FÚTBOL

Las claves para potenciar el fútbol femenino

Futbol_femenino

(21-7-2020). Poca visibilidad, cero notoriedad y atención mínima son una parte de las quejas que expresan algunas de las futbolistas que forman parte de los equipos afincados en la Comunidad de Madrid.

El fútbol modesto ha sido uno de los sectores más perjudicados en esta crisis del coronavirus. Suspensión de las ligas, ERTEs para cientos de futbolistas y preocupación por la falta de fondos para pagar los gastos que conllevan los nuevos fichajes y la próxima liga que, aunque aún no es seguro, todo apunta a que comenzará en el mes de octubre. Toda esta situación se agrava en el caso de los clubes femeninos, independientemente de su división, yaque siempre se han encontrado en una posición de desventaja y con un menor grado de valoración que los masculinos. “Cada vez la figura femenina toma más protagonismo en el mundo del fútbol. Aunque todavía hay mucho que mejorar yaque hace menos de un año que se firmó el convenio colectivo”, destaca Yaiza Relea Ramos, jugadora del Pozuelo C.F., equipo femenino de segunda división.

“Está claro que en el fútbol femenino se han dado pasos importantes en los últimos años, pero es primordial destacar que aún tenemos que dar un salto mucho más importante y, sobre todo, tenemos que conseguir que sea sostenible. Creo que cada vez hay más jugadoras ilusionadas que están pudiendo ver ejemplos en categorías profesionales y que cada vez hay más clubes que apuestan por el fútbol femenino. Ahora lo más importante, y por lo que vamos a luchar en la Asociación, es darle los recursos necesarios al fútbol femenino para que sea autosuficiente y sostenible”, señala Jesús Peramos, presidente de la ADFM.

En la Asociación en Defensa del Fútbol de Madrid son conscientes del complicado panorama para todos estos equipos y de cómo esta crisis está ahogando a muchos clubes modestos femeninos de la Comunidad, provocando la desaparición de muchos de ellos. A consecuencia de ello, desde la Asociación quieren destacar las medidas imprescindibles que se deben llevar a cabo de cara a la siguiente liga, para que esta situación no siga siendo una realidad:

  • Visibilidad: este deporte necesita visibilidad y las niñas de las próximas generaciones necesitan ver que el fútbol también es de ellas, que triunfar en este campo es posible, pero, sobre todo, que vivir de este deporte es una realidad. Para ello, aportar la financiación necesaria a todos estos pequeños equipos es imprescindible, porque de esta manera y a través de ellos, es donde todas las mujeres futbolistas pueden comenzar a dar pasos en su carrera.
  • Cero diferencias:“Hablar de fútbol, sin añadir la diferencia de género, es algo esencial. No existe un fútbol femenino o masculino; existe un deporte llamado fútbol. Todos, ellos y nosotras, jugamos con el mismo reglamento de juego, en un campo delimitado por las mismas líneas y un mismo medio, el balón”. Tal y como explicaPaula González, entrenadora del equipo femenino de segunda división Las Rozas C.F, es importante dejar claro que este es un deporte que todas y todos pueden practicar y que, hacer la diferencia, quita la profesionalidad a todos aquellos equipos de futbolistas que llevan años entrenando, jugando y haciéndose profesionales como sus compañeros masculinos. El fútbol es fútbol tanto para mujeres, como para hombres.
  • Profesionalidad: es importante seguir presionando para conseguir que las futbolistas puedan llegar a ser profesionales del fútbol, cobrando un sueldo igual que sus compañeros y pudiendo llegar a vivir de esta profesión. “Es necesario reconocer el derecho de poder ejercer esta profesión, con el debido reconocimiento profesional. Si ser un futbolista es un trabajo, ¿por qué ser una futbolista solo puede ser un hobby?”, apunta Paula González. Si en las primeras ligas la diferencia está recortándose, sobre todo desde este año que se ha firmado el primer convenio de fútbol para la Liga Iberdrola, hay que seguir presionando para conseguir que en las ligas modestas se comience a pagar a todas las futbolistas que se dejan la piel corriendo campo arriba.

Mientras los clubes masculinos se enfrentan a problemas como la falta de financiación o la escasez de recursos, pero sabiendo que algún día volverán al campo, las jugadoras de fútbol se ven en la obligación de volver a comenzar todo lo que habían avanzado y regresar al punto de partida: “Después de estos meses, la sensación personal es que nos toca empezar de cero. Esta situación ha dejado en evidencia que estamos lejos de esa igualdad que se persigue.

A la hora de valorar cómo reanudar las competiciones (hablamos de fútbol), ni si quiera se ha tenido en cuenta que nosotras también teníamos partidos pendientes”, resalta Paula González. Poca visibilidad, cero notoriedad y atención mínima son una parte de las quejas que expresan algunas de las futbolistas que forman parte de los equipos de la Comunidad de Madrid.


No hay comentarios

Añade el tuyo