FITNESS

Según los especialistas de Technogym

El entrenamiento funcional también ayuda en la vida diaria

El entrenamiento funcional también ayuda en la vida diaria

Con el entrenamiento funcional se crea estabilización articular y muscular y se previene lesiones. Imagen: Freepik.

(13-3-2020). El entrenamiento funcional puede beneficiar tanto en vida cotidiana como en la mejora deportiva. Los especialistas de Technogym explican qué ejercicios son claves y cómo estabiliza la articulación muscular y previene lesiones.

Los atletas entrenan intensamente para realizar sus movimientos deportivos, que pueden ser altamente especializados. Entonces, ¿no deberíamos entrenarnos para gestionar los esfuerzos necesarios físicamente para cumplir con nuestros compromisos diarios y quehaceres en la vida?, cuestionan los especialistas de Technogym.

El entrenamiento funcional mejora el movimiento de todo el cuerpo y no de las áreas musculares individuales. El concepto en el que se basa este tipo de capacitación es el aprendizaje de un gesto motor que se puede usar en la vida cotidiana o en los deportes. La reactivación y el fortalecimiento de los músculos adquieren una nueva importancia, cambiando de un objetivo puramente estético a un objetivo que mejora la salud general para una vida físicamente más fácil, afirman.

Los ejercicios funcionales se caracterizan por movimientos multiarticulares en varias cadenas cinéticas y se realizan en diferentes planos (horizontal, frontal, sagital) y eje. Estimulan la propiocepción, el control corporal y la actividad central.

Ejercicios claves

Los especialistas especifican que hay dos conceptos clave en la base de los ejercicios funcionales: sinergia muscular y movimientos naturales. En nuestra vida diaria no existe un aislamiento muscular típico de la sala de equipos, donde los ejercicios a menudo se centran en un único gesto específico.

El entrenamiento funcional es un entrenamiento de 360 ​​grados donde no se requiere especificidad. Es una forma natural de entrenamiento porque refleja nuestra forma natural de moverse. Es por eso que el entrenamiento funcional tiene un gran impacto en nuestra vida y no solo en la preparación atlética para un deporte.
Lo que puede variar en el entrenamiento de un atleta y una persona corriente es la progresión de los ejercicios: seguramente un profesional alcanzará un mayor nivel de dificultad.

La progresión es otra peculiaridad de los ejercicios funcionales: las habilidades motoras se adquieren o fortalecen gradualmente, agregando más y más complejidad a los movimientos. Por ejemplo, aumentando las condiciones de inestabilidad para asegurar que todos los músculos estén involucrados.

Beneficios

La lista de beneficios es larga si luego pensamos en el impacto que este tipo de capacitación tiene en la vida cotidiana. Podemos decir que en general la formación funcional se desarrolla y mejora:

Fuerza y ​​resistencia de los músculos estabilizadores y posturales, en particular los músculos abdominales y lumbares
Equilibrio
Coordinación
Movilidad de las articulaciones
Flexibilidad
Fuerza asimétrica

Otros beneficios incluyen la mejora de la capacidad cardiovascular, la agilidad y el tono muscular. Gracias al entrenamiento funcional, se adquieren nuevos patrones de motor que le permiten ser no solo más fuerte sino también más receptivo, ágil y coordinado.

También crea estabilización articular y muscular y previene lesiones. Obtiene una mayor conciencia corporal y se siente más elástico y flexible. Parece que el entrenamiento funcional también tendría efectos beneficiosos en la memoria gracias a los estímulos sobre el sistema nervioso central.


No hay comentarios

Añade el tuyo