MONTAÑA

La deportista es una 'friend' de Ternua

Miriam Marco, primera mujer guía de alta montaña en España

Ternua-Adrenalite-37 (1)

(29-1-2020). La catalana Miriam Marco, alpinista, guía de montaña y ‘friend’ de Ternua, ha conseguido un hito en el ámbito de la mujer y de la montaña, convertirse en la primera mujer guía de alta montaña en España.

“Las mujeres tenemos mucho que aportar en la profesión de guía de alta montaña”, explica Miriam Marco, quien ha estado formándose durante cinco años para lograr el TD3. Todo un hito en un mundo dominado principalmente por hombres: en España hay 147 guías, todos hombres. Un tiempo en el que ha tenido que ir superando centenares de retos y pruebas vinculadas a la escalada, el alpinismo y al esquí. Cuenta que para ella ha sido un camino de “aprendizaje constante”, “motivante” y “muy exigente”, pasando incluso por un grave accidente.

La marca Ternua se enorgullece de la azaña de su ‘friend’: “Miriam representa los valores de Ternua de pasión por la montaña, deporte, esfuerzo, adrenalina, aventura, libertad y respeto por la naturaleza y estamos muy felices por este logro suyo”. De hecho, la aportación de Miriam a la marca es clave. Juntos, entre otras cosas, han desarrollado la colección de ropa técnica de alpinismo Protech Series, que incluye una línea específica de mujer, diseñando prendas especialmente pensadas para adaptarse al cuerpo femenino y testeadas en Pirineos por la propia Miriam (descubre aquí Cómo hemos creado Protech Series).

Ella misma contaba: “Tener la libertad de movimiento adecuada en cada instante solo te lo puede dar una prenda hecha y pensando en la fisionomía femenina. Más en el alpinismo, donde se conjugan disciplinas como el esquí, la escalada y el trekking, entre otros. Si quieres rendir al máximo te tienes que sentir cómoda y confiada con tu equipación y esta confianza solo la logras cuando sientes que hasta el más mínimo detalle se ha cuidado para tu máximo confort”.

En relación a su logro, Miriam declara: “Ser guía de alta montaña  es una  profesión exigente a la vez que gratificante. Por poder trabajar con personas que comparten la misma  pasión  que tú y sentirte capaz de ayudarlos a lograr una  cima, una  travesía  o una  escalada es un reto y una satisfacción al mismo tiempo. Eso te hace sentir que tu trabajo vale la pena. También es verdad que a veces puedes estar un poco cansada para darte cuenta, pero en cuanto pasa el tiempo necesario y desaparece el cansancio, siempre notas esa gratificación de haber compartido y ayudado. Eso sí, no voy a negar que la profesión exige mucha dedicación y, sobre todo, mucha motivación”.

Cabe recordar que, desde los albores del alpinismo, los guías han sido parte importante. Al principio eran lugareños de valles alpinos, en su mayoría pastores, carpinteros o herreros que eran contratados por adinerados turistas de las grandes urbes para que les ayudaran en sus gestas alpinas. Estos primeros guías eran grandes escaladores que arriesgaban sus vidas. No tanto por la gloria de las cimas sino más por un buen jornal con el que ayudar a sus familias a pasar el invierno. Con el tiempo estos pioneros fueron transmitiendo su saber y experiencia durante generaciones, hasta que, finalmente, se creó la profesión en los países del arco alpino. A día de hoy, es otra historia.

En la actualidad ser guía de alta montaña UIAGM (acreditación internacional). implica saber desenvolverse en cualquier terreno de alta montaña con destreza y seguridad, ya sea andando, esquiando o escalando. Para acceder a la formación de guías se exige un nivel alto en disciplinas tan variadas como el esquí de montaña, escalada artificial, escalada en hielo, escalada en roca… Una vez superadas las pruebas, empiezan cinco años de formación. En estos años debes mejorar tanto el nivel técnico, así como dominar las herramientas necesarias para llevar a la gente por la montaña en cualquier circunstancia y con el máximo de seguridad, algo que ha logrado Miriam con esfuerzo y tesón.


No hay comentarios

Añade el tuyo