físico intenso y prolongado, especialmente cuando hay elevada temperatura, aumenta la permeabilidad intestinal. Se ha podido observar que ciertas cepas probióticas pueden mejorar de la función de la barrera intestinal. También se ha visto que cepas probióticas específicas se relacionan con una mejora de la recuperación muscular.

¿Qué son los prebióticos?

En cuanto a los prebióticos, Huguet define que son sustancias de origen vegetal que encontramos en la dieta que una vez las consumimos llegan a nuestro intestino sin ser digeridas y sirven de alimento a las bacterias que habitan en él.

Los prebióticos son consumidos por sus efectos positivos sobre la microbiota intestinal, puesto que estos son capaces de cambiar la composición de esta, favoreciendo al crecimiento de ciertas especies beneficiosas para nuestra salud.

Entre los prebióticos más comunes encontramos: los fructooligosacáridos, la inulina, galactooligosacáridos, lactulosa y los oligosacáridos de la leche materna.

Los fructooligosacáridos se encuentran naturalmente en muchos alimentos como: achicoria, la cebolla, el trigo, el plátano, la miel, puerro y el ajo. A su vez, los prebióticos también pueden ser sintetizados de forma artificial, y se pueden encontrar fácilmente en forma de suplemento.

Uno de los principales beneficios de los prebióticos es la mejora del funcionamiento gastrointestinal y la función de barrera, el aumento de la absorción de minerales, la modulación del metabolismo energético y la saciedad y la reducción del riesgo de infecciones intestinales.

Aina Huguet explica que los probióticos se definen como “microorganismos vivos que, al ser administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio en la salud del huésped”. Las dos especies más utilizadas comercialmente son Lactobacillus y Bifidobacterium. Imagen: Freepik.

¿Qué son los simbióticos?

Los simbióticos es una combinación entre un prebiótico (alimento) y un probiótico (microorganismo vivo). De esta manera se favorece a la supervivencia y la colonización del microorganismo en el tracto intestinal, asegura la nutricionista de Alimmenta.

Se ha observado que la suplementación con simbióticos puede aumentar el efecto antiinflamatoria de la práctica de la actividad física regular.

Se cree que una formulación personalizada de combinaciones de cepas simbióticas puede proporcionar beneficios en la salud de la persona. Sin embargo, se necesitan más estudios específicos en deportistas y en población activa.

¿Qué son los postbióticos?

Los microorganismos que viven en nuestro intestinos conocidos como “microbiota intestinal” durante la fermentación producen una serie de sustancias resultantes (metabolitos) y/o componentes de la pared celular, que pueden tener un efecto beneficiosos en nuestro organismo.  Dentro de los diferentes metabolitos, o sustancias resultantes podemos encontrar: los ácidos grasos de cadena corta, partes de células microbianas, enzimas, ácidos orgánicos, vitaminas, proteínas…, resalta la especialista.

Aunque no está del todo claro los diferentes efectos beneficiosos, estos metabolitos y/ componentes celulares poseen, entre otras, una función antioxidante e inmunitaria.

A nivel deportivo, parece que a través de la acción postbiótica de los probióticos pueden aumentar el rendimiento del ejercicio, así como un retraso en la fatiga por acción de los ácidos grasos de cadena corta.

También se ha podido observar que el género Lactobacillus sintetiza ácido láctico, que este se convierte en butirato, necesario para la producción de ATP (adenosín trifosfato). Si bien es cierto, esto se observa a nivel intestinal, y se necesitan más estudios que confirmen este efecto a nivel muscular.

Aunque estos resultados son muy alentadores, dada la complejidad de nuestra microbiota intestinal, se sigue necesitando más investigación sobre la suplementación con probióticos, prebióticos, simbióticos o bióticos como ayuda ergogénica para mejorar el rendimiento deportivo, concluye Aina Huguet Triay de Alimmenta.


No hay comentarios

Añade el tuyo