FITNESS

Más allá de la mejora cardiovascular y de la pérdida de peso

El ciclo indoor también aporta beneficios a nivel mental y emocional

ciclo indoor technogym

Technogym es uno de los proveedores líders de equipamiento de ciclo indoor. Una de las enseñas con las que trabaja es Dreamfit.

Casi todos conocen los beneficios que tiene el ciclo indoor a nivel físico. Es una actividad que mejora, entre otras cosas, el sistema cardiovascular y ayuda a perder peso. Pero, ¿es cierto que contribuye a estar mejor a nivel mental y emocional?

ciclismo indoor dreamfit villaverde

Jesús Burillo es el responsable de ciclo indoor en Dreamfit, una cadena que tiene algunas de las salas más grandes del país para esta actividad.

El ciclo indoor no sólo es un estímulo para perder esos kilos de más o para fortalecer huesos y músculos. Está demostrado que ayuda a encontrarse mejor uno mismo a nivel interno, con un estado anímico más vital y positivo y con mayor claridad de mente. “Al igual que ocurre con cualquier deporte, el ciclo indoor ayuda a nivel emocional e intelectual a la persona. Influye mucho el propio concepto y filosofía de la actividad en sí y los componentes que intervienen como, por ejemplo, la música”, comenta Jesús Burillo, responsable del área ciclo indoor de Dreamfit.

El ciclo indoor sigue siendo una actividad muy demandada en gimnasios. Sus practicantes, que abarcan un target muy amplio y variado, se convierten en fieles seguidores de un deporte en que uno mismo marca la intensidad. “Además, el hecho de estar todos a una cumpliendo un objetivo, redunda en un beneficio aún mayor”, asegura Jesús.

Principales beneficios del ciclo indoor a nivel mental y emocional

Para el técnico de Dreamtfit, practicar habitualmente esta actividad puede ayudar a:

– Mejorar la autoestima: “Cuando hacemos deporte, nos estamos superando a nosotros mismos a nivel de esfuerzo. Estoy alcanzando un reto, una meta y eso me hace sentir bien. Hace que me valore mucho más porque siento que puedo lograr algo y soy capaz de ello”, asegura Burillo.

– Socializarse: La soledad es un tema preocupante para muchos sobre todo cuando es autoimpuesta. “El ciclo indoor te permite estar en contacto con todo tipo de personas. Hoy en día, un elevado porcentaje de los usuarios que van a un centro, no lo hace solo por una finalidad física sino también por conocer a gente y estar en contacto con los demás. Aunque con las redes sociales parece que nunca estemos solos, no es cierto y esta actividad te hace salir de esa sensación de no tener a nadie a tu lado”, detalla el especialista.

– Ganar confianza en uno mismo: Cuando a alguien se le propone practicar ciclo indoor por primera vez, lo más normal es que se auto boicotee diciendo que es una actividad muy dura en la que apenas podrá aguantar cinco minutos. Como explica el técnico, “es curioso ver como este perfil de público que dar por hecho que no podrá finalizar la clase, acaba lográndolo y principalmente sintiéndose muy bien y satisfecho consigo mismo. Es una prueba más que demuestra que con esta actividad se gana en confianza”.

– Liberar complejos: Como se apuntaba anteriormente, el ciclo indoor es una actividad en la que más variedad de público existe. En sus clases hay desde jóvenes hasta adultos que superan los setenta años. También hay perfiles con mejor y peor condición física, con más peso y con menos. “El hecho de tener un practicante tan heterogéneo, ayuda a soltar complejos. En una clase lo que realmente importa es alcanzar un objetivo y por tanto da igual la edad, la condición física, los kilos que pese, etc.”, comenta Jesús.

– Combatir el estrés y la ansiedad: Hay mucha gente que acude fiel a su cita con el ciclo indoor porque necesita liberar las tensiones acumuladas durante el día. “Realmente, nos hemos dado cuenta que hay mucho público que viene a última hora de la tarde, sobre todo a las clases más nocturnas, porque necesita librarse del cúmulo de estrés que ha ido soportando en el trabajo, en casa con la familia y los hijos, etc. Para una gran mayoría es un terapia y cura muy efectiva para templar los nervios”.

– Aparcar pensamientos negativos: El hecho de estar pendiente durante toda la clase de un objetivo, obliga a estar concentrado y, por tanto, a dejar a un lado esos pensamientos persistentes cargados de negatividad.

El ciclo indoor, como cualquier otro deporte, genera la química de la felicidad. La actividad física y, en este caso, el pedaleo hace que el cerebro segregue endorfinas, unos neurotransmisores encargados de proporcionar placer y hacer sentir a uno mucho mejor. “Gracias a este deporte, mucha gente ha mejorado no sólo por fuera sino también por dentro”, concluye Jesús.

Más información: www.dreamfit.es


No hay comentarios

Añade el tuyo