Quantcast

FITNESS

Este catedrático ve las salas de recuperación como una oportunidad de negocio

Felipe Isidro alerta a los gimnasios sobre su foco casi exclusivo en las personas sanas

"Sería genial que los gimnasios abrieran unidades de servicio más enfocadas a la salud"

felipe-isidro-catedrático-de-educación-física-y-especialista-en-el-entrenamiento-de-fuerza-2-bis

Felipe Isidro sostiene que “está bien dar importancia a la recuperación con salas específicas para ello en los gimnasios, pero en éstas debe haber también personal específico que atienda a los usuarios del centro”.

(10-10-2023). El catedrático de educación física y especialista en el entrenamiento de fuerza, Felipe Isidro, subraya que los gimnasios enfocan sus servicios a personas sanas. A su vez, advierte que las personas con limitaciones funcionales desconfían de ir a estos centros “porque creen que el personal no les va a atender adecuadamente”.

Felipe Isidro, catedrático de educación física y especialista en el entrenamiento de fuerza, destaca que “los clubs de fitness proyectan la imagen de establecimientos focalizados en personas sanas que quieren mejorar su forma física o su estética”. Por ello, recomienda a los gimnasios que dediquen un espacio específico a la salud. Concretamente, a la prevención y tratamiento de patologías, teniendo en cuenta a las personas mayores. También insta a ofrecer siempre acompañamiento por parte de personal competente.

Para Isidro, las salas de recuperación son una oportunidad de negocio que pueden estar desaprovechando los gimnasios en España, ya que, con éstas, podrían ocupar el espacio que dejan libre las máquinas de cardio, cuyo uso sigue una tendencia regresiva. En Estados Unidos, las salas de recuperación física llevan ya varios años en auge y la mayoría de clubs de fitness de aquel país ya dispone de este tipo de salas. Por este motivo, este especialista en salud está convencido de que esas salas “acabarán implantándose aquí”.

Está habiendo un auge del entrenamiento de fuerza, ¿por qué?

Hay un auge porque la ciencia demuestra que la fuerza es la capacidad física fundamental. Por lo tanto, si la persona tiene un déficit de fuerza, eso le puede afectar en otros aspectos físicos. El nivel de fuerza es, por tanto, un parámetro de calidad de vida. Hay un proceso biológico que hace que cuando envejecemos se pierda músculo, fuerza y función muscular, y por eso merece la pena entrenar y mejorar la fuerza. 

¿Se da cada vez más importancia a la fuerza en el ámbito de la salud? 

Efectivamente, también se le da más importancia ya desde el campo sanitario. Desde hace unos años, los congresos médicos le dan importancia a conferencias de ejercicio físico como parte del tratamiento de diferentes patologías ya que muchas de ellas cursan con sarcopenia, que es justamente la pérdida de masa y fuerza muscular.

Si llega una persona con diabetes de tipo 1, es posible que el técnico de la sala de musculación no sepa qué programa de ejercicio plantearle

¿Cómo se traslada esto a los gimnasios?

En los gimnasios se ve como cada vez hay más gente pidiendo programas de ejercicios para objetivos concretos. Tanto personas que quieren llegar más saludables a la vejez y también personas que ya cursan con enfermedades. Eso, que es positivo para los gimnasios porque cada vez hay más personas que acuden a ellos, también puede constituir un hándicap actualmente porque el personal técnico no suele estar cualificado para entrenar a determinados tipos de personas. Por ejemplo, si llega una persona con diabetes de tipo 1, es posible que el técnico de la sala de musculación no sepa qué programa de ejercicio plantearle. 

¿La gente mayor confía en los gimnasios?

La mayoría que sufre alguna limitación funcional no suele confiar porque creen que el personal de esos centros no les va a atender adecuadamente con respecto a sus limitaciones funcionales. En mi opinión, los clubs de fitness proyectan la imagen de establecimientos focalizados en personas sanas que quieren mejorar su forma física o su estética. Sería genial que los gimnasios abrieran unidades de servicio más enfocadas a la salud (prevención y tratamiento de patologías) y a los adultos mayores (que cada vez son más numerosos) con personal cualificado y competente que dominara la prescripción de ejercicio físico en prevención y tratamiento de patologías tan prevalentes como la osteoporosis, la obesidad, la diabetes o la hipertensión, entre otras.

La información es ahora infinita, pero la hay buena y mala; el acceso rápido a información hace que haya muchos bulos

¿Cree que los jóvenes están más informados ahora que hace 10 años sobre el fitness?

Yo creo que están más informados. Sin embargo, lo que les falta es formación. La información es ahora infinita, pero la hay buena y mala. El acceso rápido a información hace que haya muchos bulos. A mí, me llama mucha gente que ha visto cosas en Tik Tok o en Instagram preguntándome por conceptos que sólo son mitos, falsas leyendas o directamente mentira y yo les informo de algunas cuentas de buenos divulgadores, que también las hay. Desde las instituciones o los propios clubs de fitness deberían abrirse canales de asesoramiento individualizado para aconsejar y recomendar a las personas sobre ciertos conceptos o sobre perfiles confiables en los que informarse. 

¿La cantidad de tiempo dedicada a la recuperación es tan importante como la cantidad de tiempo que se pasa entrenando?

