MONTAÑA

Senderismo en plena naturaleza en Asturias

El Cares, la mejor ruta para ‘desconectar’ esta primavera

El desfiladero del Cares, en pleno corazón de los Picos de Europa, es una de las ruta más populares de España. Por su belleza y su baja dificultad, este antiguo camino de mantenimiento del canal de agua se perfila como una escapada perfecta para cualquier persona que quiera escapar de la rutina y disfrutar de un espectacular paraíso entre montañas. Pero no solo esto, ya que la zona ofrece muchos más lugares que visitar y actividades con las que descubrir el entorno. Desde la empresa Rumbo a Picos, José Miguel Real desvela algunos secretos del trayecto.

A principios de los años 70 el diario asturiano ‘La Nueva España’ tildó al desfiladero del Cares como ‘La Garganta Divina’. La espectacularidad del recorrido, encajado entre montañas, se combina con una relativa facilidad, casi increíble si se observa la verticalidad de las laderas que lo flanquean. Con una distancia de 12 kilómetros entre Poncebos (Asturias) y Caín (León), José Miguel Real afirma que “es difícil encontrar desfiladeros de esta longitud”.

Con un desnivel acumulado que no supera los 400 metros, Real indica que el nivel técnico es de iniciación, pero advierte de que la popularización de la idea de que se trata de una ruta apta para todos los públicos entraña también el riesgo de que los 24 kilómetros que suman la ida y la vuelta entre Poncebos y Caín se hagan duros para personas que no están acostumbradas a caminar un mínimo. De ahí que Rumbo a Picos ofrece un servicio de acompañamiento en coche hasta uno de los dos extremos, normalmente Caín, y posterior recogida. Además, un guía acompaña a los caminantes para explicar la historia y las peculiaridades de este mítico camino. La flora y la fauna son, entre otros, uno de los grandes atractivos de la ruta, en la que de vez en cuando se cruza alguna cabra doméstica, totalmente inofensiva.

La primavera, el mejor momento
Para José Miguel Real la primavera “es sin duda el mejor momento para recorrer el desfiladero del Cares”. Según explica, el deshielo permite observar una naturaleza “en pleno esplendor”, con numerosos saltos de agua que van formando cascadas al salvar el desnivel. El otoño también es un buen momento para decidirse, por los contrastes de vegetación y los colores de las hojas de los árboles.

Más información: www.rumboapicos.com

El equipo

Para recorrer los 12 o los 24 km del desfiladero, según nos decantemos por la versión de ida o de ida y vuelta, es fundamental llevar un calzado adecuado para senderismo. Con unas botas o zapatos de senderismo ligero será suficiente, eso sí, si llevan Gore-Tex, mejor, porque el tiempo en la zona puede y suele presentar precipitaciones. De ahí que otro elemento que no podemos olvidar es el chubasquero o un cortavientos impermeable. En la mochila tampoco puede faltar agua para hidratarnos en la caminata.

Dónde dormir

La zona ofrece diferentes posibilidades de alojamiento para todos los bolsillos, desde hoteles con encanto a casas rurales, albergues y campings. Te proponemos a continuación unas cuantas posibilidades:

Apartamentos Rurales Balcón del Marqués. A 10 min. de Cangas de Onis, tienen vistas panorámicas de los Picos desde todas las casas. Ofrecen a los clientes vales de descuento para realizar activiades de aventura en la zona.

Quinta de Villanueva. Hotel ubicado en una antigua casa de indianos construida en 1908 en la localidad de Villanueva, muy próxima a los Picos y también al mar. Un hotel con encanto para relajarse después de un día de actividad en la naturaleza.

Albergue Peña Castil. En el pueblo de Sotres, en pleno corazón de los Picos, se perfila como una de las mejores opciones para los que llevan un presupuesto más ajustado y quieren disfrutar de la esencia del parque.

Camping Picos de Europa. Ubicado en plena naturaleza, en un entorno privilegiado para disfrutar de la montaña, ríos, bosques y a la vez de las mejores playas. Además de acampar, te puedes quedar en apartamentos o bungalows.

Qué comer y dónde

La gastronomía es sin duda uno de los puntos fuertes de Asturias. Para reponer fuerzas, nada mejor que una tradicional fabada acompañada de sidra, pero, ¡cuidado! Igual necesitas una pequeña siesta después. Más allá de este archiconocido plato, los restaurantes de la zona cuentan con una amplia oferta de carnes y pescados y tampoco puedes perderte los quesos, con un sinfín de variedades distintas. Precisamente de los Picos es el célebre Cabrales, aunque otras denominaciones como el Gamonéu no tienen nada que envidiar. Te proponemos algunos restaurantes de la zona:

Sidrería Casa Sagües. En Cabrales. Especialidad en platos típicos, quesos y venta de productos.

Asador Riegu. En Llanes, Especialidad en asados a leña.

Restaurante Entrecaleyas. En Llanes. Para los más sibaritas, con vistas sobre el campo de golf.

¿Qué más hacer en la zona?

Si te gustan las actividades al aire libre, Picos de Europa permite disfrutar de distintas propuestas en plena naturaleza, que van desde el senderismo a la escalada, el barranquismo o un descenso en canoa por el río del Sella. Estas actividades se pueden combinar con visitas a idílicos pueblos de costa como el propio Llanes o Ribadesella o de interior como Cangas de Onís, famoso por su puente romano. Si dispones de varios días, los núcleos más grandes del Principado, Oviedo, Gijón y Avilés, no distan muchos kilómetros.Si vas con niños, también te puede interesar el Parque de la Prehistoria de Teverga o el Zoo La Grandera en Cangas de Onís.


No hay comentarios

Añade el tuyo