MULTIDEPORTE

La RFEBM prevé una pérdida de entre 30.000 y 40.000 federados

El balonmano español retrocede tres décadas

"Lo que más nos preocupa es la situación de los equipos de base"

Francisco-V.-Blázquez-García-pte-FEB-3-bis

RECORTE PRESUPUESTARIO DEL 23,7%. El presidente de la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM), Francisco Vidal Blázquez García, ha reconocido que dicha federación ha visto recortado este año su presupuesto en aproximadamente 3,2 millones de euros, lo que significa un retroceso del 23,7% con respecto al volumen de negocio dela temporada 2019-20 (13,5 millones).

(18-2-2021). El balonmano español vive una realidad paradójica. Pese a haber obtenido, hace apenas dos semanas, una medalla de bronce en el Mundial masculino de Egipto, la pandemia amenaza con devolver a sus clubes a unos niveles de practicantes similares a los que tenían a principios de este siglo XXI.

La temporada 2020-21 ha empezado con dos velocidades muy distintas para la gran mayoría de los deportes colectivos en España. El balonmano, una de las disciplinas que tiene más practicantes en nuestro país, es un claro ejemplo de ello. Las competiciones profesionales y de ámbito estatal han logrado iniciarse con cierta normalidad y siguiendo unos estrictos protocolos para evitar los contagios: ya se han disputado unos 1.600 partidos y hay medio centenar que se han aplazado pero tienen fecha programada.

En la otra cara de la moneda se encuentra el deporte no profesional, que sufre una agonía que muy probablemente se alargará durante los próximos años. “Lo que más nos preocupa es la situación de los equipos de base y escolar, porque dependen de las comunidades y han tenido problemas para iniciar las competiciones”, explica a CMDsport el presidente de la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM), Francisco Vidal Blázquez García.

ESCENARIO COMPLEJO

Sólo unos pocos territorios autonómicos han permitido la práctica con regularidad de su deporte de base. Muchos campeonatos no profesionales se han tenido que parar y reanudar debido a los positivos y a los aislamientos de jugadores y equipos enteros, mientras que en algunas comunidades ni siquiera han permitido el inicio de las competiciones esta temporada. La propia RFEBM ya da por hecho que algunas competiciones no empezarán.

A ello se suma la reticencia de muchos padres a la hora de apuntar a sus hijos. “Ese miedo existe y está patente, y supondrá una reducción de practicantes en los clubes”, constata Blázquez. El dirigente no descarta que muchas familias opten por apuntar a sus hijos a deportes individuales donde perciban un menor riesgo de contagio. Ante este escenario, están desarrollando un plan de actuación dirigido a recuperar a sus practicantes cuando la pandemia se lo permita.

PREVÉN UNA PÉRDIDA DEL 30% O EL 40% DE FEDERADOS

“Algunos territorios entienden que el deporte puede ser un foco de contagio, creo que de forma errónea”, lamenta el presidente de la RFEBM. Las previsiones del máximo mandatario de dicha federación española son más bien pesimistas: “Creo que habrá una merma importante de federados. Podemos estar hablando de un 30% o 40% fácilmente”, asegura Francisco Blázquez.

Eso significaría una pérdida de entre 30.000 y 40.000 federados. Si en 2019 el balonmano español alcanzó los 100.368 federados por primera vez desde 1990, la previsión de cara a este 2021 devolvería a este deporte a un número de federados similar al que registró en 1991 (63.105, según datos del CSD). Un golpe muy duro para un deporte que no había dejado de crecer desde el inicio del siglo XXI.

Desde la RFEBM aseguran, eso sí, que no será hasta el mes de julio cuando podrán calcular de forma exacta qué número de federados han participado en esta temporada.

UN 23% MENOS DE INGRESOS

La RFEBM ha visto recortado este año su presupuesto en aproximadamente 3,2 millones de euros, lo que significa un retroceso del 23,7% con respecto al volumen de negocio del curso 2019-20 (13,5 millones). Para esta temporada disponen de un presupuesto ligeramente superior a los 10 millones.

La caída de los ingresos responde básicamente a la disminución de patrocinios y a la cancelación de otros eventos.

La previsión de la federación es que la crisis provocada por la pandemia “dure unos años” en el balonmano español. “2021 y 2022 serán dos años bastante complicados para este deporte”, reconoce Blázquez. Por ahora, los 932 clubes españoles de balonmano resisten a la pandemia, aunque algunos viven una situación “muy difícil” con unos presupuestos “realistas que irán a la baja”.

PIDEN AYUDAS AL CSD

Igual que otras federaciones deportivas, desde la RFEBM llevan semanas trabajando con el CSD para lograr que el Gobierno Español pueda otorgar una línea de ayudas para rescatar al deporte. “Intentamos buscar de qué forma se puede echar una mano a los clubes. Creo que podemos tener buenas noticias, pero hay que ir poco a poco”, comenta con prudencia el máximo responsable del balonmano español.

Mientras presiona para obtener un plan de rescate, la RFEBM trata de ayudar a sus clubes “siendo flexibles en muchos aspectos, intentando no aumentar las cuotas o repartiendo tests de antígenos”, entre otras iniciativas.


No hay comentarios

Añade el tuyo