FITNESS

Qué es y cómo evitarlo

Cómo afecta el ácido láctico al realizar ejercicio físico

Cómo afecta el ácido láctico al realizar ejercicio físico

Para mejorar el proceso de eliminación del ácido láctico, la práctica más aceptada es la de la recuperación activa, que se puede realizar con una bicicleta estática. Imagen: Javi_indy

(18-2-2022). Tras 5 horas de partido en la final del Open de Australia, sorprendió ver a Rafa Nadal realizando una sesión de bicicleta estática en el vestuario. El motivo era el ácido láctico. ¿Qué es éste ácido, cómo se produce y afecta al deportista y cómo evitarlo? El especialista en Medicina Deportiva, Kush Joshi, del equipo médico de Melio.es, nos lo explica.

En primer lugar debemos saber qué es el ácido láctico y cómo se produce. El Doctor Kush Joshi, especialista en Medicina Deportiva y parte del equipo médico de Melio.es, explica que todas las funciones basales de nuestro organismo y todas nuestras actividades de la vida diaria requieren de la producción de energía.

“Esta energía”, añade, “se obtiene desde los alimentos que consumimos y mediante los procesos energéticos aeróbicos (en presencia de oxígeno) o anaerobios (en ausencia de oxígeno). Estos dos procesos para la producción de energía utilizan glucosa,  azúcar, obtenida desde los carbohidratos. La diferencia clave entre estos dos tipos de reacciones, es que la respiración aeróbica utiliza el oxígeno que respiramos para metabolizar la glucosa y obtener energía mientras que la respiración anaeróbica no lo emplea para este proceso”.

El Doctor afirma que utilizamos la respiración aeróbica para realizar las actividades básicas de la vida diaria o actividades de baja intensidad, como ejercicio ligero, porque el oxígeno obtenido a través de la respiración será suficiente para producir la energía necesaria.

Por el contrario, si realizamos ejercicio más intenso, nuestro organismo cambiará a un metabolismo anaeróbico porque es más eficiente en la obtención de energía.

El metabolismo anaeróbico se puede mantener durante períodos más largos de tiempo (dependiendo del nivel de entrenamiento de cada uno) pero tiene como producto secundario el ácido láctico.

“Y es el ácido láctico el responsable de la aparición de dolor muscular y agujetas. Pero no es su única función, es una sustancia fundamental para nuestro metabolismo y se encuentra siempre presente en el organismo en baja concentración. Esta concentración aumenta durante el ejercicio intenso en los músculos, produciendo un ambiente ácido que disminuye la eficiencia con la que el metabolismo convierte la glucosa en energía. Estos cambios disminuyen el rendimiento muscular, en un proceso de ‘autorregulación’ para evitar que se siga generando ácido láctico y que se produzca daño a nivel celular”, asegura Kush Joshi.

Cómo afecta al deportista

El especialista explica que la respiración anaeróbica es útil durante las actividades que requieren la liberación rápida de energía, como los sprints o el levantamiento de peso. El ácido láctico es el producto de este proceso y, como hemos explicado anteriormente, su generación es producto de un mecanismo de autodefensa.

“De todos modos”, puntualiza, “si se entrena apropiadamente, los mecanismos para la eliminación de este metabolito mejoran su eficiencia y los periodos de respiración anaeróbica se pueden mantener durante más tiempo”.

En un proceso de ‘autorregulación’ para evitar que se siga generando ácido láctico y que se produzca daño a nivel celular, disminuye el rendimiento muscular. Imagen: Serhii_bobyk.

¿Puede evitar el ácido láctico durante el ejercicio?

La actividad física se puede realizar de tal manera que no sea necesario utilizar el metabolismo anaeróbico para la producción de energía. Esto se realiza típicamente para mejorar la resistencia al ejercicio.

Conocemos este tipo de entrenamiento como ‘entrenamiento de zona 2’ o ‘entrenamiento del umbral anaeróbico’. El umbral anaeróbico es el punto de esfuerzo en el que el metabolismo cambia de aeróbico a anaeróbico.

En este punto, se producen pequeñas cantidades de ácido láctico ya que tienen lugar reacciones anaeróbicas en baja cantidad pero no limita la duración del ejercicio.

La zona 2 de entrenamiento de un deportista se define como el 60-70% de su ejercicio máximo, aunque si se quiere conocer este punto de manera más personalizada se pueden realizar test específicos, informa el médico deportivo.

Tras finalizar la competición o sesión deportiva

El Doctor Joshi confirma que, en condiciones normales, el ácido láctico se elimina del organismo cuando termina el ejercicio.

Se ha teorizado mucho sobre cómo podemos mejorar este proceso de eliminación con el objetivo de mejorar la función muscular y acelerar la recuperación, pero aún falta evidencia científica para dar unas pautas concretas.

La práctica más aceptada es la de la recuperación activa, que se puede realizar con una bicicleta estática.

Recomendaciones finales

Para finalizar, el especialista aconseja que es necesario hacer un planteamiento personalizado para cada deportista basado en sus objetivos.

“Por ejemplo: para una persona que compite en los 100 metros lisos, la exposición frecuente al ejercicio anaeróbico será beneficioso. Mientras que para una persona que va a competir en triatlón, sería más adecuado un entrenamiento de zona 2”, finaliza el Doctor Kush Joshi.

Más información en Melio.es


No hay comentarios

Añade el tuyo