MONTAÑA

Entrevista a José Luís Rendueles, propietario de Ludo Aventura (Gijón)

Cómo comprar sistemas de hidratación

Jos� Luis Rendueles, propietario de Ludo Aventura.

Analizar la duración del ejercicio que vamos a realizar , la época del año en la que nos encontramos y el tipo de deporte que vamos a practicar nos ayudará a elegir un correcto sistema de hidratación, según José Luís Rendueles, propietario de la tienda Ludo Aventura.

¿Qué clases de sistemas de hidratación podemos encontrar?
Básicamente encontramos la bolsa de hidratación y la botella. También disponemos de la clásica cantimplora, pero hoy en día casi siempre va dirigida al consumidor infantil para excursiones y campamentos.

¿Cuáles son los materiales con los que están elaboradas las botellas y cuáles son sus ventajas y desventajas?
Las botellas suelen ser de policarbonato, llevan una pequeña boquilla para beber y pesan menos que las fabricadas con otros materiales. Una ventaja es que puedes ver el líquido de su interior y además es muy resistente. Si las compramos de este material debemos buscar las que estén fabricadas libres de materiales peligrosos para la salud. Unas marcas recomendables serían Nalgene y Camelbak. Las botellas también podemos encontrarlas en aluminio, con interior de tratamiento cerámico. Éstas son más delicadas ya que el aluminio puede abollarse con los golpes, romperse el interior y soltar restos de cerámica en la bebida.

¿Y con respecto a la bolsa?
Encontramos marcas como Camelbak, que fue pionera, Nalgene o Source, la marca que más se vende ya que es la que utilizan marcas fabricantes de mochilas como Salomon o The North Face. Todas las mochilas actualmente disponen de un bolsillo para la bolsa de hidratación y de la salida para el tubo. La principal ventaja es que ofrecen un volumen mayor, hasta tres litros de líquido, y además puedes beber de forma más accesible. Asimismo, al beber a sorbos, de una forma continua, nos hidratamos mejor. Otro aspecto positivo es que creo que es más higiénica, ya que el consumo es más individual, sin compartir tanto el recipiente con otras personas. El inconveniente es la limpieza.

¿Algún consejo para su mantenimiento y limpieza?
La bolsa hay que vaciarla entera y ventilarla hasta que se seque perfectamente. Para ello hay perchas específicas para colgarlas y cepillos para higienizar el tubo. Yo aconsejo meterla en el congelador vacía o semillena. De esta manera no puede criar hongos. También puede congelarse el tubo. La botella es más fácil de mantener limpia: se lava con agua y un poco de jabón, y se deja secar sin más complicación. En cualquier caso es muy importante que los materiales sean de buena calidad. Si no es así después el agua sabe a plástico y adquiere el sabor del recipiente.

¿La capacidad de contenido de cada sistema es diferente?
Sí, y es un motivo del avance de la bolsa de hidratación. Las bolsas pueden ofrecer 1,5, 2 ó 3 litros de capacidad, mientras que las botellas ofrecen de tres cuartos, 1 o 1,5 litros. Dependiendo de la duración del ejercicio o de la estación del año en que nos encontremos (por ejemplo en verano consumimos mucho más líquido), deberemos elegir un sistema u otro. Si vamos a hacer una salida en verano, de cuatro o cinco horas de ejercicio es más fácil preparar una bolsa de hidratación de tres litros que no varias botellas de menor capacidad.

¿Hay algún requisito específico a la hora de adquirir fundas protectoras?
En el caso de las bolsas la propia mochila sirve de aislante, ya que la protege del sol y del frío. Hay diferentes modelos de fundas para llevar a la espalda. Para las botellas se venden fundas de neopreno que aíslan de las altas temperaturas.

¿Algún consejo a la hora de pensar en el enganche?
Puede ser tipo mosquetón o con velcro. Pero no soy muy partidario, ya que el recipiente puede golpearse con mucha facilidad.

¿Cómo se distribuyen las ventas de ambas en estos momentos?
Se venden al 50% en la mayoría de deportes de montaña, pero creo que la bolsa de hidratación se acabará apoderando de la mayor parte del mercado. Para la práctica de, por ejemplo, bicicleta de montaña la relación de las preferencias es de un 20% para la botella y un 80% para la bolsa. En bicicleta de carretera es justo al revés. Pero creo que, en todas las actividades deportivas, paulatinamente, más aficionados se pasarán a la bolsa.


No hay comentarios

Añade el tuyo