FITNESS

El modelo nació en Nueva York

Lapso Studios abre en Barcelona su primer centro en España

Lapso Studios

Exterior de Lapso Studios en Barcelona.

(21-12-2021). Ha abierto sus puertas Lapso Studios, un nuevo centro de fitness en Barcelona donde se practica una modalidad de entrenamiento que combina dance, bike, fuerza, resistencia, ejercicios de tronco superior y coaching.

El nuevo estudio de fitness en Barcelona, Lapso Studios, ofrece “un tipo de entrenamiento físico, pero también mental, que provoca una fuerte generación de endorfinas y adrenalina”, explican desde el club.

Más de la mitad de la población española ya practica deporte por lo menos una vez por semana. Lo dice la última ‘Encuesta de Hábitos Deportivos en España 2020’ publicada por el Ministerio de Cultura y Deporte junto al Consejo Superior de Deportes y al Instituto Nacional de Estadística (INE). Parece una cifra conservadora, pero lo cierto es que desde entonces ese ratio no ha hecho más que crecer. Por aquello de que el deporte es salud, pero también porque es felicidad. Durante la práctica deportiva el organismo es capaz de generar más de 50 hormonas diferentes provocando esa subida de adrenalina que permanece en el cuerpo después de hacer deporte, recuerdan desde el centro.

Lapso está especializado en una modalidad de deporte, del mismo nombre, que es tendencia en el mundo: actividad de alta intensidad combinando bike, dance, fuerza, resistencia, ejercicios de tronco superior con mancuernas y coaching. “Pero hay algo más: se practica de forma instintiva y casi sin pensar. No siempre el deporte es sacrificio, y menos si le damos la vuelta y convertimos la energía en diversión”, afirman desde el club.

Éxito internacional

El centro asegura que ese es, de hecho, el secreto del éxito desorbitado que ha tenido este tipo de entrenamiento desde su creación. Sus inicios se remontan a un pequeño estudio en Nueva York y la modalidad ya suma millones de seguidores y seguidoras en todas partes.

Una de estas fieles seguidoras es la CEO de Lapso, Eugenia Llopart: “No solo conocía la actividad, sino que era hard-user cuando vivía en México, por eso, en el fondo sabía que algún día lo acabaría trayendo a mi ciudad, Barcelona”, confiesa. Y así fue como después de seis años en Latinoamérica decidió volver y desarrollar un proyecto, con el soporte de un grupo de inversores, entorno a su pasión: el deporte.

Interior de Lapso Studios

De Nueva York a Barcelona

Nueva York primero; pero al poco, Ciudad de México, Perú, Londres, Madrid, Ámsterdam, Paris… Y ahora también Barcelona. Las ciudades se han ido apuntando a esta especie de coaching motivacional físico y psicológico encima de una bici con el que puedes llegar a quemar hasta 700 calorías en una sesión y, a la vez, trabajar el desarrollo personal. Desde Lapso aseguran que “estamos hablando de un ejercicio que pretende redefinir la visión del fitness hacia la diversión, familia, endorfinas, motivación y adrenalina. En definitiva, doble función: pasarlo bien y sociabilizar, eso sí, haciendo deporte”.

Y todo ocurre en un intervalo de tiempo delimitado. 45 minutos. Es lo que dura el lapso. La pausa. El paréntesis. El antes y después de cruzar la puerta roja hacia la sala insonorizada donde todo se convierte en un juego de luces y música. El coach de la sesión recoge toda su energía para guiar el ‘rider’.

‘Eleven song’

La sesión se divide en un total de doce canciones, pero el climax se alcanza en la onceava (‘eleven song’, lo llaman). El momento del rider para parar y reflexionar sobre pequeñas cosas que le dan valor al día a día. “Ese plus, marca la diferencia y le da sentido a todo. Y así es como se forma una comunidad de riders que comparte esta forma particular de entender el deporte y la vida”, explican.

Lapso se ha ubicado en Barcelona, en un punto neurálgico de la ciudad (la plaza Francesc Macià), el formato de Lapso rompe con el modelo tradicional de gimnasio. Las clases se conciben como pago por uso y los horarios se habilitan a una semana vista, intentando mantener una estructura similar pensando siempre en el rider. Nada más llegar al local, el staff entrega los zapatos con las calas para desarrollar la sesión con los pies fijos en los pedales (un punto que forma parte de la idiosincrasia de la actividad).

Además, en Lapso cuentan con toallas, ducha (con amenities), restauración de la mano de Enlagloria Salad House, y venta de ropa de deporte de la mano de marcas como Girlfriend Collective. Estos servicios, cuidado hasta el más mínimo detalle, son posibles gracias a los partners alineados con sus valores de marca de inclusividad, sostenibilidad y apoyo local.

“Pero lo que hace realmente especial a Lapso es el ambiente que se respira entre todos los que forman parte del equipo. Riders, partners, coaches y el staff generan una energía de grupo que revoluciona a todos y cada uno de los asistentes por dentro y por fuera. Todos ellos transmiten esta nueva visión del deporte para seguir rodando de una forma distinta por la vida”, concluyen desde el centro.


No hay comentarios

Añade el tuyo