MONTAÑA

El catalán da su último adiós al ‘Boss’

Kilian Jornet despide a Stéphane Brosse en una carta abierta 

(20-6-2012). Kilian Jornet ha dedicado en su blog una carta a su compañero Stéphane Brosse, fallecido el pasado domingo cuando ambos efectuaban una travesía por el Mont Blanc, el primer desafío del proyecto ‘Summits of my Life’ del joven de La Cerdanya.

Esta es la carta que Kilian publica en su blog de ‘Summits of my Life’:

“Recuerdo este cuaderno donde había tu foto, de mis cursos del Liceo. Recuerdo buscarte con timidez para pedirte una foto en los grandes campeonatos. Recuerdo tus palabras, siempre amables a los jóvenes como yo. Recuerdo tu facilidad en los descensos, siempre fácil en todos los tipos de nieves. Recuerdo tu seguridad, tu paso fácil en lo más difícil. Recuerdo tu sonrisa en la montaña. 

He aprendido a sentir la montaña más que las técnicas. He aprendido cómo se debe vivir la pasión en nuestras pasiones, en el esfuerzo, en la montaña, pero también en la amistad y en la familia. He aprendido contigo que las victorias no son aquellas de los diarios, sino aquellas a nuestros ojos, y las próximas. He aprendido contigo el valor de la vida, de vivir y de perseguir nuestros sueños.

Te he conocido como ‘el Boss’ el mejor competidor de la historia del esquí de montaña, el que la participación era sinónimo de victoria. Te he apreciado como el que ama su deporte y transmite estos conocimientos y valores a los jóvenes antes de que brille el sol. Te he amado por tu amor a la vida, a tus cercanos, por tu simplicidad y honestidad. Soy feliz de haber compartido momentos contigo, soy feliz de haber conocido la increíble persona que había detrás del gran campeón.

Cuando nos fuimos a la montaña era imposible pensar que esto pasaría. Tu paso sobrio, distendido, fácil, me inspiraba toda la confianza y seguridad.

Eres muy fuerte en la montaña, Stéphane, te he visto bajar pendientes imposibles a gran velocidad, saltar cornisas enormes sin temblar, hacer virajes en la nieve impensables… Como decía Messner, ‘la montaña no es ni justa ni injusta, es peligrosa’. Te has ido demasiado pronto, Stéphane.

 Te has ido como callado vivías, con una sonrisa, con amabilidad, sin hacer ruido y sin embargo en el más elevado. Sin dolor, cayendo como cae un árbol dulcemente”.


No hay comentarios

Añade el tuyo