FITNESS

Recomendaciones de Low Pressure Fitness

Consejos para mejorar el entrenamiento postparto

posparto

El postparto es mucho más que cuarenta días. Puede perdurar hasta un año (o incluso más) tras dar a luz.

(16-11-2018). Los especialistas de Low Pressure Fitness nos explican cómo es el entrenamiento postparto, cuándo puede comenzarse, qué etapas atraviesa y cómo debe ser la transición progresiva hacia el ejercicio y el deporte.

La doctora Tamara Rial y el Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte especialista Piti Pinsach, cofundadores de Low Pressure Fitness (LPF), explican que los primeros meses tras dar a luz son un periodo crítico de apego entre la madre y el bebé.

Piti Pinsach, cofundador de Low Pressure Fitness

Supone un tiempo precioso, pero también resulta ser una etapa de grandes cambios físicos, emocionales y de estilo de vida.

“Volver a recuperar la figura, la capacidad física y el estado de salud son algunas de las preocupaciones de las madres en el post-parto”, explican.

Pero reiniciar la actividad física es fundamental para una recuperación más ágil. Es altamente recomendable retomarla en cuánto lo indique el profesional de cuidados maternales y la madre se encuentre preparada. “Sin embargo, no cualquier tipo de programa de entrenamiento vale en el postparto. Es crucial realizar programas adaptados a las características físico-emocionales únicas de esta fase. Y guiadas bajo las recomendaciones de profesionales cualificados en el asesoramiento y entrenamiento maternal”, especifican.

Tamara Rial, Co-fundadora de Low Pressure Fitness

Entrenamiento postparto

Entre los programas recomendados durante el postparto se encuentra el fitness de baja presión de LPF.

Rial y Pinsach afirman que “se trata de un programa de entrenamiento postural y respiratorio. Está concebido como un método global para entrenar toda la musculatura abdominal sin producir aumentos de presión intraabdominal no deseados para el suelo pélvico y abdomen. LPF va mucho más allá de los hipopresivos o de los abdominales tradicionales”, aclara.

El sistema LPF combina el uso de otras técnicas rehabilitadoras como la miofascial, la neurodinamia, la propioceptiva y la neuroeducación para dar lugar a un programa de baja presión progresivo y funcional.

¿Cuándo se puede empezar a entrenar tras el parto?

Los especialistas explican que, siguiendo las últimas recomendaciones del American College of Obstetricians & Gynecologists (2015) sobre prescripción del ejercicio físico en el en el postparto, la mujer puede incorporarse a la práctica física tan pronto como su profesional sanitario se lo indique.

“Hay que tener en cuenta que el postparto es una etapa en la que el abandono de la práctica física es considerablemente alta”, recuerdan. “Por eso siempre se aconseja empezar a retomar la actividad física y hábitos de vida saludables cuanto antes y no abandonarlo. En estos momentos, más que nunca, la madre debería contar con el apoyo de la familia, pareja y de un equipo multidisciplinar que la ayude durante esta etapa vital tan crucial”.

El inicio del entrenamiento dependerá de diferentes aspectos relacionados con el tipo de parto, experiencia previa, condición física, salud, y conciliación familiar. Se debe tener en cuenta que cada parto, cada situación y cada mujer es diferente y por eso el cuándo y el cómo entrenar va a depender de una multitud de aspectos individuales.

A modo genérico, se establece la cuarentena como punto de inicio para comenzar  a hacer ejercicio cuyas características se adapten al postparto. Mujeres que durante el postparto cuenten con ciertas condiciones o problemas de salud  como por ejemplo, hipertensión, diabetes, depresión, abuso de sustancias, problemas de tiroides o renales entre otras deben seguir las recomendaciones y cuidados establecidos por su equipo médico.

Etapas del postparto

El post-parto se conoce como el cuarto trimestre del embarazo y se compone de varias etapas o fases.

