MONTAÑA

Entrevista a Daniel Vega, dependiente de Barrabés

Cómo comprar productos de hidratación para la práctica deportiva

El consumo de agua, por supuesto, es básico e indispensable, máxime durante la práctica deportiva en ámbitos como la montaña. Pero además existen productos que ayudan a realizar una hidratación más rápida y mejorar el rendimiento.

¿Qué se recomienda?
Para actividades con una duración inferior a 30 minutos es suficiente con el consumo de agua. Pero es conveniente beber –en todos los casos- antes de tener sed. De hecho, la sed es un síntoma de deshidratación y especialmente en la práctica deportiva es necesario prevenir el inicio de la deshidratación ya que, por ejemplo, una pérdida del 4% del agua corporal representa un bajón del 20% en el rendimiento. En muchas tiendas de deportes tenemos agua para nuestros clientes, incluso agua con oxígeno.

¿Con oxígeno?
Sí, enriquecidas con oxígeno y con una combinación de vitaminas esenciales. Está recomendada para tomar durante el ejercicio y se concibe según el principio de que el oxígeno enriquece especialmente la sangre venosa, pobre en oxígeno, y puede penetrar, a través de las paredes estomacales, en los vasos sanguíneos del estómago, con lo cual los órganos de la cavidad abdominal y especialmente el hígado reciben oxígeno adicional. No obstante para esfuerzos intensos se recomiendan las bebidas isotónicas, hipotónicas o hipertónicas.

Entonces, no sólo hablamos de bebidas isotónicas…
Eso es. Las bebidas isotónicas contienen una concentración de partículas (hidratos de carbono simples o complejos y electrolitos) igual a las del organismo, lo cual ayuda a la absorción de agua por parte del cuerpo humano y con ello se consigue una hidratación más rápida. Ahora bien, según el tipo de actividad que vamos a realizar puede ser recomendable tomar una bebida hipotónica, isotónica o hipertónica, la diferencia está en la concentración de sales: el deportista puede comprar un preparado en polvo para bebidas isotónicas y preparar una concentración mayor o menor según sus necesidades.

Vayamos por partes, ¿bebidas hipotónicas?
La concentración de partículas es inferior a la de la sangre. De hecho, el agua es una bebida hipotónica. Pero, si recomendamos el agua para ejercicios de menos de media hora, para actividades de entre media y una hora podemos tomar una bebida todavía hipotónica pero más “enriquecida” que el agua.

Y, ¿bebidas isotónicas?
Concentración de partículas a la misma presión osmótica que la sangre, con lo cual el líquido isotónico que ingerimos se incorpora al riego sanguíneo sin dificultad y el cuerpo asimila más rápida de sus componentes. Para ejercicios intensos superiores a 1 hora, especialmente en ambientes calurosos o si se suda mucho, las bebidas isotónicas permiten una hidratación más rápida, retrasan la fatiga, mejoran el rendimiento y aceleran la recuperación, incluso pueden ayudar a prevenir lesiones musculares. Eso sí, es recomendable tomarlas antes del ejercicio (150 a 300ml), durante y después (150 ml cada cuarto de hora).

Finalmente, ¿preparaciones hipertónicas?
La concentración de solutos es superior a la de la sangre del organismo. Son recomendables en las prácticas deportivas prolongadas –más de 1 hora- y en ambientes fríos, cuando la pérdida de sudor no es alta y no se precisa un aporte grande de líquidos pero sí de hidratos de carbono. Este tipo de bebidas ayuda a prevenir las temidas “pájaras”.


No hay comentarios

Añade el tuyo