MONTAÑA

Entrevista a Pablo Aldai, responsable de Landher Formación y miembro del Grupo de Socorro de la Federación Vasca de Montaña

Qué hacer si te pierdes en la montaña

montaña

A Pablo Aldai (San Sebastián, 1946) no le gusta dar demasiados detalles sobre los rescates que ha practicado en sus más de 15 años de trayectoria como miembro del Grupo de Socorro de la Federación Vasca de Montaña, pero tiene claro qué es lo que ha primado en estas situaciones: la capacidad de reacción y los nervios de acero, unos valores que también transmite desde los cursos de Landher Formación de los que es responsable.

¿Qué precauciones previas se han de tomar antes de hacer una ruta por la montaña o expedición?
Mi primer consejo es que hay que intentar no ir solo al monte. Pero muchas veces esto no es posible y en este caso es imprescindible comunicar de antemano a otra persona la ruta que se pretende seguir y cuáles son los puntos previstos de salida y de llegada. De esta manera, si se produce un extravío los rescatadores tendrán una referencia para comenzar la búsqueda, por lo que es también muy importante no moverse del camino indicado y abrigarse mucho.

¿Y si no hemos dado aviso de la ruta?
Si no se ha dado aviso de una ubicación más o menos concreta, hay que ir bajando en altitud, evitando así las cumbres más altas. Es muy útil buscar un río, un arroyo, un camino, una línea de electricidad o una pista de tierra que me vayan llevando hacia las partes bajas de la montaña.

Suena sencillo pero, ¿hasta qué punto puede influir negativamente el estado de nervios?
Obviamente lo más importante en estas situaciones es mantener la calma y huir del frío, como he comentado, abrigándote y yendo hacia posiciones más bajas. Por ejemplo en el caso de Euskadi, que es el que más conozco, es difícil no encontrar una pista o una carretera que nos ayude a descender.

¿Cómo ayudan las nuevas tecnologías a ‘salvarnos’ en la montaña’
Las nuevas tecnologías son un arma de doble filo. Estos dispositivos son muy útiles si los sabes utilizar bien. Una brújula y un GPS te pueden ayudar a salir de situaciones complicadas. Sin embargo, desde el grupo de Socorro hemos percibido que el auge de teléfonos móviles y GPS ha vuelto a los montañeros menos operativos. La tecnología hace cometer abusos y se dan más casos de personas que solicitan auxilio en cuanto se les presenta la menor dificultad y resulta que, cuando se pone en marcha el dispositivo de rescate, vemos que estaban a diez minutos del aparcamiento. Hay personas que en seguida piden ayuda por el móvil antes que intentar salir de la situación por sus propios medios.

El auge de la afición a la montaña, ¿aumenta los casos de rescate?
Los casos de extravío han sufrido un ligero aumento, pero proporcionalmente inferior al crecimiento de las salidas a la montaña. No es alarmante. El crecimiento del número de eventos que tienen la montaña como lugar de celebración ha aumentado el trabajo del Grupo de Socorro, pero con una tarea preventiva de seguridad. Nos apostamos en los lugares donde se desarrollan las carreras o competiciones y donde no pueden llegar vehículos. Si sucede un accidente como tal, la que tiene que actuar es la Ertzaina, lo que hacemos nosotros es colaborar.

Desde Landher, ¿realizáis formación para casos de emergencias?
Trabajamos para que la gente acuda a la montaña pero que lo haga con un equipo y una formación adecuados. Hay personas que van a menudo a la montaña pero carecen de formación. Landher Servicios de Formación se creó hace nueve años para satisfacer las dudas de nuestros clientes sobre materiales y técnicas deportivas. A partir de ahí surgió la necesidad de poner en marcha unos servicios de formación. Hoy tenemos tres líneas: deportiva, seguridad laboral y emergencias. Esta última pica un poco de las dos anteriores y se dirige tanto a montañeros como a colectivos de trabajadores.


No hay comentarios

Añade el tuyo