  • Los primeros diez días tras el parto se conocen como el puerperio inmediato.
  • Entre los días 11 a 42 se conoce como puerperio tardío.
  • El siguiente período, tras aproximadamente seis semanas (lo que viene siendo la cuarentena), es lo que se conoce como puerperio alejado o remoto. Esta fase de postparto tardía puede durar hasta los seis a doce meses tras dar a luz.

Rial y Pinsach aseguran que “antes de las seis semanas se pueden introducir los ejercicios de contracción del suelo pélvico o ejercicios de Kegel, ejercicios de respiración o de relajación, por ejemplo, recomendados por el personal de cuidados maternal. Pero es luego, tras completar seis semanas u ocho semanas, que se podría comenzar a realizar programas de entrenamiento postparto como por ejemplo LPF si no existen contraindicaciones médicas o intervenciones quirúrgicas que requieren de indicaciones diferentes”.

Durante esta etapa, “en LPF introducimos progresivamente los ejercicios hipopresivos, ejercicios de activación abdominal y ejercicios de fuerza de miembros inferiores y superiores”.

Importancia de realizar una valoración inicial

Según aclaran ambos especialistas, el American College of Obstetricians & Gynecologists señala que todas las mujeres deben estar en contacto con un/a profesional de cuidados maternales durante las 3 semanas del postparto. Además, realizar una valoración postparto completa no más tarde de las 12 semanas. Esta valoración debe evaluar de forma completa el estado psicológico y social de la madre, no sólo el aspecto físico. Una valoración completa también debería incluir el suelo pélvico, la diástasis de rectos, dolor lumbo-pélvico y otros muchos síntomas prevalentes en esta etapa.

Y avisan: “el postparto es mucho más que cuarenta días. Puede perdurar hasta un año (o incluso más) tras dar a luz. Por ejemplo, la funcionalidad abdominal completa no se recupera hasta pasados los seis meses. Y tras un año del postparto muchas madres aún presentan dolor lumbo-pélvico y diástasis abdominal”.

De entre los principales aspectos a tener en cuenta durante los entrenamientos postparto se encuentran:

  • La estática postural.
  • Debilidad muscular de miembros superiores e inferiores.
  • Diástasis abdominal.
  • Disfunciones de suelo pélvico.
  • Disfunciones lumbo-pélvicas.
  • Depresión post-parto.

Si algunos de los siguientes síntomas: pérdidas de orina, de gases, dolor pélvico o lumbar, presión en la vagina o recto, estreñimiento, fatiga, dificultad y apatía para realizar las actividades cotidianas persisten durante el posparto se debe consultar a un profesional de la salud y realizar la valoración pertinente.

Transición progresiva hacia el ejercicio y deporte

Pinsach y Rial recuerdan que “el método LPF supone un  programa de transición ideal entre la recuperación física y emocional característica del postparto. Va hacia la vuelta a la actividad física, deporte y vida diaria. Al ser un ejercicio de baja intensidad y presión, resulta una opción adecuada para entrenar el suelo pélvico y abdomen de la mujer sin ejercer elevadas cargas”.

La idea es devolver al cuerpo poco a poco a su estado inicial con prácticas poco ‘presivas’. Y realizar una transición progresiva hacia actividades de mayor impacto e intensidad. En LPF, además de los famosos hipopresivos, se utilizan diversas técnicas de rehabilitación abdomino-pélvico. Éstas se muestran idóneas durante el postparto como por ejemplo:

  • Activaciones de la musculatura profunda del abdomen y suelo pélvico con breath-trainer de LPF
  • Ejercicios de activación y ejercicios de propiocepción e inestabilidad con el  Wood-Roller XL de LPF o fitball
  • Ejercicios de fortalecimiento específico y de estabilización central

Entrenamiento de calidad y seguridad con profesionales

Un equipo multidisciplinar de la salud y del ejercicio físico es la mejor opción para entrenar con calidad y seguridad durante el postparto. Es indispensable hacer una valoración inicial de salud para poder diseñar un programa de entrenamiento a medida, recomiendan.

Web: www.lowpressurefitness.com


No hay comentarios

Añade el tuyo