MONTAÑA

¿Qué hacer en caso de alud?

Lo mejor para luchar contra un alud o avalancha es la prevención, y el conocimiento básico de la nieve y sus propiedades. Aportamos a continuación algunos consejos sobre cómo actuar en estos casos.

Generalmente un alud se forma dentro de las 24 horas posteriores a una nevada en laderas con inclinación de 20º a 60º, especialmente entre los 30º y 45º. Las laderas convexas cubiertas de nieve se encuentran en tensión, por eso se recomienda evitarlas, también laderas a sotavento (en dirección opuesta a la señalada por los vientos dominantes) donde la nieve se acumula con facilidad y además se hacen inestables. Durante el mediodía presenta un alto riesgo el transitar por las laderas de nieve expuestas al sol, por ello se recomienda hacerlo por zonas de sombra. Después del mediodía hay que tratar de ir por las laderas que han estado expuestas al sol y evitar las que están expuestas ahora por primera vez.

La lluvia o el ascenso de temperaturas después de una nevada puede aumentar el riesgo de avalanchas. Las nevadas abundantes con bajas temperaturas también pueden provocarlas debido al poco tiempo que tiene la nieve para estabilizarse.

Qué hacer si un alud te sorprende
Si desafortunadamente te ves inmerso en un alud, lo primero que tienes que hacer es deshacerte del equipo y acostarte para recibir el menor impacto posible.

Otras acciones que puedes realizar son:

  • Intenta “nadar” en el “mar de nieve”, buscando mantenerte “a flote”, a la vez que (si puedes) dirígite hacia los costados del alud.
  • Cúbrete la nariz y la boca para impedir la entrada de nieve ya que corres riesgo de muerte por asfixia al inhalarla en grandes cantidades.
  • Cuando la avalancha o alud se pare, y si estas cubierto completamente por la nieve, busca hacer un espacio libre frente a tu cara para generar una “burbuja” lo más grande posible que te garantice una mayor reserva de aire en espera del rescate.
  • Reserva energía para gritar con toda tu fuerza cuando oigas que vienen a rescatarte.
  • Si consideras que pasó el suficiente tiempo sin recibir ayuda, puedes intentar salir tratando de cavar hacia la superficie. Para ello tienes que determinar hacia qué lado es “arriba” (algo que a veces es difícil de identificar después de varias volteretas en un alud). Si dejas caer un poco de nieve con la mano, y ves en qué dirección lo hace va a ser suficiente. Otro sistema consiste en escupir porque la dirección de la saliva indicará donde está el suelo. A continuación, escarba en sentido contrario en busca de la superficie.
  • Ahorra movimientos violentos y el stress ya que esto te hace consumir mayor cantidad de aire.

No hay comentarios

Añade el tuyo