FITNESS

Consejos de Sandra Varas, profesora de yoga de Zentro Yoga

Los beneficios del yoga prenatal

(11-1-2013). El yoga prenatal es muy beneficioso tanto a nivel físico como mental. A través de distintas técnicas, esta disciplina ayuda a las mujeres durante el embarazo y en el momento del parto. Sandra Varas, profesora de Zentro Yoga, certificada con titulación en yoga prenatal y postnatal por Triyoga Institut de Londres, nos explica más detalles.

“El yoga prenatal se basa en posturas o asanas, transmisión de conocimientos, respiración y técnicas de relajación”, explica la profesora de Zentro Yoga, Sandra Varas, quien añade que “hay diferentes tipos de yoga prenatal, algunos son más meditativos y otros más enérgicos. Yo defiendo un tipo de yoga en el que haya un constante movimiento y en el que la mujer a través de la respiración, vaya encadenando una postura con la otra como si de una danza se tratara”.

¿Cómo es una sesión?
Lo ideal es practicar yoga dos veces a la semana durante una hora, aunque esto puede variar. “Durante las sesiones se trabajan sobre todo las caderas, la pelvis y el suelo pélvico, pero también realizamos posturas concretas que evitan futuras molestias propias del embarazo. Trabajamos con la respiración para saber incorporarla al movimiento, oxigenar adecuadamente y para una mayor relajación. Por otra parte, siempre hay relajación y técnicas de conexión con el bebé y el momento especial que están viviendo”, añade.

¿Por qué es tan beneficioso?
El yoga prenatal ayuda a la mujer a adquirir conocimientos sobre su cuerpo y sobre la etapa por la que está pasando. “Muchas mujeres se sienten perdidas al quedarse embarazadas y eso provoca miedo, el precursor de la adrenalina, hormona que no queremos para nada, ya que lo que queremos tranquilidad, relajación, confianza… esta fuerza es la que queremos transmitir en las clases”, destaca. Por otra parte, las técnicas de relajación ayudan a superar el insomnio, muy común durante el embarazo. A nivel más físico, “las posturas con las que trabajamos alivian cualquier molestia que pueda ir apareciendo durante el embarazado como ciática, dolores lumbares, ardor, hinchazón de tobillos, etc.”, precisa.

El parto
A partir de estas sesiones, las embarazadas aprenden técnicas de relajación, respiraciones y mantras que pueden ser de gran ayuda en el momento del parto. “Además, muchas postura de yoga prenatal son posturas de parto”, afirma Varas.

Cuándo empezar
No importa que nuca se haya practicado esta disciplina, eso sí, hay que tener muy en cuenta que durante el primer trimestre de embarazo no es aconsejable hacer yoga porque “el cuerpo debe primero adaptarse a la nueva situación y dejar que todo esté bien sujeto”. Sin embargo, es posible practicar yoga hasta el final del embarazo “a no ser que haya alguna contraindicación médica o el profesional de yoga prenatal considere que por algún motivo no sea beneficioso”.

Actualmente hay mucha oferta y es importante saber seleccionar y asegurarse de que nos ponemos bajo la dirección de un profesional ya que una mala práctica puede ser contraproducente.

Más información en www.zentroyoga.com


No hay comentarios

Añade el tuyo