FITNESS

La instructura Elisabet Merino nos da las claves

Cómo y cuándo aumentar la carga en una sesión de Body Pump

(6-6-2014). La práctica de Body Pump consiste levantar pesas de resistencia. Es decir, alzar una carga moderada y realizar múltiples repeticiones de los distintos ejercicios. A través de esta actividad trabajamos tanto el tren superior, como el tren inferior y es imprescindible controlar la carga que empleamos en las clases. La instructora del gimnasio DuetFit Elisabet Merino nos explica cómo y cuándo variar nuestra carga en la práctica de Body Pump.

Disponemos de tres tipos de discos para llevar a cabo los ejercicios de esta disciplina: el de 1,25kg, el de 2,50 y el de 5 kg. Podemos combinarlos para aumentar la carga en función del grupo muscular que trabajamos. La carga utilizada siempre dependerá del estado físico de las personas (forma, lesiones y sexo). “Las mujeres mayoritariamente siempre comenzamos con una carga menor a la de los hombres por cuestiones de fuerza y genética”, comenta Merino.

Es importante trabajar con una carga correspondiente a la capacidad de cada persona, pues pasarnos o quedarnos cortos puede hacer que no obtengamos el beneficio deseado o causarnos alguna lesión.

Primeras sesiones

Las primeras sesiones son orientativas y sirven para que el alumno pueda valorar cómo se siente y lo que experimenta durante la sesión y después de ella. El peso medio para mujeres que se inician en el Body Pump está entre los 2,5 y los 5 kilos y de entre 5 y 8 kilos para los hombres que comienzan a practicarlo.

Las personas que ya llevan un tiempo asistiendo a estas clases deben ir incrementando el peso empleado durante las 12 semanas que dura cada coreografía. “Sería muy difícil decir en qué medida debe cada uno variar el peso que utiliza. Todo depende de la frecuencia con la que se asista a las clases y el ritmo al que se progrese”, cuenta la instructora, quien afirma que por lo general los alumnos superan entre 4 y 8 kilos la carga que emplean en sus primeras sesiones.

Nuestro tren inferior siempre sostiene más carga porque es donde encontramos grupos musculares con mayor fortaleza y resistencia. Por el contrario, el tren superior cuenta con músculos más pequeños, menos tonificados y cuya capacidad de resistencia es menor (normalmente porque no se trabajan tanto en nuestro día a día).

Por ejemplo, cuando una persona trabaja los tríceps con una carga de 5kg, puede trabajar los cuádriceps con un peso mínimo de entre 10 y 12 kg.

¿Y si subimos el exceso el peso?

“Si nos pasamos de carga no obtendremos los beneficios deseados de la práctica de Body Pump, ya que ya no sería un entreno de fuerza resistencia”, asegura Elísabet Merino. Al coger más carga de la indicada, podríamos estar hablando de personas que quisieran hipertrofiar y ese no es el objetivo de esta disciplina. “Además, podríamos sufrir lesiones con relativa facilidad a causa de las malas posturas. Las roturas de fibras podrían atribuirse a un peso por encima de nuestras posibilidades, por ejemplo”, explica.

Elisabet Merino Peñas (Terrasa, 1984) es instructora de fitness acreditada por el Registro Oficial de Profesionales del Deporte y con más de 12 años de experiencia en los gimnasios Iradier, Grupo Arsenal y Dir. Es profesora de Pilates, Body Pump, Body Combat, Zumba y Spinning entre otras actividades y actualmente ejerce en el centro barcelonés DuetFit.


No hay comentarios

Añade el tuyo