FITNESS

Francisco Díaz, director nacional de Formación de Aerobox Aema, nos da todos los detalles sobre esta disciplna

¿Qué es el aerobox?

(6-7-2012). Francisco Díaz, autor del libro “Aerobox”, nos explica en qué consiste esta disciplina, que combina el aerobic, el boxeo, las artes marciales y la defensa personal. Practicarlo mejorará la condición física del aficionado, incrementa su fuerza, resistencia, flexibilidad, coordinación, equilibrio y la velocidad de reacción tanto física y como mental.

Para Francisco Díaz, el Aerobox “es la transformación de un conjunto de actividades que, mezcladas entre sí, resultan un estilo divertidísimo y que está englobado en el mundo del fitness. Es una evolución del trabajo dentro de las clases colectivas”. El aerobox utiliza “la base del aeróbico, del boxeo, las artes marciales y la defensa personal y, al mezclarlo, consigue esta mezcla explosiva de ritmo y diversión”.

Cuando se prepara la sesión “el programa propuesto conlleva los fundamentos del ‘juego de simulación’ en el cual, los practicantes, a través de la comunicación, experimentan y comparten una correcta gestión de técnicas de puños y piernas”.

Simular agresividad
En este juego de la simulación “intervienen múltiples factores de la personalidad humana que, gracias a un marco lúdico, pueden expresarse superando los condicionantes de los mecanismos de defensa. Pero no nos debe asustar, ya que los aficionados al aerobox lo realizan en “un ambiente protegido que incrementa la comunicación interpersonal y la superación de las tensiones. De esta manera, los usuarios se permiten a través de la dinámica de grupo, realizar puñetazos que se convierten en liberadores”.

¿Para quién?
¿Quién puede trabajar el aerobox?. Según Francisco Díaz, “es apto para todo el mundo. Hay que tener en cuenta -explica- el estado físico y se ha de tener capacidad de movilidad. Solo se necesita un par de cosas: muchas ganas de divertirse y sentido de la música”.

Según el instructor, “cuando nos planteamos hacer un ejercicio, lo más difícil es empezar, dado que debemos crear un hábito, con la finalidad de desarrollar una constancia. Pero con el aerobox, al no tener movimientos complicados, podemos ir creando coreografías a nuestro gusto”.

El nivel de una sesión “lo pone el propio practicante, bien si quiere moverse en balanceos como el boxeador en un combate, o movimientos con pasos a ras del suelo. Al igual que el corredor de marcha que siempre debe tener un pie en el suelo o el corredor de fondo que tiene un momento en que los dos pies están en el aire”.

Al ser una actividad de un ritmo “bastante elevado, mejorará tu acondicionamiento físico. Incrementa tu fuerza, resistencia, flexibilidad, coordinación, equilibrio y velocidad de reacción física y mental. Puede ser practicada por personas de cualquier edad”.

¿Qué me pongo?
Para decidirlo, debemos tener claro “qué vamos hacer y cómo lo vamos hacer. Cada actividad deportiva tiene una respuesta directa y diferente sobre nuestro sistema neurológico y muscular. A lo largo de tantos años la evolución en como vestirte para que deporte vayas hacer, ha ido mejorando de cara al deportista y así salvaguardarte de lesiones inoportunas”.

Así que “los materiales que utilices han de tener las prestaciones necesarias para que tus articulaciones y musculatura sufran lo menos posible. ¿Vas acorrer cien metros lisos descalzo? ¡No!, ¿vas a jugar al fútbol con zapatillas de baño? ¡No!”.

Si “vamos a practicar ejercicios aeróbicos y utilizamos puños y piernas, lo que necesitaremos es ropa que traspire bien el sudor. Una camiseta y un pantalón de un material fino y holgado. Unas zapatillas que refuercen nuestros talones y nos amortigüen los saltos y que dispongan de cámara de aire”.

Más información en http://www.aemasport.com/


No hay comentarios

Añade el tuyo