MONTAÑA

Puede convertirse en la primera atleta diabética del mundo en completar el reto 4deserts

Beatriz García: “No hago el 4deserts para demostrar nada a nadie, sino porque es mi sueño”

(12-2-2014). La deportista catalana Beatriz García Berché partirá el próximo 15 de febrero hacia Jordania, dispuesta a completar la tercera de las pruebas de su reto 4deserts. Con una gran motivación y un envidiable afán de superación, afronta un desafío que podría convertirla en la primera mujer diabética del mundo en lograrlo. Desde que fuera diagnosticada de esta enfermedad a los 10 años, ha aprendido a compaginarla con sus sueños. Tras finalizar con éxito la marcha por los desiertos de Atacama (Chile) y Gobi (China), nos cuenta cómo afronta su participación en la marcha por el tercero de los 4deserts.

¿Cómo ha sido compaginar tu faceta como deportista de alto nivel y tu enfermedad?
No he tenido ningún problema. Sin embargo, sí es cierto que hace unos años, cuando comencé con la larga distancia, no tenía referentes y tenía que ir probando cómo reaccionaba mi cuerpo en todos los sentidos. Me fue muy bien tener a mi lado a mi dietista, Serafín Murillo, investigador del CIBERDEM y especialista en deporte y diabetes.
  
¿Con qué desventajas o dificultades te encuentras respecto a tus compañeros/ competidores?
Básicamente el peso de la mochila. Siempre me toca llevar más material. En una carrera de larga distancia, por ejemplo de 100 kilómetros, la diferencia no es tan grande, en una prueba como los 4deserts que estoy haciendo actualmente la diferencia es considerable. En la bolsa llevamos todo los necesario para sobrevivir, exceptuando el agua y la tienda de campaña, por lo que la diferencia de kilos con los demás corredores es importante.
  
¿Eres consciente de que tú representas un ejemplo de superación y un modelo a seguir para otras personas que padecen diabetes?
Por una parte, soy consciente y me alegro si puedo ayudar a los padres de niños diabéticos o aquellos a los que les acaban de diagnosticar la enfermedad y tienen dudas acerca de si podrán seguir llevando una vida normal.

Por otra parte, los 4deserts es mi sueño y lo hubiera sido igualmente si no hubiese sido diabética. No estoy metida en este reto para demostrar nada a nadie. Creo que si esa fuera mi motivación, no tendría ningún sentido.
 
El reto de los 4deserts es una meta de riesgo. Ninguna mujer española lo ha conseguido y tampoco ninguna mujer diabética en el mundo. ¿Cómo se presenta y cómo lo afrontas?
Como comentaba antes, es mi sueño y me hace muchísima ilusión conseguirlo. Después de haber hecho ya dos de los cuatro desiertos, sé que no me juego la vida. Si algún día decido apostar por intentar escalar un 8.000, el planteamiento sí que será diferente.
 
Cuando te diagnosticaron la enfermedad a los 10 años, ¿pensabas que llegarías tan lejos y que tu futuro podría ser así?
Recuerdo perfectamente el momento en que me dijeron que a partir de ese día me tendría que pinchar insulina cada día durante el resto de mi vida. Fueron lágrimas de verdad, pero la parte mágica e increíble de ser una niña de 10 años es que no piensas en el futuro, vives el momento. 
 
Los padres, hermanos y la pareja siempre tienden a protegernos. Más aún si sufrimos alguna dolencia. ¿Cómo vive tu familia que te plantees retos tan extremos?
Al principio les costó, sobre todo a mi madre. Pero poco a poco van viendo que, a parte de que soy feliz haciéndolo, soy también muy precavida y lo llevo todo muy controlado.
  
¿Preparada para enfrentarte al desierto de Jordania? 
Muy feliz, emocionada y mucho más tranquila por la experiencia adquirida en los otros dos desiertos. Quiero disfrutar de cada segundo, de cada kilómetro… la motivación es máxima. Me siento muy arropada por la organización y, aunque sé que aún arrastro la lesión de rodilla de la anterior competición, confío en que todo vaya bien.
 
¿Qué temes más de esta próxima prueba? 
Allí se sufre por muchas cosas y lo que más me afecta a mí es el frío. Si se nos junta con la lluvia, será más complicado.
  
Después de haber acusado un exceso de peso en la mochila en Chile, suponemos que estás analizando al milímetro qué llevar, ¿no?
En Atacama Crossing (Chile) pude valorar qué sobraba y que no. Era el primer desierto y con mi dietista íbamos un poco a ciegas a ver cómo reaccionaba mi cuerpo. En cambio, en Gobi (China) la planificación fue muy acertada y llevé mucho menos peso. Soy consciente que si reduzco aún más el peso, aumenta el riesgo de no poder acabar.
  
¿En qué pensarás cuando te flaqueen las fuerzas en Jordania? 
En toda la gente que me rodea y me ha apoyado para que esté aquí. Y también en Diabalance y a todo su equipo, que es mi patrocinador principal, porque sin ellos no hubiese conseguido estar cumpliendo mi sueño. Gracias a ellos las personas con diabetes tenemos la posibilidad de tener una amplia gama de productos de alimentación acorde a nuestras necesidades.

En este deporte pasas muchas horas solo, compitiendo, sufriendo y es en esos momentos cuando tienes que tirar de buenos recuerdos.

Como en los otros dos desiertos, en Jordania la organización facilita a los corredores los mensajes que llegan de ánimo a través de la web. A mi me ayudan muchísimo. Son mi gasolina.


No hay comentarios

Añade el tuyo