FITNESS

Culpa del desconocimiento o de creer que se sabe más de la cuenta

Los seis errores más comunes que frenan el progreso en el entrenamiento

Errores comunes fitness

Querer progresar demasiado rápido es uno de los errores más habituales del entrenamiento.

El desconocimiento o creer que se sabe más de la cuenta son los motivos principales que llevan a cometer grandes fallos cuando se practica bodybuilding. ¿Quieres saber cuáles son los errores principales?

Josep Ausensi Errores entrenamiento

Josep Ausensi, entrenador personal y nutricionista.

No es algo esporádico ni puntual. Muchos de los entrenamientos que se realizan en el gimnasio y que no están supervisados ni planificados por ningún técnico, acaban ejecutándose de forma incorrecta. Como comenta Josep Ausensi, técnico de fitness y nutricionista, “a diario, vemos principalmente a jóvenes cometiendo graves errores que no sólo pueden acabar provocando serias lesiones sino que sobre todo entorpecen, dificultan y ralentizan el progreso y la consecución de resultados. Levantar pesas, realizar máquinas o ejercitarnos con nuestro propio peso corporal requiere siempre de unas nociones básicas o principios que todo principiante debería tener muy presente.”

Errores más habituales en fitness

Para Ausensi, los fallos más habituales en los que cae una persona cuando se ejercita con peso son los siguientes:

– Pensar que todo el mundo es igual: Hay una tendencia a imitar, a querer compararse con el compañero y a querer realizar lo mismo que hace otro que quizás ya lleva un tiempo ejercitándose. Para Ausensi, “cada persona tiene unas condiciones físicas determinadas y en fitness siempre partimos del concepto de individualización. Cada individuo es único, tiene un historial y hay que tenerlo en cuenta a la hora de planificar un entrenamiento y pautar unos objetivos. Lo que a uno le va bien. no necesariamente le tiene que ir igual de bien a otro”.

– Trabajar sin un estimulo eficaz de la carga: Suele ser uno de los errores más habituales cuando se visita un gimnasio. “Cuando una persona se plantea un objetivo”, explica el especialista, “tiene que trabajar con un estímulo o carga determinada ya que de lo contrario nos estaríamos sobreentrenando. Hay mucha gente que hace su rutina sin saber cuál es el peso correcto con el que tiene que trabajar para progresar en su entreno y, por tanto, alcanzar sus objetivos”.

Según el principio de estímulo eficaz de la carga hay que superar un cierto umbral de intensidad para poder iniciar una reacción de adaptación, es decir, obtener un efecto deseado. Cuando un estímulo es demasiado bajo no tendrá nunca efecto, los débiles por encima del umbral mantendrán el nivel funcional, los fuertes u óptimos iniciarán cambios fisiológicos y anatómicos y, por último, los estímulos demasiado fuertes acabarán produciendo daños funcionales.

– No introducir variación: Hay gente que siempre acaba realizando los mismos ejercicios sin variarlos apenas. Para Ausensi, “hay que evitar la monotonía, la acomodación de los pesos y evitar siempre hacer la misma tabla con las mismas repeticiones y series”. El consejo del experto es que el entrenamiento se varíe cada mes o cada dos meses como máximo para evitar que la musculatura se acomode siempre al mismo estímulo. La variación hace referencia no sólo al tipo de ejercicios sino también a las intensidades del entrenamiento.

– Querer progresar demasiado rápido o no progresar nunca: No hay que correr en exceso ni relajarse demasiado. En fitness, el principio de progresión hace referencia a que todo organismo necesita un tiempo de adaptación, después de aplicar una carga. “El estímulo”, comenta Josep, “se tiene que ir aumentando gradualmente, en función del tiempo de adaptación de organismo. De lo contrario, progresaremos mucho más lentamente”.

– No respetar los tiempos de recuperación: Para que se produzcan adaptaciones y no lesionarse o sobreentrenarse, hay que respetar los periodos de recuperación después de aplicar una carga, algo que una gran mayoría no realiza. “Sólo así conseguiremos la sobrecompensación”, argumenta el técnico. “Siempre hay que dejar un tiempo prudencial entre series y entre ejercicios y también entre sesiones de entreno diarias. Si por ejemplo, el lunes hago pectoral es importante saber los días que tengo que dejar para que el pecho progrese hasta el siguiente entrenamiento del mismo grupo muscular”.

Según la teoría, en músculos grandes (piernas, pectorales, hombros) hay que dejar entre 48 y 72 horas, siempre y cuando se realice hipertrofia que trabaja a intensidades del 80%. Entre series, se puede dejar entre 30 segundos y un minuto y medio, pero nunca superarlo.

– No planificar correctamente en función de los objetivos: Hay practicantes que se marcan metas, pero no gestionan bien el proceso o no saben muy bien qué hacer para alcanzarlas. “La tendencia a improvisar y a ir haciendo sobre la marcha, tiene que evitarse”, detalla Ausensi. En estos casos, una correcta planificación pasa por el asesoramiento con un técnico especialista que pueda pautarle correctamente todo el proceso a la persona hasta lograr lo esperado.

Otros errores

Aunque los errores expuestos anteriormente son los más importantes y habituales, existen otros secundarios que también interfieren notablemente a la hora de evolucionar y obtener resultados. Como comenta el especialista, “una incorrecta alimentación también se considera un factor a la contra. Si buscamos construir músculo, la dieta es el 70% de todo lo que queremos conseguir. Sin una correcta nutrición, es casi imposible alcanzar los objetivos. En cualquier caso, ante la duda y antes de cometer fallos, lo mejor es siempre pedir asesoramiento especializado”.

Más información: www.josepausensi.com


No hay comentarios

Añade el tuyo