MONTAÑA

La entidad cuenta con más de un siglo de andadura

El club de montaña Peñalara afronta los efectos del Covid-19 mirando al futuro

Apuesta por el relevo generacional y la flexibilidad en las cuotas

penalara

El club de montaña Peñalara celebró su centenario el pasado 2013.

(4-9-2020). La Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara es una de las únicas tres entidades de montaña centenarias que existen en España. El club se enorgullece de mantener sus cuentas saneadas y de no haber registrado ni una sola baja por la situación generada por la pandemia. Entre sus principales retos, atraer a un público joven que se muestra hoy día más reacio a asociarse.

La Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, conocida popularmente como club Peñalara, es, junto al Centre Excursionista de Catalunya y el Club Sociedad Sierra Nevada, una de las tres únicas entidades de montaña españolas con más de un siglo de andadura. Fundado en el año 1913, el club Peñalara cuenta en la actualidad con 1.565 socios y va registrando anualmente una cifra constante de altas que compensa las bajas que se producen. La entidad atrae sobre todo a socios de Madrid y la zona central de España, pero cuenta con afiliados de todas las comunidades.

toma oxígeno de su historia p

El secretario del club Peñalara, José Manuel Cámara, explica que el estallido de la pandemia y el decreto del Estado de Alarma “nos pilló a todos con el miedo en el cuerpo y nos obligó a suspender todo nuestro calendario de actividades, pruebas y conferencias”. Los ingresos derivados de estas actividades “ayudan a afrontar algún imprevisto”, dice el secretario, pero no son la principal fuente de ingresos de la entidad, que vive de las cuotas de los socios y de unas “modestísimas” subvenciones del Ayuntamiento de Madrid y la Fundación Conchita Regojo. “Afortunadamente tenemos las cuentas saneadas. Salvo una persona, que es nuestra secretaria, todos los demás cargos del club somos voluntarios”, subraya José Manuel Cámara.

Flexibilidad en las cuotas

El portavoz de la sociedad explica que las cuotas de los socios, que se mantienen intactas desde hace varios años, no se han reducido a raíz de la pandemia, pero se han dividido los pagos para facilitar el abono de las mismas. “Sabemos que la situación económica es preocupante y hemos pasado los pagos de semestral a trimestral”, detalla. Además, también se ha suprimido la cuota de entrada. Cámara asegura que, por el momento, no se ha cursado ninguna baja debido a la situación e incluso se ha registrado algún alta, un dato que destaca como “muy esperanzador”.

peñalara

José Manuel Cámara es el secretario del club Peñalara desde hace un año.

Seducir a los jóvenes

La Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara se enfrenta, al igual que el resto de los clubes de montaña españoles, al reto de conseguir el relevo generacional de sus socios. La edad media de los miembros del club se sitúa en torno a los 40 años, aunque también hay un nutrido grupo de personas mayores de 70 años que se vincularon al club cuando eran jóvenes y se mantienen fieles a él. Desde hace un año, el club cuenta con una vocalía específica de jóvenes que está dinamizando la afluencia de este grupo de edad. “La entrada de jóvenes no es un disparate, pero suponen un porcentaje interesante de las nuevas latas”, señala. El tirón de las carreras de montaña, que cuentan con una sección específica dentro del club, también estaría ayudando a captar este perfil joven.

José Manuel Cámara es consciente de que hoy día “cuesta que la gente joven se una a un club de montaña, hoy día los jóvenes se relacionan entre ellos a través de las redes sociales y el whatsapp y tienen posibilidades económicas para conseguir material, transporte, etc., son mucho más autónomos que las generaciones anteriores”.

Se destinan importantes partidas al deporte competitivo pero no hay fondos para la promoción del deporte en contacto con la naturaleza

Llamamiento a las administraciones

Cámara hace un llamamiento a las administraciones en este sentido, de manera que apoyen a las escuelas, instituciones y también a los clubes de montaña para poder atraer a la juventud. “Se trata de educar a los jóvenes en valores y con actividades que les den proyección y personalidad, educando a las nuevas generaciones en ámbitos sanos y positivos como la montaña”, defiende. Un apoyo que tendría que venir acompañado de un soporte económico, tal como sugiere el secretario: “Vemos que se destinan importantes partidas al deporte competitivo pero no hay fondos para la promoción del deporte en contacto con la naturaleza, que no es ni competitivo ni profesional”, lamenta su secretario general.

Regreso de la actividad

Desde el pasado mes de junio, cuando se dio luz verde a la movilidad de las personas, el club empezó a retomar sus actividades, siempre con limitación de participantes y cumpliendo todas las medidas necesarias para cumplir con los protocolos de seguridad. Cámara recuerda que las actividades en la montaña tienen a su favor el hecho de desarrollarse al aire libre y permiten mantener distancias entre los participantes. La entidad ha constatado que este verano ha aumentado el número de personas que se han decantado por actividades outdoor, movidas por “el impulso y las ganas de estar al aire libre”, pero el secretario general cree que los usuarios se volverán a estabilizar cuando la situación general se normalice y se pueda volver a elegir otros destinos o modelos de vacaciones.


No hay comentarios

Añade el tuyo