MONTAÑA

Casteret Actividades en la Montaña nos propone una cueva cerca de Broto (Huesca)

Espeleología para principiantes en el Pirineo Aragonés

(Foto: Casteret Actividades en la Montaña)

(5-6-2012). En ocasiones la espeleología puede parecer una disciplina apta solo para especialistas y personas con cierto nivel técnico, pero podemos encontrar cuevas que permiten a los no iniciados una experiencia inolvidable sin necesidad de conocimientos previos ni experiencia. Eso sí, siempre debe hacerse de la mano de un profesional para evitar todo tipo de riesgos. Para aquellos que quieran introducirse en este deporte, Ángel  Moraga, socio y administrador de Casteret Actividades en la Montaña, nos propone la Cueva de la Mora, una opción de poca dificultad y apta para todos los públicos.

Una cueva accesible para todos aquellos que quieran iniciarse en la espeleología y adentrarse en este deporte que tiene grandes dosis de aventura. Así podemos describir la Cueva de la Mora, ubicada en las cercanías de Broto. “Es una cueva muy popular por su bajo nivel de dificultad y por su fácil acceso”, explica el socio y administrador de la empresa Casteret Actividades en la Montaña, Ángel Moraga, quien añade que “está pegada al parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido pero en otro de sus valles más importantes, el Cañón de Añisclo”.

La ruta
La cueva se caracteriza por ser prácticamente horizontal. “Seguiremos el curso de un río subterráneo e incluso en varias ocasiones nos tendremos que meter en el agua” apunta Ángel Moraga. Otra de las características o curiosidades es que “se entra por un sitio y se sale por otro diferente, lo cual le da aún más emoción”, explica.

Durante el recorrido los excursionistas podrán disfrutar de interesantes formaciones. “Aunque no muy grandes porque se trata de  una cueva relativamente joven, encontraremos estalactitas, estalagmitas, gurst…”, asegura Moraga, quien explica que “al final de la cueva, en la salida, nos tendremos que arrastrar un poco porque  la cueva estrecha, pero en general es amplia y sin grandes problemas”.

Al salir de la cueva apareceremos en un barranco el cual es posible descender haciendo la actividad más completa si cabe y más emocionante, porque el barranco tiene varios saltos, dice el socio y administrador de  Casteret Actividades en la Montaña, quien hace hincapié en la accesibilidad de la cueva, lo que la convierte en reclamo de muchos grupos: “Es una de las cuevas más visitadas de la zona. Es de fácil acceso y además, es ideal para hacerla con niños”.

Equipo
Para realizar esta ruta es necesario llevar neopreno, casco y linterna frontal. Además, nuestro equipo también deberá contar con un bañador y calzado cerrado y cómodo.

Un recorrido de unos 600 metros que se puede realizar en dos o tres horas aproximadamente, sin necesidad de contar con conocimientos previos y disfrutando de una experiencia en el Pirineo Aragonés que no dejará indiferente a nadie. Y es que se trata de una buena opción para hacer una incursión en esta disciplina para muchos, desconocida.

Más información: www.casteretgrupoexplora.com


No hay comentarios

Añade el tuyo