FITNESS

Cuatro preguntas que nos hacemos al ir al gimnasio

gimnasio

El especialista recomienda el entrenamiento grupal, aunque la decisión depende de los objetivos y el momento que atraviesa cada persona.

(29-4-2016). Ahora que se acerca el verano y pensamos en la operación bikini, nos inscribimos en el gimnasio para estar en forma. Pero, ¿es mejor entrenar solo o acompañado? ¿Cómo planifico mi entrenamiento? Respondemos a estas y otras preguntas.

Cuando se acercan los meses de verano, muchas personas deciden inscribirse en un gimnasio, pero les asaltan dudas sobre diversas cuestiones. El director deportivo de los centros deportivos del Grupo Duet, Daniel Serrano, nos responde algunas de las dudas que tenemos al comenzar en el gimnasio.

¿Es mejor entrenar solo o acompañado?

Serrano resalta que, aunque este aspecto depende de las preferencias de cada persona, un gimnasio funciona también como centro social de la zona o municipio donde se ubica.

El entrenamiento deportivo, en la mayoría de los casos, está relacionado con el aprovechamiento del tiempo libre y tiene siempre una componente social y hay personas que prefieren entrenar solas y otras que prefieren hacerlo acompañadas o en grupo. Es aconsejable el entrenamiento grupal, ya que tiene muchísimas ventajas: es más motivador, divertido, incentiva la mejora continua y dificulta su abandono. De todas formas, también tiene ventajas entrenar a solas: libertad de planificación, tranquilidad, ritmo propio…

Como cualquier otra actividad, dependerá en gran medida de las preferencias de cada persona y en muchas ocasiones de la etapa de la vida en la que nos encontremos.

¿Cuántas horas es recomendable ir?

En este tema, Daniel Serrano opina que el aspecto fundamental para determinar las sesiones semanales de entrenamiento es tener claro el objetivo que nos hayamos marcado; este objetivo determinará cuantas sesiones debemos entrenar para conseguirlo.

“No deberá entrenar los mismos días un usuario o usuaria que quiere mantenerse en forma que otro que está preparando un reto deportivo específico”, asegura Serrano. “Nuestro consejo como profesionales es que cada persona se proponga un número de días realistas y ser constantes. En este caso es mejor planificar a la baja ya que inevitablemente existirán factores que dificulten llevar a cabo todas las sesiones planificadas”, recomienda el especialista.

Deberemos fijar una cantidad de días y horas que realmente seamos capaces de cumplir y a medida que vayamos consumando los objetivos intermedios, esto nos animará a seguir y probablemente a aumentar nuestra cantidad y calidad de entrenamiento. Como dato, el promedio habitual es de 2-3 sesiones semanales, con una duración aproximada de 60 a 90 minutos cada una.

¿Qué tipos de ejercicios escoger?

El director deportivo del Grupo Duet asegura que “cada vez más, el hecho de acceder de forma fácil a la información relacionada con la teoría del entrenamiento deportivo, provoca que los usuarios sean más expertos”.

No debemos olvidar que cada persona es única y requiere de una planificación específica; lo que a una persona le hace mejorar su rendimiento no garantiza que sea beneficiosa para todos. Lo ideal es que el primer día que un nuevo usuario llegue al centro deportivo reciba el asesoramiento de un profesional, con un sistema de programaciones en función de sus objetivos y su nivel.

En ocasiones, nos ocurre que nuestro objetivo es demasiado exigente, nos cuesta alcanzarlo y desistimos. Este profesional nos ayudará a ver la realidad y nos redirigirá de forma adecuada.

¿Cómo planificar el entrenamiento?

A no ser que nuestro objetivo nos imponga otra metodología, necesitamos un equilibrio corporal para todo tipo de práctica física o deportiva. Este equilibrio se consigue inevitablemente combinando disciplinas y buscando la máxima armonía del cuerpo y de todos los grupos musculares.

Combinar actividades del tipo quema-calorías (Zumba, Body combat, Step, cinta de correr, bicicleta elíptica…) con actividades de tonificación (Body pump, Radikal, abdominales, estaciones de fuerza…) y otras de prevención y relax (Yoga, Pilates…), nos permitirá tener un cuerpo bien compensado, tanto cardio como muscularmente; de este modo también conseguiremos una estructura corporal suficiente, ideal para la prevención de posibles lesiones.

Y siempre hay que contar con el asesoramiento correcto de un buen profesional, unas instalaciones adaptadas a nuestras necesidades y con un ambiente agradable que nos haga entrenar con más ganas. “Estas serán las claves del éxito”, afirma Daniel Serrano.


No hay comentarios

Añade el tuyo