FITNESS

Cómo y cuándo utilizar el cinturón lumbar

CMDsport cinturon lumbar

(12-2-2016). El cinturón lumbar es un complemento que suele verse con bastante frecuencia entre la gente que entrena, pero, ¿realmente se hace un uso correcto? ¿En qué momentos hay que utilizarlo y para qué tipo de ejercicios?

El uso del cinturón lumbar es un tema que se presta a bastante confusión, sobre todo entre aquellas personas que realizan un entrenamiento libre, sin estar pautado o controlado por un entrenador personal. Como comenta Guillermo Muñoz, entrenador personal en Sportland y Gymoxion, “este instrumento hay que utilizarlo únicamente en momentos puntuales, bajo determinadas circunstancias del entrenamiento, ya que un abuso puede tener efectos contrarios y negativos”.

Cuándo utilizarlo

El cinturón lumbar está enfocado sobre todo al deporte de rendimiento, alta intensidad o para ejercicios donde se tenga que coger mucho peso y no tanto para proteger la zona lumbar. “Llevarlo puesto en actividades de bajo impacto articular no tiene sentido alguno”, asegura el técnico, “si hacemos un entrenamiento de salud lo realmente importante es hacer un buen uso de nuestra musculatura interna”.

Y es que precisamente, el cinturón lumbar puede causar el efecto contrario al deseado. Un uso continuado puede provocar que de manera involuntaria toda la zona del core que está precisamente para hacer la función de ese cinturón, permanezca inactiva y acabe debilitándose. “El transverso lumbar, oblicuos interno y externo y recto del abdomen forman nuestro propio cinturón lumbar, de tal manera que si no lo utilizamos y no aprendemos a ejercitarlo adecuadamente, acabaremos a la larga causándonos lesiones por inactividad de esa musculatura interna. Lo más habitual que podemos encontrarnos son lesiones de espalda baja, coxis, etc. que aunque se pueden tratar, siempre es mejor evitarlas ”, explica Guillermo.

La recomendación, por parte del técnico, es ejercitar convenientemente toda la zona para poderlo activar voluntariamente en los momentos que sea necesario. “Mucha gente utiliza el cinturón cuando hace peso libre cuando realmente si tenemos un control sobre esta parte del cuerpo, podemos ponerla a trabajar conscientemente para no dañarnos”. En este caso, se recomienda que un profesional enseñe adecuadamente los ejercicios y la técnica para activar la zona en los momentos que sean necesarios.

Con cargas elevadas

En los casos en que se trabaja con mucho peso, el cinturón lumbar produce un contracción intra-abdominal que permite mover las cargas con seguridad. Como explica Muñoz, “A partir del 80-85% de la repetición máxima del gesto y dependiendo de si es un gesto ejecutado ya en fatiga o se van a hacer muchas repeticiones que vayan a provocarla, es recomendable utilizarlo básicamente porque se llega a un límite en el que puedes llegar a no controlar los movimientos corporales al cien por cien y entonces correr el riesgo de lesión”.

Si existe lesión previa

En el caso de que la persona padezca algún tipo de lesión en la espalda como, por ejemplo, hernias discales, para empezar no habría que intentar hacer ejercicios en donde hubiera riesgos de sufrir más lesiones o agravarle la que ya tiene. “Si se tratara de una persona de constitución fuerte, podría ponerse el cinturón lumbar pero siempre por seguridad y nunca para abusar del peso. De todas formas, lo ideal sería sustituir los ejercicios donde hubiera riesgo, por otros y por aquellos que permitieran fortalecer esta zona para evitar que la lesión se reproduzca o agrave”.

En conclusión, el cinturón lumbar debe tenerse en cuenta, pero sólo para casos muy concretos y específicos dentro de un entrenamiento. “Es importante trabajar mucho la técnica utilizando el peso adecuado y evitar que se produzca un debilitamiento, desuso y por consiguiente desaprendizaje de esa musculatura. Llegado el momento de utilizarlo, lo haremos como algo puntual dentro del entrenamiento, pero nunca como algo rutinario”, concluye el técnico.

Más información: www.gymoxion.com


No hay comentarios

Añade el tuyo