FITNESS

Consejos de Embarazo Activo

Ejercicio en la recta final del embarazo: el tercer trimestre

Ejercicio en la recta final del embarazo tercer trimestre 3

A medida que el tercer trimestre avanza el peso extra que carga la embarazada puede causar dolor de espalda.

(24-1-2020). Al llegar al tercer trimestre de embarazo, se encara la recta final antes del parto. Mariela Villar, fundadora de Embarazo Activo, nos explica la transformación física que se produce, cómo cuidarse y la actividad física idónea.

Este es el último artículo de la serie que analiza cada etapa del embarazo y la actividad física. Tras el primer trimestre y el segundo, Mariela Villar, directora de Embarazo Activo https://www.cmdsport.com/proveedor-servicio/embarazo-activo/explica que, llegado el tercer trimestre, “la futura mamá empezará a sentir ansiedad por el parto. Desearía tener a su hijo cuanto antes mejor. La sensación de prisa está provocada por los cambios metabólicos que se producen en su cerebro. Tienen lugar cambios sutiles en cada trimestre. En el primero, el cansancio, la euforia y vigor del segundo y ahora la ansiedad en el tercero”.

Mariela Villar, entrenadora y fundadora de Embarazo Activo.

Los principales cambios físicos que se producen es “el aumento de tamaño rápidamente y es normal que se sienta cansada. Quizás no duerma bien por la noche y necesita descansar más y hacer siestas durante el día.  A medida que sus ligamentos se dilatan y ceden, le resultará bastante incómodo caminar. Una vez que el feto se halla ubicado en la pelvis, la futura mamá verá que no sentirá tanta presión sobre el diafragma”.

Respiración

Villar afirma que, como el diafragma no puede moverse tanto cuando su bebé va creciendo, la embarazada respira más profundamente. “Con cada inspiración absorbe más aire, lo que permite una mejor mezcla de gases y un consumo más eficiente del oxígeno”.

“Este factor aumenta su índice de ventilación de los siete litros por minutos normales a diez, un aumento de más del 40%. Sin embargo, sus necesidades de oxígeno son solo del 20% más. Esto provoca hiperventilación, y significa que exhala más dióxido de carbono de lo normal. Durante el trimestre, el bajo nivel de CO2 en sangre provoca falta de aliento, lo que puede resultar molesto. El alivio para esta falta de aliento llegará cuando el feto se encaje en la pelvis”, asegura la especialista de Embarazo Activo.

Cuidarse

Algunas mujeres sufren de hipertensión al final del embarazo. Las principales señales de atención son manos, muñecas, tobillos, pies y rostro hinchado. El médico o comadrona supervisará si tiene síntomas den las visitas prenatales. La preeclampsia puede interferir en el funcionamiento de su placenta e impedir que traslade los nutrientes al feto de forma eficiente. Si padece preeclampsia, debe estar muy controlada por su médico personal.

“A medida que el tercer trimestre avanza”, añade Mariela Villar, “el peso extra que carga puede causar dolor de espalda y hacerla sentir continuamente cansada. Seguramente le costará dormir durante las últimas semanas, porque es difícil ponerse cómoda en la cama. No debe tomar pastillas para dormir, porque pueden afectar al bebé. Debe tomarse un tiempo para todo y procurar descansar tanto como pueda. Hacer siestas durante el día y concederse momentos de tranquilidad para relajarse. No olvidar que es muy importante, en lo posible mantener encuentros sexuales, eso la ayudará a relajarse y liberar endorfinas”, afirma.

Además, es recomendable comer mucha fruta y verdura y beber al menos ocho vasos de líquido al día porque probablemente orinará más a menudo. A veces puede sentir estreñimiento.

Durante los últimos meses probablemente aumentará 5 Kg. de peso. De estos solo 3-4 Kg. corresponderán al feto. El resto es del sistema de apoyo (placenta, líquido amniótico), el aumento del tamaño del útero y los pechos y la sangre adicional de su cuerpo.

Ejercicio

“Las disciplinas más indicadas”, afirma  Mariela Villar, “son aquellas que sean transferibles al momento del parto y que vayan preparando a la mujer para ese momento tan importante”.

Debe ser un “entrenamiento específico, con ejercicios que fortalezcan los músculos que más van a trabajar en el momento del parto y que por supuesto hagan que lleve un embarazo mucho más activo y saludable”, asegura.

Uno de los principales cambios físicos que se producen es el aumento de tamaño rápidamente y es normal que la mujer se sienta cansada.

La especialista explica que los ejercicios más recomendables son sobre todo los que no tienen alto impacto y que sean sesiones específicas para embarazadas. Hoy por hoy ya son muchos los centros deportivos que van incorporando actividades concretas para este período tan importante de la vida, además de los centros exclusivos de actividades para embarazadas y mamás recientes.

Algunas de “las actividades más recomendadas son gimnasia, yoga, ejercicios con esferas, natación & aqua gym, salidas aeróbicas”.

Las sesiones pueden ser de manera individual y grupal. Estas últimas son muy recomendadas porque además en los grupos las mamás hacen grupos de pertenencia muy fuerte y eso fideliza mucho con la actividad.

Precauciones a adoptar

Mariela Villar aconseja:

  • Optar siempre por un profesional de la actividad física que esté formado en temas de actividad física y embarazo.
  • Realizar la actividad física en grupos específicos, fortalecerá vínculos con mujeres que están transitando por un mismo período.
  • Si es una mujer deportista, realizar una adaptación de su entrenamiento según los parámetros fisiológicos recomendados según el ACOG y el ACSM.
  • Tener un tiempo mínimo de recuperación entre sesión y sesión de trabajo de no menos de 24 hs.
  • La utilización de un pulsómetro es, sin dudas, la mejor opción para el control de la frecuencia cardíaca. (Barakat, 2006) en mamás más entrenadas se puede trabajar hasta en un 80 % de su FCM.
  • No realizar saltos. No trotar.
  • No realizar compresiones abdominales.
  • Evitar cambios bruscos de posturas.
  • Controlar el tono de la piel de la mamá.
  • Evitar el trabajo en anaerobiosis, falta de oxígeno.

Contraindicaciones absolutas

Y, además, Villar advierte como contraindicaciones absolutas:

  • Cuello uterino incompetente / cerclaje (tratamiento: donde el cuello uterino está ligeramente abierto y existe el riesgo de un aborto no provocado o parto pre término)
  • La gestación múltiple en riesgo de parto prematuro
  • La persistencia de segundo o tercer trimestre del sangrado
  • La placenta previa después de 26 semanas de gestación
  • Trabajo de parto prematuro durante el embarazo actual
  • Rotura de membranas
  • La preeclampsia / hipertensión inducida por embarazo

No hay comentarios

Añade el tuyo