FITNESS

Cómo mantener la forma física durante el verano

verano

(22-7-2016). Al desconectar de la rutina durante el verano podemos caer en la tentación de abandonar tanto el ejercicio físico como una buena alimentación. Adrián Yestes, Técnico de Fitness de Duet Sports Esplugues, nos da varios consejos para seguir en forma durante los meses estivales y evitar el duro regreso deportivo después de vacaciones.

Adrián Yestes es técnico de Fitness de Duet Sports Esplugues.

Adrián Yeste es técnico de Fitness de Duet Sports Esplugues.

Como nos recuerda Adrián Yeste, Técnico de Fitness de Duet Sports Esplugues, durante los meses de verano desconectamos de la rutina y disfrutamos de la evasión. Como consecuencia, puede que nos alejemos unos días del gimnasio, pero aun así no hay porque perder la forma, ya que la etapa estival nos puede dar muchas oportunidades de hacer ejercicio y, sobre todo, de disfrutarlo.

No abandonar

“Seguro que conocerás la máxima de que un cuerpo en movimiento tiende a seguir en movimiento”, nos dice Adrián Yeste. “Pues precisamente ocurre también lo contrario. Abandonar el gimnasio tiene graves consecuencias ya que, igual que un cohete, la máxima inversión de energía se invierte a la hora de despegar”. Para el entrenador de Duet Sports, volver a crear ese impulso, contando con que habrás perdido la forma física y quizás añadido algunos kilos de más, se puede convertir en una montaña una vez acabadas las vacaciones.

Además, destaca Yeste, el gimnasio en verano sigue promoviendo el bienestar, convirtiéndose en un lugar fresco y adecuado para soportar las altas temperaturas.  Está diseñado para facilitar el ejercicio físico y, si cuenta con zona de aguas, las actividades acuáticas cobrarán mayor protagonismo.

Vigilar la alimentación

“Hemos de tener en cuenta que el gasto calórico que comporta el entrenamiento disciplinado y metódico no será el mismo que en vacaciones”, recuerda Yeste. Según el especialista, elegiremos alimentos saludables más en sintonía con los niveles de desgaste energético. Además, el calor es un pretexto para elegir alimentos con un alto contenido hídrico y disfrutar de preparaciones refrescantes.

Las temperaturas elevadas también nos hacen más proclives a tomar líquidos, lo cual es bueno, aunque deberemos evitar tomarlos excesivamente azucarados.

Para Adrián Yeste “es muy importante que todas las preparaciones que tomemos basadas en jugos de frutas, con un alto índice glucémico, las tomemos coherentemente”. Es decir, tendrá más sentido tomarse un refrescante batido de sandía y fresas justo después de una ruta senderista o de una sesión de snorkel que mientras se ve la televisión.

El entrenador recuerda que “la tendencia de la mayoría de nosotros es a aumentar de peso durante las vacaciones ya que solemos poner en un segundo plano la correcta alimentación”.

Una buena medida para evitar desvincularnos por completo de nuestros hábitos alimenticios puede ser no comer siempre fuera de casa. De esta forma evitarás tentaciones y tendrás un mayor control sobre aquello que ingieres, aconseja.

Ejercicio moderado

En verano “es preferible practicar ejercicios moderados o bien de baja intensidad y de carácter aeróbico, evitando las horas de máxima exposición, entre las 12:00 y las 16:00 horas”, recomienda Yeste.

Es una etapa muy propicia para hacer actividades en la montaña como senderismo, barranquismo semiacuático, escalada, excursiones a caballo, mountain bike o cicloturismo, rafting o kayac entre otros. La playa puede ser también un lugar para hacer algo de ejercicio. Hay una infinidad de actividades físicas muy estimulantes como vóley, pádel y fútbol playa, surf, kitesurf o paddel surf, flyboard, snorkel o submarismo, vela, natación en aguas abiertas…

El entrenador recomienda “buscar actividades que nos causen entusiasmo y despierten nuestro interés. La motivación que provoca una actividad que se practica, disminuye la sensación de esfuerzo al realizarla”.

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo