FITNESS

Consejos de César Canales, médico y deportista, integrante del equipo Trail Running Cuenca

Ventajas de hacer ejercicio bien asesorado

(26-4-2013). A menudo es habitual observar a deportistas practicando ejercicio de forma autodidacta, sin ningún asesoramiento. César Canales asegura que ve constantemente cómo se hacen ejercicios mal realizados, con errores biomecánicos y con técnicas defectuosas que desembocarán en lesiones. Al buscar un buen asesoramiento, alguien que nos guíe y nos explique adecuadamente cómo debemos entrenar, lograremos ventajas como establecer objetivos, detectar lesiones, obtener una visión global de la actividad, analizar con rigor los resultados de pruebas analíticas y regular el descanso psicológico, entre otras.

César Canales asegura que “a menudo observo en gimnasios, parques, sendas, caminos y carreteras, prácticas deportivas que no son recomendables. Ejercicios mal realizados, con técnica defectuosa, errores biomecánicos que desembocarán en lesiones…”.

Al final, “después de vencer las ganas de quedarse en el sofá y de desembolsar euros en material, cuotas de inscripción a centros deportivos, etc., el practicante está haciendo algo que probablemente le lesione y le aparte de la práctica deportiva”.

¿Por qué debemos buscar un asesor?
La figura del entrenador “es esencial en la práctica deportiva” y existen varios motivos para recomendarlo:
1. Analiza al atleta y sus objetivos. El entrenador te propone, tras una entrevista previa, una línea de trabajo que habitualmente tiene respaldo científico y objetivo. Este técnico sacará lo mejor de tí teniendo en cuenta tu trayectoria deportiva, tu tiempo libre, objetivos y otras facetas como tu trabajo y familia.

2. Seguimiento y detección de posibles lesiones. El trabajo con un experto te facilita la ausencia de lesiones. Para ello la comunicación debe ser fluida y al plan propuesto le debe seguir un ‘feed-back’, contándole el atleta lo que realmente le ocurre. Esto, fundamentalmente, nos aleja de situaciones de sobreentrenamiento.

3. Entender por qué se hacen las cosas. Al trabajar con un entrenador o médico podrás comprender qué cualidades y/o capacidades debes potenciar y el modo de conseguirlo. Descubrirás que tus entrenamientos van destinados a un fin concreto y con un sentido inapelable.

4. Visión global de tu actividad y su control, valorando precozmente posibles lesiones, momentos en que debes vigilar tu salud. Además soluciona todas aquellas dudas habituales, como ‘hoy no tengo tiempo de entrenar ¿que hago mañana?’. Él te dará la respuesta.

5. Descanso psicológico. Seguir un plan con alguien que te entiende, que es experto y en el que confías, hace que tu mente afronte mejor las cargas de entrenamiento ya que tan solo debes de preocuparte de seguir el plan.

6. Aprendizaje, ya que al compartir los entrenamientos y comentarios con tu entrenador, estás comprendiendo mucho mejor cómo se debe entrenar y entenderás mucho mejor tu cuerpo.

7. Tan solo un entrenador sabe poner en su justa medida el descanso, priorizándolo muchas veces frente al entrenamiento.

Ejercicio con sentido
Para César Canales, “el papel de un entrenador o preparador global es fundamental para hacer las cosas con sentido, ajustar entrenamientos, valorar lesiones y sobreesfuerzos”. También para poder “solicitar y comprender los resultados de analíticas y otras pruebas médicas rutinarias, la realización de un examen que nos diga si vamos por el buen camino, etc.”.

Ahora bien, “el entrenador, médico o preparador debe ser accesible y con comunicación plena bidireccional. Debemos huir de aquellos métodos o personas que nos dan planes para ocho semanas, ya que haciendo ejercicio, en ese tiempo puede pasar de todo”.

Lo ideal es “un seguimiento semanal con comunicación al menos cada dos o tres días. Y si el deporte que practicamos es súper especializado, la comunicación debe convertirse en diaria”.

César Canales es autor del blog: http://equipotrailrunningcuenca.blogspot.com.es/


No hay comentarios

Añade el tuyo