Quantcast

MONTAÑA

Marcas y retail, abocados a revisar su calendario tradicional de campañas y surtidos

Merrell admite que el cambio climático ya afecta a la demanda en el outdoor

El consumidor tiende a ahorrarse el sobrecoste de los productos con membrana

merrell-country-manager-josep-maria-morera-2-bis

Josep Maria Morera, country manager de Merrell España e Italia, sostiene que la prolongación del calor hasta bien entrado el otoño, como está sucediendo este año, supone una menor duración de la tradicional campaña otoño-invierno y consecuentemente, se reduce el periodo para poder vender con buen margen.

(24-10-2023). Primaveras y otoños más cortos, veranos que se adelantan, inviernos que no terminan de llegar…. Los cambios en el clima inciden también en los hábitos deportivos y de consumo deportivo. Sobre ello llama a reflexionar el country manager de Merrell España e Italia, Josep Maria Morera.

El máximo responsable de Merrell en España e Italia, Josep Maria Morera, advierte que la categoría outdoor, en particular, es muy sensible a la climatología y a la meteorología pues las necesidades del cliente de outdoor y, por tanto, las ventas de los productos para deportes de montaña están muy condicionadas por ese aspecto.

Este año ha continuado la disminución de los días de lluvia. Asimismo, las salidas actuales de los aficionados a la montaña no son como las de antaño, ya no presentan los mismos requisitos. Ello se traduce, según indica Morera, en “un aumento significativo de la venta de calzado sin membrana en detrimento del calzado con membrana”.

MENOS FRÍO, MENOS MEMBRANAS

El directivo explica que, además, la incorporación de membrana supone hoy en día un incremento de precio notable en el calzado. “Muchos usuarios consideran que, en las circunstancias habituales en los últimos tiempos, no van a precisar calzado con membrana cuando salen a la montaña y no están dispuestos a pagar la diferencia”, señala Morera.

Asimismo, una gran parte de la masa de aficionados que se sumó al outdoor tras la pandemia estaría desarrollando un tipo de actividad “más tranquila”. Morera apunta que cuando en las tiendas especializadas preguntan sobre el uso que se va a hacer con el calzado de montaña, numerosos clientes responden que no van a salir si hace mal día, o si el día anterior ha llovido, ni tampoco a primera hora de la mañana cuando puede haber mucha humedad sino más entrado el día… Y en esas circunstancias no se precisa una membrana.

CAMPAÑAS MÁS CORTAS, VENTAS CON MARGEN REDUCIDAS

Morera apunta que la prolongación del calor hasta bien entrado el otoño, como está sucediendo este año, supone una menor duración de la tradicional campaña otoño-invierno y consecuentemente, se reduce el periodo para que los detallistas puedan vender con buen margen

Es decir, como no ha hecho frío todavía queda sin vender prácticamente todo el producto de otoño-invierno; pero quedan pocos días para que lleguen las promociones de Black Friday, y a continuación las rebajas de final de temporada. “En realidad resta un período muy limitado de tiempo para poder comercializar a precio completo determinados artículos”, indica el directivo.

NUEVO CALENDARIO DE CAMPAÑAS

Por otra parte, el progresivo retraso del invierno entra también en contradicción con los ritmos tradicionales del mercado. Morera apunta que cuando las tiendas deberían poner a la venta la ropa de abrigo, todavía sigue haciendo calor en la nueva realidad climática; en cambio en enero y febrero, cuando finalmente nos llega el frío, las tiendas se ponen de manga corta con las colecciones de primavera. El directivo considera que se trata de un contrasentido sobre el que se debería reflexionar en el sector.

Dos temporadas para el outdoor

En lo que a Merrell se refiere, Morera expone que los catálogos de producto de su marca ya no hacen distinciones entre cuatro temporadas, sino que se dividen en primera y segunda mitad del año.

Morera sostiene que “hacer referencia a las estaciones tradicionales crea conflictos, porque la experiencia actual es que el verano se puede adelantar o el invierno parece no querer llegar”.

En todo caso, según explica el directivo, en las últimas temporadas Merrell ha constatado en España como la venta de calzado para el calor crece significativamente en número de unidades, por encima del calzado para meses más fríos. No obstante, la facturación es similar para ambas categorías, dado que el precio medio del producto de otoño-invierno es superior.

Trail running al alza

Morera destaca que en los meses de calor Merrell sigue registrando un volumen importante de venta de sandalias, pero en los últimos años esa categoría ha ido perdiendo peso, mientras que aumenta la venta de calzado de trail running.

El directivo sostiene que numerosos clientes utilizan las zapatillas de trail running para otras actividades más allá de correr en la montaña. Por ejemplo, según apunta, “un gran número de peregrinos del camino de Santiago hace el sendero con zapatillas de trail running”. Asimismo, indica que “el usuario ‘sneaker’ se ha introducido también el outdoor”, consumiendo zapatillas de trail running.

En lo que se refiere a los meses de frío, el calzado de senderismo es el principal protagonista de las ventas de Merrell. “Se trata de calzado con un material más robusto, independientemente que sea con membrana o no, mejor preparado para enfrentarse a situaciones más exigentes”, concluye Morera.


No hay comentarios

Añade el tuyo