MONTAÑA

Rutas 10 nos propone caminar por los Montes Taurus y subir al Ararat

Trekking por Capadocia, la ‘otra’ Turquía

(4-6-2013). Más allá de los populares y concurridos circuitos turísticos, el interior de Turquía ofrece al viajero más inquieto la posibilidad de caminar entre increíbles formaciones rocosas, lejos del bullicio. La empresa Rutas 10 nos propone descubrir la Capadocia a través de un trekking que nos llevará a los Montes Taurus y, como colofón, el ascenso al mítico Monte Ararat, donde se posó la bíblica Arca de Noé.

La parte interior de Turquía es bella pero desconocida. Así lo asegura Adolfo Echevarría, director de Rutas 10, quien aconseja esta zona para todos los amantes de los viajes y los deportes al aire libre que quieran huir de los circuitos más concurridos del país. La Capadocia es “árida pero bellísima, con impresionantes formaciones rocosas en las que podremos caminar, lejos del bullicio de los grandes grupos”, argumenta. En el trekking, se puede disfrutar de lugares fascinantes como el valle de Akvadi, con caprichosas formas dejadas por la erosión como las célebres ‘Chimeneas de las hadas’, o Uchisar, el punto más elevado de la Capadocia y donde se pueden observar ejemplos de viviendas trogloditas.

El viaje, según detalla Echevarría, se encamina hacia los Montes Taurus, con montañas de hasta 3.000 metros de altitud y en las que “el atractivo no radica solo en los bonitos paisajes y el contacto con la naturaleza, sino que el viajero podrá cruzarse, aún hoy día, con nómadas que acompañan a sus rebaños”.

El trekking por los Montes Taurus servirá de aclimatación para el que, según explican desde Rutas 10, es uno de los mayores atractivos de este viaje: la subida al Monte Ararat. La ascensión a este monte comporta un auténtico encuentro con la historia y la tradición cristina, ya que, según narra la Biblia, fue precisamente aquí donde se posó el Arca de Noé.

Con 5.165 metros de altitud, este monte está situado en la frontera con Kurdistán. Echevarría precisa que el ascenso no comporta ninguna dificultad técnica y que la aclimatación en altura queda garantizada primero con el trekking por los Taurus y, antes de acometer la subida, con un día de ascenso y estancia en el campo base I, a unos 4.200 metros de altura. A partir de aquí viene uno de los momentos más emocionantes de nuestra aventura: el ascenso al Ararat.

Crampones y pieles
Echevarría precisa que “solo los últimos 400 metros albergan nieve”, lo que requiere el uso de crampones y pieles. Pero esto no debe echarnos para atrás, ya que, si nunca antes hemos utilizado este material, el guía  nos explicará cómo hacerlo y nos ayudará. La recompensa de alcanzar la cumbre es difícil de explicar, es sin duda una experiencia que nos quedará marcada para siempre”, comentan desde Rutas 10.

Forma física necesaria
Rutas 10 indica que el viaje va dirigido a personas a las que les guste y estén “mínimamente acostumbradas” a caminar por la montaña. No hace falta ser un gran experto ya que la subida al Ararat no es muy técnica y el principal fleco a solventar es la altura, lo cual se trabaja con la aclimatación previa.

Qué comer
Aunque las comidas quedan incluidas en el viaje que organiza Rutas 10, te recomendamos que no te pierdas las especialidades culinarias de la Capadocia. El plato típico es el cordero cocinado dentro de una vasija de barro que se llama kiremit, y en la que también se cuecen otras carnes. Las ‘Mezes’, unas tapas que se sirven como entrantes y elaboradas en su mayoría a base de vegetales y legumbres, y los postres, son también casi obligatorios.

Rutas 10 organiza este viaje durante todo el verano, con varias fechas de salida. La empresa se encarga de gestionar las comidas y los alojamientos, que combinan hotel y tienda de campaña.

Más información: www.rutas10.com


No hay comentarios

Añade el tuyo