FITNESS

Beneficios cardiovasculares y musculares

Cómo reforzar la rodilla con el aquaspinning

AQUASPINNING

El aquaspinning o aquabike es una modalidad del ciclo indoor o spinning, pero que se realiza bajo el agua. Se trata de una disciplina recomendada para reforzar la rodilla y el resto del tren inferior gracias a su bajo impacto, como explica el especialista de Poolbiking, Ferrán Bosque.

Ferran Bosque Poolbiking

El CEO y fundador de Poolbiking, Ferran Bosque.

El aquaspinning es una disciplina con numerosos beneficios cardiovasculares y musculares,  que ofrece ejercicios de menor impacto gracias a que se realiza bajo el agua, habitualmente en la piscina tanto de gimnasios y centros deportivos como de hoteles.

Ferrán Bosque, especialista y director de Poolbiking, asegura que “la práctica del aquaspinning  aporta diversos beneficios para nuestra salud, como el aumento de la intensidad y las pulsaciones (claves del ejercicio aeróbico) y la tonificación de los grupos musculares, debido a la resistencia que el agua realiza sobre toda la musculatura sumergida, ocasionando una quema de grasas hasta las 800 calorías por hora”.

Bosque añade que “la ingravidez del agua es ideal para personas con dolencias musculares, articulares y sobrepeso y que el pedaleo sumergido genera un masaje continuo sobre las piernas, actuando directamente sobre la celulitis”.

Además, la presión que ejerce el agua compensa la presión arterial y mejora el riego sanguíneo, convirtiéndose en un ejercicio perfecto para usuarios que sufren de varices y que la suma del ejercicio aeróbico combinada con la humidificación del aire mejora tu ventilación pulmonar, afirma Ferrán Bosque.

Aquaspinning para el tren inferior

La práctica de  estaría muy recomendada para fortalecer la musculatura del tronco inferior y en especial de los cuádriceps, con el fin de proteger la articulación de la rodilla.

El especialista destaca que uno de los beneficios que aporta el aquaspinning es que aumenta “el equilibrio de fuerzas entre las dos piernas. Esta situación la determina la forma del pedal y el mismo medio donde se practica, el agua”.

Ferran Bosque añade que “la fuerza la marca la pierna débil y el trabajo de refuerzo es total hasta conseguir el equilibrio de ambas”. El aquaspinning  puede ayudar a prevenir las lesiones de rodilla al proporcionar un mayor nivel de resistencia a las articulaciones.

Precauciones

El tipo de ejercicios que se realizan vienen determinados por el medio acuático. Ferrán Bosque afirma que “al pedalear en el agua, ésta actúa como resistencia según la velocidad del pedaleo. A más velocidad, mayor esfuerzo. De esta forma, el equilibrio entre velocidad y resistencia siempre es la adecuada según la forma física de la persona que lo practica”.

Bosque avisa que “como en todas las bicicletas, el usuario debe tener en cuenta que el sillín esté en distancia y en ángulo perfecto respecto del eje del pedal”. El agua obliga a ejercer un mayor control de la posición sobre la bicicleta.

A la páctica del aquaspinning se le puede sumar ejercicios a nivel de tronco superior, para obtener una tonificación general más completa.


No hay comentarios

Añade el tuyo