MONTAÑA

Kilian Jornet parte hacia el Himalaya para culminar ‘Summits of my Life’

killian-jornet

Kilian Jornet inició en 2012 su proyecto 'Summits of my Life'.

(24-4-2017). Kilian Jornet, seis veces campeón de la Copa del Mundo de carreras de montaña, ha partido hacia el Himalaya con el propósito de ascender en las próximas semanas el Cho Oyu (8.201) y el Everest (8.848 m), siguiendo una filosofía purista y minimalista del alpinismo.

Después de cerrar la temporada de esquí de montaña con un segundo lugar en la prueba de la Mezzalama (Italia), el atleta catalán Kilian Jornet se ha embarcado este domingo en un avión rumbo al Himalaya, donde espera pasar las próximas semanas para conseguir dos retos alpinísticos diferentes.

En la primera parte del viaje, Kilian Jornet intentará conquistar el Cho Oyu (8.201m), la sexta montaña más alta del planeta, junto a su compañera Emelie Forsberg. “Será una experiencia interesante pues será el primer 8.000 de Emelie y me gustará estar allí para acompañarla. Por mi parte, también será una buena preparación con vistas al Everest, ya que llegaré allí más aclimatado”, ha explicado antes de emprender su viaje.

No será hasta mediados de mayo cuando Jornet viaje hasta el Tíbet para emprender la aventura del Everest desde el monasterio de Rongbuk, a 5.000 metros y punto de inicio de una expedición que en esta ocasión será todavía más minimalista, pues solo el cámara Sébastien Montaz-Rosset le acompañará.

En esta ocasión Kilian Jornet tiene como objetivo coronar la montaña más alta del mundo y culminar su proyecto personal Summits of My Life, que le ha permitido viajar por todo el mundo intentando establecer récords de ascenso en algunas de las montañas más icónicas del planeta.

Empezó en la cordillera del Mont Blanc en 2012 y desde entonces ha escalado montañas en Europa (Mont Blanc y Cervino), en América del Norte (Denali) y en América del Sur (Aconcagua).

Será la segunda vez del ascenso al Everest después de que la expedición se pospusiera en septiembre del 2016 debido a las malas condiciones meteorológicas.

Este año el equipo tenía previsto viajar al Himalaya en la temporada de otoño, pero al no poder obtener los permisos, se decidió avanzar la expedición para hacerla en primavera.

“Este año la experiencia será diferente a la de 2016, ya que en el campo base habrá más gente, pues el año pasado estábamos solos. Nuestra idea de hacer el intento en agosto-septiembre tenía su explicación y es que en esos meses las temperaturas suelen ser un poco más cálidas y hay menos riesgo de congelaciones. A pesar de todo, la experiencia del año pasado nos aportará un conocimiento que será vital para aplicarlo en la expedición”, ha puntualizado.


No hay comentarios

Añade el tuyo