MONTAÑA

Tiendas de outdoor analizan estos fenómenos

Las consecuencias de los efectos ‘Decathlon’ y ‘Kilian’ en la montaña

montaña

Tiendas de montaña instan a los usuarios a asesorarse bien sobre el material y la actividad que quieren realizar.

(25-5-2017). En los últimos años ha crecido la tendencia a aventurarse a realizar determinadas actividades en la montaña sin la preparación o el material adecuado. Gestas como la de Kilian Jornet en el Everest hacen creer al usuario que “querer es poder” y que les sirve el mismo material minimalista que al ‘crack’ catalán. Comercios de montaña alertan de las consecuencias de los efectos ‘Kilian’ y ‘Decathlon’.

La expresión ‘efecto Decathlon’ fue acuñada el verano pasado por el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Jordi Janer, para explicar el incremento de los rescates y los accidentes de montaña en los Pirineos, muchas veces ante la falta de preparación y equipamiento de los usuarios. A esto se sumaría la minimización de la percepción de los riesgos en la montaña, impulsada por las ‘hazañas’ de grandes atletas como Kilian Jornet y de eventos como las ultra trails. Y es que hay quien piensa que si el corredor catalán ha podido subir al Everest en 26 horas y sin oxígeno, pues por qué no lanzarse al monte aunque haga mal tiempo, no se tenga mucha experiencia o no se cuente con el equipo adecuado.

Las tiendas de outdoor consultadas coinciden en el incremento de estas circunstancias y apuntan a varios factores para explicarlas. Una de las primeras causas que aluden es la falta de una “cultura montañera” en nuestro país. Para Jordi Nabés, propietario de Esports Nabés, en Girona, efectivamente existe una tradición de centros y clubes excursionistas, pero también “hay mucha gente que ha accedido a la montaña de la noche a la mañana, sobre todo a través del trail running, y quiere resultados rápidos”. Bes sostiene que es una cuestión de “irresponsabilidad general de la sociedad” que hace que la gente pierda el respeto a la montaña.

Hay mucha gente que ha accedido a la montaña de la noche a la mañana, sobre todo a través del trail running, y quiere resultados rápidos

José Luis Rendueles, propietario de Ludo Aventura, en Gijón, está de acuerdo en que es un problema de concienciación y pone como ejemplo que, en España, al contrario de otros países, somos reacios a contratar un guía de montaña. “No es por una cuestión económica sino de cultura, estamos acostumbrados a pagar por un forfait pero no por un servicio de guía y acompañamiento en la montaña”, lamenta. El detallista asturiano también comparte que el auge de las carreras de montaña ha propiciado que  muchas personas piensen “que el monte es jauja” a pesar de no conocer adecuadamente el medio. Todo esto significa que muchas veces el usuario se lanza a una actividad sin tener la preparación o la forma física necesarias.

El material y el asesoramiento

Las tiendas consultadas apuntan que en ocasiones los practicantes de una determinada disciplina de montaña no llevan el equipo adecuado para esa modalidad o para las condiciones en las que van a llevarla a cabo. José Gabriel García, propietario de K2 Planet, admite que el material de grandes superficies como Decathlon o de primeros precios puede obviamente servir, pero dependiendo de la actividad y las circunstancias. “La gente piensa que con un chubasquero de 20 euros puede ir al Mont Blanc”, ironiza.

Las grandes superficies funcionan como un autoservicio: la gente coge el producto, lo paga y se va

En su opinión, es más bien una cuestión de asesoramiento porque “las grandes superficies funcionan como un autoservicio: la gente coge el producto, lo paga y se va. Es lo que nos diferencia a las tiendas especialistas, aunque el cliente, en general, valora más el precio que el asesoramiento”. García recuerda que antes había comercios multideporte que ofrecían estas gamas de primeros precios y también asesoraban al cliente, pero no han podido hacer frente a la competencia de las grandes superficies y o han cambiado de estrategia o han desaparecido.

Jordi Bes observa que, poco a poco, el usuario se va equipando mejor, va en relación a la tradición y la cultura de montaña, pero también al poder adquisitivo. En cuanto al producto de las grandes superficies, matiza que “no es malo, cada vez copian mejor las colecciones de las grandes marcas, pero el problema es que no tienes a nadie que te aconseje cómo, cuándo y para qué utilizar ese artículo”.