Siempre es importante la recuperación, pero hay diferencias en cuanto a parámetros como frecuencia, volumen e intensidad del entrenamiento y los diferentes tipo de recuperaciones que se corresponden con cada uno. Por ejemplo, los entrenamientos más largos y de mayor intensidad necesitan más recuperación. 

Aquellos que se proponen llegar a objetivos concretos en poco tiempo, podrían también utilizar estas salas de recuperación para acortar el proceso

¿En qué puede ayudar una sala de recuperación en los gimnasios? 

Está bien dar importancia a la recuperación con salas específicas, pero ahí tiene que haber también un personal técnico específico. La recuperación no es la misma para todo tipo de personas, ni para todo tipo de entrenamiento. Cuando se entrena, se generan índices de inflamación para los que, según la dosis del entrenamiento, quizás no es conveniente aplicar una recuperación rápida y dejar que el proceso biológico lo haga en el período natural. Por ejemplo, si entreno fuerza con el objetivo de hipertrofiar, si hago crioterapia o cualquier otro método que “acorta” el período de inflamación posiblemente se pierda parte de la síntesis proteica necesaria, entre otros aspectos. A quienes sí puede ayudar esas salas de recuperación justo al terminar el entrenamiento es a aquellas personas que entrenan con finalidades de alto rendimiento deportivo, y no tanto por salud, sino al objeto de rendir o competir. Aquellos que se proponen llegar a objetivos concretos en poco tiempo, podrían también utilizar estas salas de recuperación para acortar el proceso y, así, poder entrenar con mayor frecuencia. De todos modos, en el mundo de la salud y el fitness en general no tiene mucho sentido acudir en masa a estas salas. Lo que sí está bien es que los gimnasios tengan este tipo de servicio como complemento y que cada usuario del centro lo utilice si le sirve, tanto a nivel físico como “anímico”

Ha hablado de distintas intensidades de inflamación muscular y la idoneidad de adaptar la recuperación a ello. ¿Hay inflamaciones que conviene dejar que sigan su curso natural de desinflamación y, por tanto, no acelerar el proceso?

La inflamación es interesante (en la dosis adecuada) porque es un proceso biológico. Cuando entrenas y el músculo trabaja, existe un proceso inflamatorio a corto plazo. Ese tejido inflamado requiere sangre y sustratos energéticos. Si reduzco la inflamación, puede reducir todo lo demás, y esa reducción ‘acelerada’ tal vez no sea conveniente en términos de salud. 

¿Qué recomendaría usted que incluyera la sala de recuperación de un gimnasio?

Debería tener maquinaria que facilitara técnicas como la crioterapia (cabinas, baños de hielo, geles..), el masaje o la liberación miofascial, entre otras. Pero, en todo caso, la clave vuelve a radicar en que cuente con personal cualificado y competente que atienda al usuario del centro. No creo conveniente que esas salas sean ‘self service’ porque quienes acudan a ellas si no están asesoradas adecuadamente pueden sufrir daños indeseables. 

Estoy convencido de que si las salas de recuperación están triunfando en Estados Unidos, acabarán implantándose aquí

En Estados Unidos, el 90% de los gimnasios tienen este tipo de salas. ¿Cree que en España se está desaprovechando esta oportunidad de negocio?

Tal vez se está desaprovechando esta u otras oportunidades, pero cada club debe gestionar eso. Por ejemplo, dependerá de su ubicación. No es lo mismo Madrid o Barcelona que una localidad más pequeña. Estoy convencido de que si este tipo de servicio está triunfando en Estados Unidos, acabará implantándose aquí. En general, Estados Unidos van por delante en las diferentes herramientas y servicios de clubs de fitness, aunque también hay que tener en cuenta que cada cultura y contexto también son diferentes.

¿Qué puede aportar a un gimnasio una sala de recuperación?

La rentabilidad es un factor clave para todo club de fitness. Actualmente, muchos centros están constatando que la zona cardiovascular está yendo a menos y ello les está suponiendo una pérdida de usuarios en esa zona. Tras la pandemia, hay personas que se han acostumbrado a realizar su cardio en el exterior y las máquinas de este tipo de los gimnasios hoy se usan un 25% o un 30% menos que antes. Volviendo a lo de la rentabilidad, es presagiable que, si un espacio dedicado a cierta actividad pierde esa rentabilidad necesaria, el responsable del centro busque alternativas que le permitan reactivar dicha rentabilidad en ese espacio. Y eso puede significar que lo “reinventen” con una sala de recuperación, con un espacio mente-cuerpo o un espacio de relax para leer el periódico.


Hay 2 comentarios

Añade el tuyo
  1. Alvaro

    Pero totalmente de acuerdo a mi me trato un profesor de ed física que sabía de hernias fiscales lumbares y en cuatro meses era otro ni hablemos en dos años después vida normal me cuido por higiene de columna lo que no logré con remedios acupuntura y montón de cosas en dos años y medio en 4 meses lo logré la gente escucha gimnasio y creen que es solo levantar pesas el gimnasio es todo poleas pesos pilates estiramientos de yoga cardio sin impacto etc etc etc

  2. Alvaro

    Y con app que te cuidan un progreso controlado como la app bodbot el resto basura te diría esa es la líder en tu casa en el gym me ayudó pila parezco vendedor de app jajaja saludos pero es real testeado soy testigo


Publicar un nuevo comentario.