MONTAÑA

Araceli Segarra: “las etiquetas siempre limitan”

Araceli Segarra autora de Tina Monte Jaya

Araceli Segarra plasma sus vivencias como alpinista en la serie de cuentos que protagoniza su personaje Tina. Su última entrega lleva por título “Tina en el Monte Jaya. El mirador de las estrellas” (Editorial Alpina).

(4-5-2016). La alpinista Araceli Segarra, la primera mujer del estado español en subir al Everest (tenía 26 años), compagina su labor de comunicadora y conferenciante con la de ilustradora y creadora de historias. Acaba de publicar “Tina en el Monte Jaya. El mirador de las estrellas’.

Desde que creó este personaje e inició esta nueva aventura, editorial en este caso, Araceli Segarra ofrece a los lectores las peripecias de Tina. En este nuevo viaje, sube hasta el monte Jaya, también conocido como monte Carstensz o pirámide de Carstensz. Se trata de la montaña insular más alta del mundo y el pico más alto de Oceanía. Situada en la isla de Nueva Guinea, tiene 4.884 metros. Una nueva aventura del ciclo “Las 7 cumbres”, gracias a la cual los más pequeños de la casa conocerán las 7 montañas más altas de cada continente. La montaña, como bien reconoce la propia autora, “es solo una excusa, ya que el viaje de verdad consiste en conocer la gran diversidad de culturas que hay en el mundo y la gran variedad de personas que en él habitan”.

La historia de esta nueva entrega de los viajes de Tina empieza con un salto. Tina salta con paracaídas desde una avioneta y llega a la isla de Nueva Guinea, donde quiere escalar la montaña antes citada, el monte Jaya. Es un lugar sin contaminación lumínica desde el cual se pueden contemplar a la perfección las estrellas, la Vía Láctea y conocer todos los planetas. “Tina en el Monte Jaya. El mirador de las estrellas” se suma a los títulos de los otros cuentos ya publicados: “Tina en el Everest”, “Tina en el Kilimanjaro”, “Tina en la Antártida”, “Tina en el Denali” y “Tina en el Aconcagua”. Por lo tanto, a Tina sólo le quedará, después de ésta, una sola montaña para cumplir su reto de las 7 cimas. A raíz de esta nueva publicación, hemos querido hablar con Araceli Segarra y conocer las conexiones que hay entre ella y el propio personaje de Tina. Un proyecto más en su vida, que sigue siendo, Ni tan alto, ni tan difícil –rememorando el título de su propio libro-.

Siempre he creído que la educación es el mayor instrumento para cambiar el mundo

¿Cómo surgió la idea de crear a tu personaje Tina?

Desde bien pequeña siempre me ha gustado dibujar. De hecho, cuando hacía espeleología, incluso me presentaba a los certámenes de espeleocómic en blanco y negro. Siempre he creído que la educación es el mayor instrumento para cambiar el mundo. En este sentido, los conceptos que aprendes viajando y practicando deportes son muy útiles en este proceso educativo (comenta, muy reflexiva). Reflexionando sobre estas ideas es como surgió Tina.

El personaje de Araceli Segarra , Tina.

Araceli Segarra reconoce que “todos los autores tendemos a lo mismo: ponemos un poco de nosotros mismos en las creaciones que llevamos a cabo. Por lo tanto, Tina no sería una excepción” .

¿Es una especia de alter ego tuyo?

Pues quizás sí (y se ríe). Cuando la cree hace unos 9 años, no la veía en este sentido. Pero, con el paso de los años, todos los autores tendemos a lo mismo: ponemos un poco de nosotros mismos en las creaciones que llevamos a cabo. Por lo tanto, Tina no sería una excepción (y vuelve a mostrarnos su mejor sonrisa).

Cómo decíamos anteriormente, Tina está a una sola cima de terminar su proyecto de las 7 cumbres. ¿Cuál es el que le falta?

