Climbing Planet desembarca en Portugal con el rocódromo más grande del país

EXPANSIÓN INTERNACIONAL. Climbing Planet inicia su expansión internacional con su rocódromo 7Fun en el centro comercial Ubbo de Lisboa.

Según explica el director de Climbing Planet, Felipe Guinda, el nuevo rocódromo portugués se integra en la red de instalaciones 7fun, que gestiona Climbing Planet. Los espacios 7fun se encuentran ubicados en centros comerciales; además de los espacios de escalada, ofrecen servicios complementarios de ocio infantil y familiar.

Además de en Lisboa, la cadena cuenta con centros 7fun en las ciudades de Barcelona, Cornellà de Llobregat, Zaragoza y Alcalá de Henares. Asimismo, Climbing Planet gestiona Rocolugo, un centro con oferta exclusivamente de escalada indoor en la ciudad de Lugo.

Últimos permisos

Climbing Planet ha puesto ya en funcionamiento su rocódromo funnyclimb en Lisboa, destinado a los más pequeños, tras haber recibido todos los permisos oficiales para iniciar la actividad. La compañía está pendiente de obtener también, en breve, la licencia del rocódromo para adultas. Guinda prevé abrir las instalaciones al completo de la capital lusa a mediados de este octubre, a más tardar.

El directivo destaca que se trata de un rocódromo de más de 15 metros de altura, con desplomes de 5 metros de altura para hacer vías de dificultad con cuerda. Asimismo, cuenta con la primera zona de velocidad que se instala en Portugal. Guinda enfatiza que se trata del rocódromo más grande de todo el país.

Conversaciones con federaciones

A la par que poniendo en marcha esas instalaciones, Climbing Planet desarrolla conversaciones con las dos federaciones deportivas de montaña que existen en Portugal. Una de ellas, más antigua, se centra en montaña y campismo; otra, más moderna, se ha especializado en escalada y competición. “Queremos trabajar con las dos”, manifiesta Guinda. Según apunta, esas entidades ya han mostrado interés en recibir cursos de equipamiento, autorescate o routesetting,  entre otros.

Uno de los objetivos de futuro de Climbing Planet, según avanza el director de la compañía, es seguir creciendo en Portugal. Guinda sostiene que se trata de “un mercado emergente, con un estado de desarrollo similar al que tenía España hace 10 años, es decir con grandes expectativas de crecimiento”.

En España, tocando techo

El pasado año Climbing Planet experimentó un importante crecimiento en todos sus centros, incrementando en un 50% su número total de socios. Guinda manifiesta que este año 2023 se mantienen los mismos niveles de ocupación, socios y abonados del pasado año, cifras que la compañía no quiere hacer crecer.

“Hay mucha más demanda, pero uno de nuestros objetivos es buscar nuestro techo sin correr el riesgo de saturar ningún rocódromo”, manifiesta Guinda. El directivo explica que “tener más ocupación, de la que se puede atender con el servicio adecuado, es un error a evitar, porque al final va tanto contra los mismos usuarios como contra nosotros mismos”. Según manifiesta, especialmente, no les ha sido posible asumir todas las peticiones de inscripción recibidas en sus escuelas infantiles.

Faltan rocódromos

Guinda sostiene que aunque se crean nuevos rocódromos en España, y aumenta la competencia, todavía no ha suficientes centros para atender la creciente demanda que existe para la escalada indoor.

Además, el directivo considera que hay un desajuste a nivel nacional, faltando rocódromos de gran tamaño en ciudades de alta demanda y rocódromos más pequeños en otros lugares que no tienen oferta.

En todo caso, Guinda indica que los planes de expansión de Climbing Planet en España están de momento congelados, hasta que se consolide la implantación en Portugal.

TONI CARPIO: