FITNESS

Entrenamientos de menos a más

Cómo reactivarnos tras un parón en el entrenamiento

reactivarnos-ejercicio

Espada advierte que nuestra cabeza nos puede jugar una mala pasada. Recuerdas lo que eras capaz de hacer, pero el cuerpo muy probablemente no lo aguante.

(14-9-2018). Tras el parón del verano, regresamos a la actividad física. Pero cuesta reactivarnos. José Carlos Espada entrenador del gimnasio Burn50, nos explica los tres niveles de desconexión posibles y varios consejos para arrancar de nuevo nuestros entrenamientos.

José Carlos Espada Fuentes, es Licenciado en Ciencias de la Actividad de la Actividad Física y el Deporte y Doctor en Ciencias de la Salud y trabaja en el gimnasio Burn50.

El especialista advierte que, antes de ver cómo podemos reactivar nuestro cuerpo, debemos estudiar “cómo ha sido la parada vacacional. La forma de abandonar el ejercicio físico es muy variopinta. Tanto en el modo como en el tiempo”.

José Carlos Espada Fuentes, del gimnasio Burn50, es Licenciado en Ciencias de la Actividad de la Actividad Física y el Deporte

“Hay usuarios”, añade, “que durante sus vacaciones no dejan su dinámica de entrenamiento. La continúan allí donde van a disfrutar de sus vacaciones. Otros, sin embargo, no dejan de hacer ejercicio pero cambian su rutina habitual”.

Por último, explica Espada, nos encontramos a los que dejan totalmente el ejercicio y lo sustituyen por un periodo donde se disfruta de las buenas comidas, a veces alcohol y falta de rutina horaria.

Según cada caso, la vuelta a la rutina, y con ello al ejercicio, la vuelta puede ser diferente.

Analizar cada caso

El especialista de Burn50, analiza cada una de las situaciones en su vuelta al ejercicio:

  • No dejan su rutina habitual allí donde van. Este grupo no va a tener problemas en reactivase, ya que nunca han parado. Pero deben tener en cuenta que es muy importante cambiar el tipo de actividad que se realiza habitualmente. Son recomendables y necesarios esos cambios en la dinámica de entrenamiento. Incluso realizando pequeñas paradas a lo largo del año. Las razones son varias. Por un lado, permite la regeneración de todo el aparato locomotor tras un uso tan continuado y del mismo modo. Y, por otro lado, favorece la mejora de las cualidades físicas básicas y coordinativas al implicar de diferente forma tanto nuestro cuerpo como nuestra mente. La variedad ayuda a estimular de forma continua a nuestro cuerpo y nuestro cerebro.
  • El segundo grupo indicado, los que no dejan de hacer ejercicio, pero cambian su rutina habitual, tampoco tendrá problema en volver a su actividad habitual. Sin embargo, hay que recordar que siempre hay que empezar con moderación.
  • Por último, tenemos el grupo que abandona el ejercicio totalmente por un periodo. En este tipo de personas se da la situación que echan de menos volver a la actividad. Además, sienten que han estado haciéndolo mal durante las vacaciones. A estos usuarios les cuesta arrancar porque han perdido el hábito. Retomar el ejercicio les supondrá más dificultad. Pero una clave para reiniciar la actividad es colocarla  como una tarea más de la planificación diaria. Que se convierta en un compromiso obligatorio. Otro truco sería volver a quedar con los compañeros/as habituales con los que solemos hacer ejercicio.

Consejos para arrancar

José Carlos Espada afirma que “no existe la fórmula perfecta para arrancar tras el parón veraniego. Cada persona responde de una forma diferente y el tipo de actividad influye”. Pero los más necesitados de un plan son aquellos que dejan totalmente el ejercicio durante el periodo estival. También aquellos que como propósito de vuelta de vacaciones quieren iniciarse en la actividad física.

Espada asegura que “hay que tener ciertos aspectos y principios básicos del entrenamiento que debemos de tener muy en cuenta a la hora de retomar nuestra rutina habitual de entrenamiento”.

Hay dos puntos muy importantes: el primero es ponerse en manos de profesionales que puedan asesorar y controlar. El segundo es tener en cuenta dos principios básicos del entrenamiento. Estos dos aspectos  ayudan a llevar una progresión y evitar contratiempos por lesiones o sobrecargas:

  1. Ir de menos a más
  2. Ir de lo general a lo específico

Mente sí, pero el cuerpo no

“Cuando nos referimos a ir de menos a más”, explica Espada, “tenemos que pensar que nuestra cabeza nos puede jugar una mala pasada. Recuerdas lo que eras capaz de hacer, pero el cuerpo muy probablemente no lo aguante. Además, evitamos o reducimos el riesgo de lesión por un sobreesfuerzo, o un mal gesto o ejecución derivados del cansancio”.

Cuando hablamos de ir de lo general a lo específico, afirma el entrenador, nos referimos a conseguir una base de forma integral. Esta es una de las premisas básicas que aplicamos en Burn50 Fitness Experience. El objetivo base es que mejoren todas las cualidades físicas: fuerza, resistencia, coordinación….

Una vez alcanzado un nivel de forma integral, ya se puede comenzar con trabajos específicos hacia nuestra actividad preferente. Es decir, preparar el organismo para nuestra actividad principal. Aunque, lo más recomendado siempre que no haya un objetivo concreto u objeción detrás por el cual se deba realizar un entrenamiento más específico, es intentar hacer de forma continua en el tiempo un entrenamiento lo más variado en integral posible.

Como dije antes, no existe la fórmula perfecta para retomar el ejercicio, simplemente es asesorarse con profesionales cualificados, aplicar unos principios básicos del entrenamiento, que creo que se aplican a casi todo en nuestro día a día, y, por último, el sentido común y escuchar a nuestro cuerpo.


No hay comentarios

Añade el tuyo