FITNESS

Consejos de Francisco Mangas, psicólogo deportivo y coacher

Estrategias de motivación para no abandonar el gimnasio

(1-3-2013). ¿Cómo evitar la tentación de dejar de ir al gimnasio? ¿Qué cinco factores son los principales motivos de abandono? ¿Y los que nos proporcionan mayor motivación? Francisco Mangas, especialista en psicología del deporte y liderazgo, y director de la empresa Udream, nos aconseja cómo buscar apoyo en los profesionales del gimnasio, en las redes sociales que creamos en el centro deportivo y cómo debemos convertir nuestro ejercicio deportivo en un hábito de vida.

Para Francisco Mangas, es importante comenzar recordando cómo define el término ‘salud ‘la Organización Mundial de la Salud (OMS): “El estado de completo bienestar mental, físico y social y no solamente la ausencia de enfermedad”.

Cuando nos planteamos los motivos para hacer ejercicio descubrimos que “la clave de la continuidad de las personas con la actividad física estaría directamente relacionada con las expectativas personales (motivos físicos, psíquicos y/o sociales) y los resultados conseguidos tras la participación en el club deportivo o gimnasio”.

Los usuarios de los gimnasios, prosigue Mangas, “ya no buscamos tanto la salud física (estar más atlético, por ejemplo), sino la psíquica (bajar los niveles de estrés antes o tras una jornada laboral), y/o social (relacionarse con otros socios, sentirse aceptado)”.

De las investigaciones y estudios que se han realizado en el ámbito de la Psicología de la Actividad Física y del Deporte (PAFD), se puede resumir en el cuadro siguiente los factores que más influyen en las personas a la hora de participar o abandonar la práctica de un deporte y que, según Mangas, se puede extrapolar al caso de los centros deportivos.

Motivos de participación y abandono citados en las investigaciones de Psicología de la Actividad Física y del Deporte:

Motivos de participación Motivos de abandono
Mejorar la forma física Falta de interés o diversión
Hacer equipo/afiliación Conflicto con otros compromisos
Diversión Presión en el entrenamiento
Mejorar habilidades Falta de tiempo
Competitividad/desafío Lesiones

*Fuente: Joaquín Dosil “Psicología de la Actividad Física y del Deporte

¿Qué es lo que nos motiva a hacernos socios de un gimnasio?
Según el psicólogo, “motivación desde un punto etimológico, significa moverse, implica conducta, actitud hacia algo, hacia un objetivo, viéndose reflejado en tomar decisiones”.

Si tuviéramos que “definir la motivación con una fórmula sería muy difícil, ya que la motivación no hace que siempre 2+2 nos de el mismo resultado. El peso de la motivación vendría determinado por la relación entre los deseos o intereses que la persona tenga en ese momento (bajar de peso, por ejemplo), los refuerzos positivos y valores que el desempeño de esa actividad esté acorde con sus creencias (hay gente mayor que no llega a percibir la utilidad de la práctica deportiva por no haber estado relacionada con sus hábitos de vida) y los facilitadores del logro (tiempo de dedicación, cercanía del centro deportivo a nuestra área de influencia domicilio/trabajo, etc.)”.

¿Porqué abandonamos el gimnasio?
Las personas “somos multifactoriales, influenciados por muchos factores. Por tanto, los motivos que hoy me hacen ir al gimnasio mañana puede que ya no me motiven. O bien, los que me motivan a mí, no tienen porque motivar a otras personas”.

Según Francisco Mangas, “la motivación en el deporte explicaría la iniciación, el mantenimiento y el abandono de la actividad. Al estar influenciado por muchos factores individuales, supone una mayor dificultad para saber exactamente donde deberíamos intervenir para estar siempre motivados”.

Como estrategias para la motivación “deberíamos conocer antes tanto los motivos de la práctica como los motivos del abandono”, y serían:

  • Observación. Es muy valioso, sobre todo cuando se está comenzando, que alguien nos oriente en la ejecución de los ejercicios. A parte de evitar lesiones, se mejoran los resultados. Así que si recurrimos a un monitor de sala o si participamos en clases colectivas, puede ser de gran ayuda.
  • Un feedback, o retroalimentación periódica con un especialista del centro (monitor, responsable de atención al cliente, gerente, etc.) nos hará, en muchos casos, subir nuestra motivación ante nuestra falta de interés, de confianza o desánimo y volver a plantearnos, si fuera necesario, unos objetivos diferentes.
  • Tanto apuntarse como abandonar un gimnasio, es cuestión de una decisión rápida, salvo que sea parte de apoyo a tu profesión o se haya convertido en un estilo-hábito de vida. Y ahí está la clave. Porque ¿quien podría explicar, que un amateur del deporte vaya al gimnasio a las 7 de la mañana o salga a correr lloviendo, con frío, de noche? La respuesta es porque esa persona ‘elije’ hacerlo.

Por tanto, “quizás ahí esté la clave, en que elegimos, decidimos por nosotros mismos. Y ello implica estar en línea con nuestras creencias personales, con nuestros comportamientos, y así surge la motivación intrínseca. Tiene que existir una motivación individual, que la persona note los beneficios con un reflejo en su salud física, psíquica o social, o todas o varias a la vez, ya que no son excluyentes una de otras”.

En cualquier actividad que podamos elegir, considerando ésta como no profesional, si sólo existe sacrificio sin recompensa, abandonaríamos. Mientras genere resultados positivos se convertirá en un estilo de vida que nos costará abandonar.

Más información en http://www.udream.es/


No hay comentarios

Añade el tuyo