FITNESS

Una clase de ciclo indoor, motivo de disputa entre la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra

En un gimnasio de Martorell

El gimnasio municipal de Martorell donde se produjeron los incidentes. (foto: Jordi Soteras/El Mundo)

(7-3-2014). Un grupo de guardias civiles exigió que las clases de ciclo indoor en el gimnasio del Patronato Municipal de Deportes de Martorell fueran en castellano. Además denuncian que los Mossos ignoraron sus quejas lingüísticas.

Una clase de ciclo indoor en el Patronato Municipal de Deportes de Martorell ha generado disgusto en un grupo de efectivos de la Guardia Civil, que exige que las clases sean íntegramente en castellano tras argumentar que no entienden el catalán al completo.

Frente a la negativa de uno de los monitores a relegar el uso del catalán en el aula, los alumnos disconformes, agentes del Instituto Armado destinados desde hace dos años en el aeropuerto de El Prat, quisieron hacer valer sus derechos de usuarios del polideportivo y exigieron en el mostrador una hoja de reclamación en castellano.

Pero empleados del gimnasio público no pudieron entregársela porque sólo existe en catalán, hecho que irritó a los agentes de la Guardia Civil, quienes les recordaron que deberían tenerla en los dos idiomas oficiales, como establece la normativa.

Critican también que los Mossos d’Esquadra de Martorell han ignorado sus requerimientos telefónicos al 112 para personarse en unas instalaciones donde, según han explicado al diario El Mundo , “los trabajadores se cachondean con frecuencia de nosotros, con frases como ‘qué pasa, artista’, y eso que nunca nos hemos presentado como policías españoles”.

Los socios descontentos son un grupo de agentes andaluces, canarios y gallegos que, tras haber sido asignados para velar por la seguridad del aeropuerto de Barcelona, ocupan algunas de las 50 viviendas de la residencia logística del Instituto Armado en Martorell, antigua casa cuartel.

Tras rechazar que un monitor de ciclo indoor se niegue a impartir la clase en ambos idiomas y que no existan hojas de reclamación en castellano, los agentes están enfrentados ahora a sus compañeros de la Policía catalana. Aseguran que los Mossos prefieren no desplazarse al polideportivo a requerimiento de sus llamadas al 112 porque “dicen que no están disponibles para ese tipo de cosas”.

Todo arrancó la mañana en que el conserje de las instalaciones se negó a contestar en castellano al grupo de agentes que se quejó del monitor de ciclo indoor que sólo utiliza el catalán en sus clases. “Somos simplemente socios. En ningún momento nos hemos identificado en el gimnasio como efectivos de la Guardia Civil. Otra cosa es que, al ser Martorell un pueblo grande, aquí todos lo sepan. Nos dimos cuenta por el cachondeo que algunos monitores se traen a costa nuestra», explican. El grupo pide hacer ciclo indoor “siempre” en español: “Como todo hijo de vecino, pagamos 40 euros al mes, que no es moco de pavo”.


No hay comentarios

Añade el tuyo