Teóricamente, el Elbrus, la cima más alta de Europa. Pero, para la mayoría de nosotros, la cumbre más alta de Europa siempre ha sido el Montblanc… así que aún puede haber muchas sorpresas.

Todas las experiencias que vive Tina en los cuentos las he experimentado yo en primera persona

¿Y ya te has planteado aquello de… y después, qué?

Después la mato, la hago desaparecer o bien cae por una ladera… (y vuelve a reír, rememorando los finales trágicos que tienen algunas historias). Hablando más seriamente, aún me lo estoy planteando, ya que debo tener muy en cuenta las consecuencias del final sobre los más pequeños.

¿Hasta que punto las historias de Tina son las mismas que has vivido tu en la montaña?

Todas sus experiencias las he vivido. Hay algunos lugares en cuestión en los que no he estado, como el de este último cuento, el Monte Jaya, pero las historias que ella vive las he experimentado en primera persona. Todas.

A parte de este proyecto personal que te permite poner en práctica tu faceta de ilustradora y de creadora de historias, ¿tienes nuevos proyectos dentro del mundo de la escalada?

Cada día tengo nuevos proyectos. Y eso es lo más importante. No sólo aquellos proyectos que son mediáticos y generan titulares. Si sólo escalara una vez al año, y para salir en los medios, no tendría ningún sentido. Yo (admite con mucha sinceridad) practico este deporte por convicción, y cada fin de semana es una aventura única.

¿Y en el mundo del alpinismo?

Pues la misma reflexión que te hacía en la pregunta anterior. Cuento mis proyectos a través de las redes sociales (y las tengo todas, añade sonriente). Pero lo hago una vez he vuelto de mi aventura, no antes. Llevo a cabo todos mis proyectos con dinero de mi bolsillo, como la mayoría de la gente, por lo tanto, no necesito anunciarlo a bombo y platillo antes de irme.

Si pudiera, me dedicaría únicamente a escalar y a dibujar cuentos de vez en cuando

¿Qué te llena más: tu faceta de comunicadora y conferenciante o bien pensar en grandes proyectos relacionados con las montañas?

Si pudiera, no trabajaría. Me dedicaría únicamente a escalar y a dibujar cuentos de vez en cuando. Trabajo de lo que me gusta, de aquello que se me da bien y, realmente, me llena. Pero trabajar, lo que se dice trabajar, lo hago porque tengo la mala costumbre de comer tres veces al día (dice, con ironía).

La primera mujer del estado español que ha subido al Everest. ¿A día de hoy, dos décadas después, aún te emociona escuchar esta presentación cuando acudes a algún acto público?

Sinceramente, es una definición que no me emocionó nunca. Para mí, el intento al corredor Horbein de la cara norte del Everest en estilo ligero, alpino puro y sin llegar a la cima, tiene mucho más valor. Un valor como el que pueden tener también los ascensos a Irán, Patagonia o en Canadá que he hecho posteriormente. Las etiquetas siempre nos limitan. Y la del Everest no deja de ser una etiqueta.

Kilian Jornet preparar su asalto al Everest con un estilo muy minimalista. ¿Qué piensas de ello?

Es una apuesta que va muy en su línea. Sus valores, su capacidad y su manera de entender la montaña es ésta.

Respeto, admiro y disfruto la montaña del mismo modo que cuando la descubrí hace treinta años

¿Se ha perdido el respeto y el medio por la alta montaña?

Para ello sería necesario hablar con cada una de las personas que practican este deporte para tener la respuesta correcta. Es una pregunta generalista, si me lo permites, e incluso sensacionalista. Te puedo responder por mí misma, pero no por los demás. En mi caso, la respeto, la admiro y la disfruto. Y lo hago de la misma forma con la que la descubrí hace más de treinta años.

Información de contacto:

http://www.aracelisegarra.com/


No hay comentarios

Añade el tuyo