FITNESS

Consejos de Mariela Villar

Los ejercicios más peligrosos durante el embarazo

riesgo-embarazo

Las mujeres que ya estaban activas, por lo general si no hay contraindicación médica, continúan con una actividad específica en el embarazo.

(19-10-2018). Realizar actividad física controlada es muy recomendable para la mujer cuando está embarazada. Pero éstas deben adoptar precauciones con algunas actividades y deportes. Mariela Villar, de Embarazo Activo, nos aconseja.

Antes de comenzar cualquier actividad física en el embarazo debemos tener la autorización del médico obstetra personal de la madre. Éste estudiará si se está en óptimas condiciones para la práctica deportiva. Después, se evaluará a la mamá desde los profesionales de la actividad física para ver su condición inicial. Así lo advierte la fundadora y entrenadora de Embarazo Activo, Mariela Villar.

La fundadora y entrenadora de Embarazo Activo, Mariela Villar

No abandonar la actividad física

La especialista destaca que “hacer actividad física controlada es muy recomendable para la mujer, sobre todo cuando está embarazada”. Tiene múltiples beneficios:

  • Minimiza la depresión y la ansiedad.
  • Ayuda a mantener un peso adecuado.
  • Aumenta la sensación de bienestar.
  • Reduce malestares típicos del embarazo.
  • La recuperación post parto es mucho más rápida.

150 minutos de actividad física aeróbica, de intensidad moderada a la semana es lo que se recomienda para estar saludable, afirma Villar.

También grandes e importantes instituciones como OMS (Organización Mundial de la Salud) y ACSM (American College of Sports Medicine) recomiendan la práctica de actividad física. Pero siempre y cuando no haya ningún impedimento médico.

Los ejercicios más peligrosos

Mariela Vilar recuerda que las mujeres embarazadas deben adoptar precauciones con algunas actividades y deportes. La especialista destaca los siguientes:

  • Las actividades físicas que no se recomiendan son aquellas que pueden tener un riesgo de caída, lesiones o golpes en la zona del abdomen. Por ejemplo el esquí, el kárate, el polo, artes marciales, el patinaje en todas sus variantes, el buceo, el squash, el boxeo.
  • Hay que considerar también aquellos ejercicios que pueden dañar el suelo pélvico como los deportes de impacto. Es el caso del running. Ya de por si hay un debilitamiento en el suelo pélvico y hay que hacer un trabajo específico durante todo el embarazo y el post parto, acompañado de un profesional de la fisioterapia.
  • También hay que tener mucho cuidado con la práctica de los abdominales tradicionales,  tipo ‘crunch’. Están contraindicados. Deberemos  tener cuidado con las incorporaciones, haciéndolas de costado. Si no, se provocará más división de los rectos abdominales, y se acentúa la diástasis abdominal.
  • No son recomendables las posturas decúbito ventral y si se hacen trabajos, mejor ejercicios sobre los balones. Éstos se pueden deshinchar para dejar lugar al bebé y así se puede poner en posición decúbito ventral de manera cómoda.
  • En cuanto al uso de la bicicleta, a nivel de intensidad, no hay demasiado inconveniente. Pero en el suelo pélvico, tanto en bicicletas estáticas como móviles, se sufre mucha presión externa. Y se suma al riesgo de caída que se tiene con la práctica de ciclismo. Además, hay que tener en cuenta el dolor en el coxis que se comienza a verticalizar para el parto.

Más consideraciones

Mariela Villar recomienda evaluar también si la futura mamá hacía o no actividad física. Las que ya estaban activas, la mayoría si no hay contraindicación médica, continúan  con una actividad específica en el embarazo.

“Si la mamá no venía haciendo actividad física, por lo general los médicos les dan el visto bueno para comenzar a moverse pasado el primer trimestre”, explica.

Otro consejo es importante es el de la hidratación, que debe ser continua. “Si se llega a tener sed, ya será tarde. A nivel corporal ha comenzado una deshidratación”, afirma Villar.

La ropa debe ser cómoda y, en lo posible, de fibras de algodón.

“Resumiendo, mucho cuidado con los deportes extremos. Cambiar de postura, no pasar mucho tiempo de pie ni mucho tiempo sentada”, aconseja Mariela Villar.

“Y, ante todo, la embarazada debe estar guiada por un profesional”, añade.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Naleku

    Puede una embarazada, nadadora con experiencia de años y de gran nivel deportivo, pero con alto riesgo por toxemia, ir a nadar, unos 2000m, en una piscina publica ? A parte de hacer pesas con 2kg y bicicleta ?
    Os agradecería una respuesta, porque no encuentro nada de información relacionada con mi preocupación.


Publicar un nuevo comentario.