MONTAÑA

Gloria Latasa, fundadora de Poliki Taldea, recomienda al montañero que sepa manejar la información meteorológica

Nociones básicas de meteorología en la montaña

(foto: Poliki Taldea).

Gloria Latasa es licenciada en Geografía y Técnico en conducción de actividades físico-deportivas en el medio natural de la empresa Poliki Taldea, fundada por ella. Esta guía acompañante de montaña insiste en la necesidad de saber utilizarla para evitar riesgos en la montaña y poder, además, descubrir por ejemplo lo que nos vamos a encontrar en ella.

A la hora de plantearnos una salida a la montaña, ¿no es suficiente con la información meteorológica de la que disponemos?

En mi opinión, hoy día lo que sucede es que tenemos demasiados datos meteorológicos, que nos llegan desde diferentes canales como Internet, prensa, televisión, etc. Tener la información es muy importante, pero también hay que saber interpretarla para minimizar los riesgos de la práctica de actividades en montaña pero no solo esto, sino también descubrir ciertos aspectos de la montaña a través de la meteorología.

¿Cuáles son los aspectos básicos meteorológicos que deberíamos conocer?

En primer lugar, creo que es importante saber cómo es la atmósfera en altura, ya que no es igual que a nivel del mar. Según vamos ascendiendo en altitud, no solo bajan las temperaturas sino que aumentan las posibilidades de encontrarnos precipitaciones en forma de nieve o lluvia. Por otra parte, también es interesante saber leer los mapas del tiempo. Aunque veamos un sol radiante sobre la zona en la que realizaremos la salida, hay que tener en cuenta que en el monte sopla el viento y puede hacer más frío. Es decir, que la misma situación meteorológica puede contemplar condiciones diferentes.

Más allá de la previsión, una vez que ya estamos en la montaña, ¿en qué nos tenemos que fijar?

Yo recomiendo saber leer el cielo. Hay que diferenciar entre la previsión y la realidad y poder interpretar los colores del cielo, las nubes.. es decir, tener en cuenta los cambios. Si vemos que el cielo pasa de un azul radiante a ir cubriéndose de nubes, está claro que llega un cambio. A partir de aquí, se pueden aprender las diferencias entre tipos de nubes…

Hablabas también de descubrir particularidades de la montaña a través de la meteorología, ¿a qué te refieres?

La meteorología nos permite saber cosas de la montaña que van más allá del tiempo. Podemos saber, por ejemplo, cómo va a ser la siguiente estación o qué me voy a encontrar en el monte. Pondré un ejemplo. Hace unos años visité un valle de Italia y ví unas bonitas manadas de cabra hispánica. Al año siguiente volví con un grupo y quise enseñarles los ejemplares, pero ese verano era más caluroso y la manada había buscado alturas más elevadas con temperaturas más bajas.

¿Hasta qué punto el alto acceso que el montañero tiene hoy día a la tecnología nos ayuda a prevenir situaciones meteorológicas arriesgadas?

El riesgo depende de muchos factores, como la actividad que se realice –no es lo mismo un paseo por un monte cercano que subir a un 8000- y dónde se haga. La tecnología por supuesto nos ayuda, pero no suple el conocimiento, hay que saber utilizarla. Porque, además, si te falla la tecnología, no cuentas con ninguna ayuda externa.

¿Hay que ser un experto en meteorología?

¡En absoluto! Se trata de tener unas nociones básicas que nos sirvan para el día a día en la montaña. Es cuestión de tener curiosidad e ir cogiendo información.

El próximo día 9 de mayo Gloria Latasa impartirá una charla sobre el tiempo en la montaña dentro del ciclo Los Jueves de Izadi, organizado por la tienda especializada en montaña Izadi Kirolak.

Más información: http://www.izadi.net


No hay comentarios

Añade el tuyo