MONTAÑA

El gerente de Orixà Viatges, Alfons Lavado, propone una ruta de senderismo en el Kali Gandaki

Trekking en Nepal, la madre de las montañas

Más de una cuarta parte de Nepal está a más de 3.000 metros de altitud.

(25-10-2011). El Everest, el Lhotse, el Manaslu o el Annapurna están en este pequeño país asiático, lo que lo configura como un destino obligado para las expediciones de los alpinistas más ambiciosos. Pero Nepal ofrece también un sinfín de rutas para un público menos técnico y al que le guste descubrir, caminando, un país con los cinco sentidos. La agencia Orixà Viatges organiza durante todo el año trekkings a medida en el país. Alfons Lavado nos propone uno de los más significativos: el Kali Gandaki, el último tercio de la ruta del Annapurna.

“Sin duda, lo más espectacular de este recorrido es el paisaje”, asegura Alfons Lavado, que ha viajado a Nepal unas cuantas veces. Dependiendo de la longitud del recorrido que se quiera hacer, el circuito puede tener una duración de entre 8 y 15 días, con salidas desde Madrid o Barcelona. Orixà organiza este viaje a medida desde hace más de 20 años, lo que lo ha convertido en un ‘clásico’ de esta agencia de viajes “distintos”, que ha visto repetir este país a algunos clientes. “Nepal tiene algo especial. La acogida de la gente es muy calurosa y hacer aquí una ruta de senderismo es muy gratificante”, subraya.

Esta larga trayectoria también les ha permitido ver la evolución al alza del turismo en Nepal y la implantación de unos accesos y servicios que “no es que le hayan hecho perder encanto, pero obviamente las cosas han cambiado”, señala Lavado. Y es que los locales han entendido que el trekking es una fuente de ingresos y ahora proliferan por ejemplo las ‘tea houses’, alojamientos en las principales rutas que ofrecen un sitio “digno” para dormir y desayunar. La tienda de campaña ya sólo queda para los más románticos.

Es en estas ‘tea houses’ donde se alojan los senderistas del Kali Gandaki. “Ofrecen un techo y una cama -o colchón- para dormir, así como el desayuno, la cena y, en función del horario del día, la comida. No son sitios de lujo pero son un buen sitio para dormir. La mayoría funcionan con polacas solares por lo que el agua caliente no está siempre garantizada”, explica.

Ruta para todos los públicos
El perfil del cliente que ha realizado y puede realizar esta ruta es muy variopinto. Lavado asegura que el trekking está dirigido a cualquier persona que le guste caminar y que lo haga con cierta asiduidad, pero no se requiere un perfil muy técnico. “Se caminan entre cinco y siete horas al día y son rutas fáciles”, afirma.

Eso sí, hay que tener en cuenta la época del año en la que se quiere realizar “Nosotros ofrecemos el viaje todo el año, pero de junio a septiembre es época de Monzón y no es que no se pueda hacer con lluvia, pero las condiciones no son las más idóneas”. Lavado recuerda que el año pasado viajó a Nepal a mediados de octubre y el aeropuerto de Katmandú estaba bloqueado, los aviones hacia el campo base del Everest no podían salir por las condiciones meteorológicas. Los meses de invierno también son complicados por la nieve y “hay que ir muy preparado”, aconseja. La mejor época, por lo tanto, son el otoño y la primavera. De hecho, según matiza, las expediciones de alta montaña suelen celebrarse los meses de abril y mayo.

Orixà organiza todo el viaje: desde los vuelos hasta el alojamiento y el acompañamiento por parte de un guía local y porteadores durante la ruta. Todo queda atado y el cliente puede siempre proponer sus preferencias.

Más información: www.orixa.com


No hay comentarios

Añade el tuyo