Tendencia al ‘self-service’

Miguel Fernández, propietario de Deportes Sherpa, en Granada, incide en que la tendencia al ‘self-service’ no es sólo un comportamiento del comprador de grandes superficies sino que afecta al consumo en general. “Incluso en nuestro caso, como tienda pequeña, a veces tenemos clientes que entran, eligen un artículo y se van directamente a caja a pagar, sin dejarse aconsejar”. Una tendencia que, tal como subraya, se refleja también en la venta online: “El usuario selecciona el producto, compara precios o lee la descripción, pero no sabe si realmente se adapta al medio y la actividad que quiere desarrollar”.

Decathlon, ¿popularización de la montaña?

En líneas generales, las tiendas reconocen la labor de Decathlon en la introducción de nuevos usuarios a la montaña. Miguel Fernández estima que su papel “es muy positivo para iniciar a la gente en el deporte y ha facilitado el acceso a la montaña a personas que igual no lo habrían hecho de otra manera”. José Luis Rendueles, por su parte, añade que el usuario utiliza Decathlon como entrada y luego se pasa a la tienda especializada. “En cuanto se afianza y conoce el medio, se deja asesorar”, afirma.  Eso sí, cree que las grandes superficies no deberían tocar ciertas disciplinas como la alta montaña, en la que se requiere “un material muy técnico y especializado”.

Carlos Raimundo, propietario de Fora Corda, en Palma de Mallorca, no está de acuerdo con que Decathlon haya ayudado a popularizar la montaña. Según puntualiza,  “primero la persona decide empezar a practicar un deporte y luego va a Decathlon a equiparse y no al contrario, es decir, no creo que a nadie se le ocurra  empezar a ir a la montaña porque ha visto unas botas que le gustan paseando por Decathlon”.

Nuestra labor es explicarle al cliente que no todo el mundo es un ‘crack’ como Kilian

‘Efecto Kilian’

Raimundo sostiene que cuanta más gente acude a la montaña, hay más usuarios peor preparados y, en consecuencia, más accidentes. A este auge, a su juicio, ha contribuido el aumento de la presencia de la montaña en los medios de comunicación y redes sociales a través de carreras, expediciones y eventos en los que se da una imagen que minimiza los riesgos de este medio. El minorista habla de un ‘efecto Kilian’: “Después de verle subir con unos pantalones cortos y unas zapatillas al Cervino, los clientes venían pidiendo un material súper ligero que no era adecuado para ellos; nuestra labor es explicarles que no todo el mundo es un ‘crack’ como Kilian”.


Hay 7 comentarios

Añade el tuyo
  1. Joan

    De acuerdo con el análisis y con las observaciones. Ser críticos con nuestro deporte siempre puede hacernos mejorar y prevenir accidentes. No obstante siempre pienso cuando se habla del efecto “Decathlon” que el que escribe piensa que los nuevos montañeros son así como medio tontos, y se olvida que aunque uno lleve poco tiempo o un material de baja o media calidad, también existe el sentido común y nota que se le están quedando los pies como el fiambre o también ve que tiene pasos por delante demasiado expuestos para superar sin cuerda, por ejemplo y haciendo uso de la prudencia se da la vuelta. El efecto que hay ahora es que estos deportes son más accesibles y hay más gente en el monte y en consecuencia más accidentes, simplemente eso.

  2. MANUEL

    Soy una persona que lleva practicando el montañismo más de cuarenta años en casi todas su facetas, pero no, no soy de la vieja escuela, aquella en la que tener unas botas de duro cuero y tres pares de calcetines de lana era suficiente para hacer una gran invernal, o una cuerda de cáñamo con la que poder hacer vías en las que hoy cuesta todavía superarlas, en las que las cuñas de maderas fabricadas en casa servían de empotradores o donde aquellos piolets de mas de metro y medio eran indispensables para progresar por los altos ríscos, no soy de esa vieja escuela cuna de grandes exploradores y aventureros. Hoy en día en una gran superficie dedicada en parte a los deportes de montaña hay más y mejor material que hace 70 años en España y decir que este tipo de empresas propicia el aumento de accidentes en la montaña es como decir que la retransmisiones de motos GP propicia igualmente los accidentes en carretera, o como televisar el Giro, La Vuelta o el Tour hace aumentar los atropellos a los ciclistas. Debemos saber valorar por nosotros mismos nuestra capacitación para desarrollar cualquier tipo de actividad de riesgos y no cargar el muerto a uno y a otro. Yo he comprado material en grandes comercios al igual que entiendas “especializadas” y unos y otros han contribuido a explicar el material requerido. No hagamos una caza de brújas donde no las hay y reconozcamos que para bien o para mal las bases comerciales con la globalización han cambiado como del día a la noche, a unos les ha beneficiado y a otros perjudicados.

