FITNESS

Nos responde el técnico de Ego Sport Center Arturo Bonachela

Los beneficios del entrenamiento de alta intensidad

(25-4-2014). El entrenamiento de alta intensidad no es solo aquel que implica llevar a cabo ejercicios a una velocidad elevada y en un corto periodo de tiempo. También puede serlo aquella actividad en la que cambiamos sustancialmente la carga empleada. Esta clase de entrenamiento favorece la hipertrofia muscular, mejora la resistencia aeróbica y anaeróbica y acelera el metabolismo, lo que nos permite quemar grasa. El técnico Arturo Bonachela, del gimnasio Ego Sport Center de Almería, nos habla en profundidad de sus beneficios.

“En el entrenamiento de alta intensidad debemos decidir si nuestro objetivo es mejorar la resistencia o la capacidad muscular”, puntualiza el instructor. Por ejemplo, si realizamos un ejercicio de press de banca con un peso liviano durante 20 segundos y un descanso de 10 segundos y repetimos el proceso durante varias veces, éste será un entrenamiento de alta intensidad enfocado a mejorar la capacidad anaeróbica. Por el contrario, si variamos la velocidad y añadimos una carga importante al ejercicio, estaría destinado a potenciar la hipertrofia muscular.

Beneficios

  • Mejora la resistencia del practicante (el entrenamiento de alta intensidad puede equipararse a las series que realiza un corredor).
  • Acelera el metabolismo y, por tanto, es un ejercicio eficaz para quemar grasas.
  • Estimula la producción de la hormona de crecimiento (HGH) hasta en un 450% durante las 24 horas posteriores al ejercicio.
  • Potencia la hipertrofia muscular, que es el crecimiento de las células musculares y que deriva en un aumento del músculo.

Ejemplo de ejercicio
En primer lugar, cogeremos un peso que se sitúe entre el 80 – 90% de nuestro RM (Repetición Máxima), realizando esfuerzos de entre 20 y 40 segundos (un periodo de tiempo en el que el glucógeno es el recurso energético principal). El descanso debe corresponderse con el 50% de tiempo del ejercicio.

Un ejemplo de ejercicio sería realizar peso muerto durante 30 segundos y descansar 15 segundos, realizando este bloque unas 10 veces aproximadamente. “No podemos realizar un gran número de repeticiones seguidas del mismo ejercicio porque, debido a la intensidad, no podremos mantener el peso y perderá sentido el entrenamiento”, explica Bonachela.

Otro ejemplo, esta vez orientado a mejorar la resistencia, sería el burpee. Así, haríamos el ejercicio en los mismos tiempos que el ejemplo anterior, centrándonos esta vez en llevar a cabo el mayor numero posible de repeticiones en el tiempo de ejecución. “Probablemente, al terminar el entrenamiento tendrás agujetas porque, aunque te consideres que tienes una musculatura bien trabajada, es una forma de actividad distinta a las comunes e intensa”, afirma.

Más información: www.egosportcenter.com


No hay comentarios

Añade el tuyo