MONTAÑA

Consejos de Jonás Cruces, director de Todo Vertical

Cómo prepararse para hacer cima en el Everest (II)

(PARTE II)

El Mulhacén y el Veleta, dos ascensines previas muy recomendables.
(Foto: Todovertical).

(2-10-2012). Si la semana pasada dábamos las primeras pautas a seguir para preparar el ascenso al techo del mundo, en esta segunda parte  Jonás Cruces, guía e instructor de alpinismo y alta montaña y director de Todovertical, da un paso más y presenta una breve planificación de salidas en montaña a lo largo de los dos años y medio previos al gran reto.

Una buena formación alpinística y experiencia son condiciones básicas para intentar ascender al Everest y tener ciertas garantías de éxito. Para ello, nada mejor que practicar sobre el terreno y ascender distintos picos para ir familiarizándose con los distintos obstáculos con los que el montañero se enfrentará una vez se encuentre en plena expedición. 


Calendario de ascensiones

La idea es empezar el calendario de entrenamiento y ascensiones en enero de 2013 para poder ascender al Everest en mayo de 2015.

En este sentido el instructor de alpinismo y alta montaña y director de Todovertical, Jonás Cruces, advierte que el calendario está pensado teniendo en cuenta las distintas épocas del año aconsejables para la realización de cada una de las expediciones.  “La propuesta incluye ascensos en distintos puntos del mundo y es importante tener en cuenta la época del año y las condiciones climatológicas.

Junto con la capacidad económica y el tiempo libre disponible serás los aspectos que condicionarán la planificación”, apunta Jonás Cruces. 



Técnica invernal

Para empezar a adquirir una formación en altura, Jonás Cruces propone tras una buena formación en las técnicas de montaña invernal, el ascenso a distintos picos como el Mulhacén, el más alto de la Península Ibérica y el Veleta, en Sierra Nevada, o algunas de las cumbres del Valle de Tena en Huesca, o de la Sierra Palentina e incluso El Moncayo, en la frontera entre  Castilla y Aragón. “Se trataría de empezar haciendo picos técnicamente fáciles, que se pueden subir andando pero que ya cuentan con cierta altitud y la ascensión en invierno se realiza con crampones y piolet”, explica Jonás Cruces.

Entrenamiento en primavera y verano

Con la llegada de la primavera se pueden programar otros ascensos como Aneto, Monte Perdido y el Taillón en el Pirineo Aragonés. Con estos tres picos, el montañero conseguirá bagaje en ‘tresmiles’ y mucha experiencia en alta montaña. 

Según Jonás Cruces en verano una buena opción sería viajar a los Alpes y hacer dos o tres ‘cuatromiles’ para empezar a familiarizarse con las grandes montañas (Breithorn, Allalinhorn, Gran Paradiso) y conseguir una buena aclimatación para luego ir al Mont Blanc (4.810).


Expedición al Aconcagua

Terminaríamos este primer año de formación, entrenamiento y ascensiones viajando en diciembre a Argentina para participar en una expedición al Aconcagua (6.959m). “Esta nos permitirá coger una gran experiencia en altitud. De esta manera el montañero conocerá lo que es estar a casi 7.000 metros de altitud y los rigores del frio”. 



Invierno 2013-2014


El invierno lo destinaríamos principalmente para lograr una mejora técnica y física, con formación y ascensiones de escalada en hielo y alpinismo técnico así como con esquís de montaña (esquí de travesía).  


Verano del 2014

A finales del mes de Junio se podrían volver a organizar ascensos de picos de más de 4.000 metros en los Alpes culminando el viaje con la ascensión del Monte Rosa (4.634m) y más adelante, en Agosto una expedición al pico Lenin (7.134m)  en  la cordillera de Pamir, Asia. 

“A finales de agosto o principios de septiembre sería recomendable viajar a Nepal para ascender  el Cho Oyu (8,201m), ya que de esta forma el montañero habrá estado en una expedición de un 8.000 y se enfrentará al Everest con más garantías”.

El año 2014 sería un año clave en nuestro deportista, con el bagaje acumulado y conociendo nuestro rendimiento en altitud sabremos con honestidad si estamos capacitados para la intentar el Everest al año siguiente o por el contrario trataremos de acumular mayor experiencia, aconseja  Jonás Cruces.



A partir de aquí, habría que esperar hasta mayo de 2015 para intentar el ascenso al Everest ya que es en este mes cuando se aconseja poner en marcha una expedición de estas características.

Más información: www.todovertical.com


No hay comentarios

Añade el tuyo