  3. David

    A ver si empiezan algunos a profundizar en los análisis de las cosas …también podríamos hablar del efecto al filo de lo imposible…Esto es como en este artículo valorar y mezclar cosas azuzando fantasmas y remezclando de nuevo …al que lo ha escrito le diría piensa más las cosas antes de aventurar artículos de esta clase y al menos reúne opiniones de contraste ya juzgaremos los lectores…Llevo desde los 14 años practicando montaña en casi todas sus modalidades la llegada de especialistas en España a grandes logros y a medios de masas así como la democratización del precio del material de montaña solo ha sido beneficioso. Imprudentes y alucinados de las cosas han estado ahí presentes todos estos años y los accidentes crecen porque la afición crece y proporcionalmente el porcentaje de imprudentes…así que caballero menos reflexiones reaccionarias y más exigencia a federaciones y clubes así como autoridades para que hagan su trabajo de sensibilización y prevención …la montaña no es un club privado de expertos …seamos menos reaccionarios y exclusivistas y vayamos al núcleo de los problemas…a ver si es posible dejar de decir tonterías y analizar datos reales de accidentes y ver soluciones con respecto a ello…y sobre todo en lugar de etiquetar a unos y otros como origen del problema Union para atajar el tema y nada más…

  4. Dalxar

    Si queréis se lo apuntáis a ese consejero pero la expresión “que daño ha hecho Decathlon” hace ya años que circula entre los antiguos aficionados al aire libre como se llamaba antes a las actividades “outdoor”. Y es que siempre ha habido el típico caprichoso con posibilidades que lo primero que hace es equiparse completamente sin haber practicado nunca, lo cual no tiene mucha importancia en deportes sencillitos como el tenis (por decir alguno) pero muy peligroso en otro tipo de deportes que requieren una progresión de años. Y luego está el factor adrenalina que es lo que muchos buscan en realidad y les da igual el contacto con la naturaleza (-: si no, no pasarían corriendo y se detendrían más a observar 🙂

  5. Alejandro

    Pues yo creo qie el problema es más de fondo social y cultural. Ea muy fácil cazar brujas como bien se dice en un comentario anterior. El hecho de que no se tenga un mayor contacto con la naturaleza y sus vicisitudes, generan estas situaciones, añadido al típico pensamiento egoísta de “yo solo puedo”

    Lo que hace falta es más educación y cultura de montaña. Por desgracia yo lo veo muy lejos y vendrá mucha regulación y prohibiciones tristemente necesarias.

  6. Manuel

    Muy mal elegido el concepto. “¿Efecto Kilian?” El mejor deportista de todos tiempos, el mejor corredor del mundo, uno de los mejores esquiadores de montaña del mundo y un alpinista y escalador experimentado, no es el nombre para un “efecto” que se supone que ¿en qué consiste? ¿En usar material acorde a sus capacidades? ¿debería usar cuerdas de cáñamo y abrigos de lana? ¿Quedarse en casa para que no sufran los envidiosos que no le llegan a la suela de los talones?

    Y lo del efecto decathlon también es de chiste. Como si por vender una gama media perfecta para la mayoría de la gente que hace cosas “normalistas”, alguien se fuera a cruzar Groenlandia con zapatillas Kalenji. No es por nada, pero veo mucho más dominguero sobreequipado, que parece que va de expedición al himalaya por una pista forestal a 1000 metros que cualquier otra cosa. Compara una marca cara no es prueba de que se es un montañero más seguro.

  7. Chico

    El efecto Decathlon consiste en que el típico dominguero paellero, se disfraza de montañero y piensa que todo ocurre en la montaña como en un programa del Calleja. Así pasa que a mitad,de la ascensión tiene que llamar al 112 por que se ha perdido y no sabe bajar. Pone en riesgo su vida y la de los que le rescatan. Luego ya se lo puede contar a los churumbeles, tomandose un Colacao despues de ser rescatado. Pais…


Publicar un nuevo comentario.