FITNESS

Los cinco errores más comunes en el post entrenamiento

Errores comunes post entrenamiento

Errores más comunes en el post entrenamiento.

(28-4-2017). Una vez finalizadas nuestras rutinas de ejercicio físico y entrenamiento, podemos cometer los cinco errores, que son los más habituales, y que debemos eliminar de nuestros hábitos. El entrenador personal Jesús Giménez Amado nos lo explica.

Jesús Gimenez (002)

El entrenador personal Jesús Giménez Amado, de Home Fitness y Sector Fitness.

Al terminar nuestros ejercicios y entrenamiento la mayoría de nosotros cometemos cinco errores muy habituales que debemos descartar de nuestros hábitos.

El entrenador personal Jesús Giménez Amado, de Home Fitness y Sector Fitness, nos explica cuáles son esos cinco errores principales que solemos cometer y sus consejos para evitarlos:

  • Esperar demasiado tiempo sin ingerir alimentos tras finalizar nuestro entrenamiento. Uno de los principales errores que podemos cometer al acabar nuestra sesión de entrenamiento, es descuidar el tiempo que tardamos en ingerir alimentos al finalizar nuestros ejercicios. De ser eso así, estaríamos dificultando la recuperación de nuestros depósitos energéticos y, en consecuencia, ralentizando nuestra fase de recuperación, por lo que inevitablemente nuestro rendimiento deportivo se vería mermado. La principal manera que tenemos de facilitar esa recuperación, tras haber realizado nuestra sesión, será la de ingerir alimentos de rápida absorción siempre intentando que ese tiempo post entrenamiento no sea superior a 30 minutos.
  • Ingerir alimentos hipercalóricos como ‘recompensa’. Otro de los errores más frecuentes que se suelen cometer tras haber finalizado una dura jornada de entrenamiento es la de realizar una ingesta demasiado abundante de alimentos, como ‘premio’ por el esfuerzo realizado. Si además esos alimentos son procesados, de nuevo estaremos entorpeciendo esa fase tan importante de recuperación post entrenamiento. Sí, es cierto que nuestra ingesta post entrenamiento, por lo general, deberá ser más abundante en lo que a calorías se refiere, pero siempre de una manera controlada, y con una distribución de macronutrientes óptima y equilibrada tanto para la recuperación de los depósitos energéticos como de la propia regeneración muscular.
  • Ingerir bebidas azucaradas después de entrenar. Tras haber finalizado la rutina de ejercicios, muchos deportistas recurren a la ingesta de bebidas azucaradas para mejorar la recuperación. Es cierto que una bebida rica en hidratos de rápida absorción, acelerarán la recuperación de los depósitos energéticos. Pero de nuevo deberemos ingerirla de manera controlada y de bebidas o alimentos ricos en azúcares no procesados, como por ejemplo un zumo de fruta natural o una ración de pasta y siempre  acompañado del resto de macronutrientes (proteínas y grasas) que corresponda. Es importante mencionar que un abuso de ingesta de refrescos azucarados está directamente asociado con el sobrepeso, la obesidad y la diabetes según demostró un meta análisis de 88 estudios profesionales (Effects of Soft Drink Consumption on Nutrition and Health: A Systematic Review and Meta-Analysis”. 2007). Por normal general, si hablamos de un usuario típico, como puede ser el de sala de musculación que entrena entre 3-5 días a la semana, una hidratación únicamente de agua, será más que suficiente. Tendremos en cuenta el uso de alguna bebida isotónica para aquellos deportistas que estén sometidos a intensidades o volúmenes de entrenamiento muy altos (de larga duración). Para lo cual, ese tipo de bebida le aportará una dosis de electrolitos, agua y minerales utilizados durante el entrenamiento.
  • No dedicarle tiempo al estiramiento. El entrenamiento finaliza tras haberle dedicado un espacio al trabajo de estiramiento. Es la parte que más se suele saltarse un usuario medio, junto con el calentamiento, porque no lo considera útil. El estiramiento debe realizarse siempre en cuanto se finaliza el último ejercicio, cuando el tejido muscular esta todavía caliente y por lo que el tejido conjuntivo se encuentra más flexible y receptivo al estiramiento.Bastará con dedicarle una media de diez minutos al final de la sesión para garantizarnos un rango de movilidad óptimo (ROM) de las articulaciones, además de reducir el riesgo de lesión y en consecuencia el aumento del rendimiento deportivo.
  • Dedicarle poco tiempo al descanso. Sólo con habernos dejado la piel en el entrenamiento no será suficiente. El descanso será igual de importante. Debido al estilo de vida que las personas solemos llevar de cargas familiares, personales o profesionales, el descanso es algo que normalmente sacrificamos. Pues bien, el descanso es esa fase en la cual tu organismo va a segregar aquellas hormonas (hormona del crecimiento y testosterona, entre otras) que necesitas para recuperarte del entrenamiento y para aumentar tu rendimiento deportivo. Un descanso óptimo sería el de 8-9 horas y no menos de 6 horas.

No hay comentarios

Añade el tuyo