MULTIDEPORTE

Barcelona apuesta por la medida tras ser regulada por el Gobierno central

Ciudades a 30km/h, la apuesta por los ciclistas y runners

correr-por-las-calles-de-la-ciudad-bis

Según las conclusiones de un informe de Asics, el número de corredores y corredoras ha aumentado un 32% en comparación con el que existía antes del inicio de la pandemia.

(16-12-2020). El Ayuntamiento de Barcelona está aprovechando la coyuntura actual provocada por la pandemia de coronavirus para cambiar el concepto de movilidad de la ciudad. El objetivo esencial del consistorio es reducir la velocidad de la capital catalana a los 30 km/h para que sus habitantes vivan más seguros y sanos.

El ejemplo de Barcelona puede ser un espejo en el que se fijen las principales capitales de nuestro país para “favorecer la movilidad segura, sostenible, saludable y eficiente: a pie, en transporte público y en bicicleta” (que propugna el propio gobierno municipal). Y más tras la decisión que tomo hace más de un mes el Consejo de Ministros.

Con fecha de 10 de noviembre, el Gobierno central aprobó el Real Decreto que reduce el límite genérico de velocidad a 30 km/h en las calles de un único carril o con un solo carril por sentido de circulación. Una normativa que ya han adoptado ciudades como la citada Barcelona, Bilbao, Burgos, Albacete, Cáceres, Cádiz, Córdoba, Málaga, Palma, Oviedo o Madrid en algunas de sus vías de circulación, por citar algunos ejemplos.

Razones que motivan reducir la velocidad de 50 km/h a 30 km/h

La razón política que hay detrás de esta nueva normativa es la de reducir la accidentalidad de los usuarios más vulnerables, buscando un equilibrio entre la movilidad en las vías urbanas y la seguridad. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), durante el pasado 2019, fallecieron 519 personas por accidentes de tráfico dentro de las ciudades españolas. Una cifra que supone un incremento del 6% con respecto al año anterior. Otros datos relevantes son los siguientes:

  • El riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello es del 90% cuando se recibe el impacto a 50 km/h. Esta probabilidad se reduce al 10% si el choque es a 30 km/h
  • Si un vehículo circula a 30 km/h, reduce a la mitad la distancia que necesita para detenerse
  • Los usuarios vulnerables significaron el 82% de los fallecidos en las ciudades en 2019. De estos, 247 fueron peatones, 148 motoristas y 32 ciclistas
  • Las pruebas piloto llevadas a cabo en otras ciudades han demostrado que reducir la velocidad máxima en una zona determina reduce el porcentaje de accidentes en un 40%

 Más del doble de bicicletas circulando en Barcelona

Este nuevo concepto de movilidad supone una gran oportunidad, además de un reto, para mejorar el transporte público. Pero también, al mismo tiempo, para mejorar la movilidad vía pedestre -caminando o corriendo- o en bicicleta. Tomando ejemplos como la ciudad más bike-friendly de Europa, es decir, Copenhague (con más de 350 kilómetros de carriles bici) o de Ámsterdam, Barcelona está ampliando su número de kilómetros de carril bici, además de reducir los carriles para vehículos de motor. No en vano, el uso de la bicicleta durante este 2020 se ha casi duplicado en relación a 2019.

Los carriles bici creados en la Ciudad Condal durante la pandemia han ayudado a potenciar un uso de la bicicleta que ya estaba en auge a principios de este complejo 2020, con un aumento del 15%, según datos del consistorio barcelonés.

Sin embargo, se han detectado incrementos de tráfico ciclista por Barcelona superiores a ese 15% referido. Así,  en la calle Pau Claris , el pasado mes de julio se circuló un 1.575% más en bicicleta que el mismo mes del año anterior. En la calle Valencia, otra arteria de movilidad básica en la capital catalana, ese incremento llegó a ser del 733%, mientras que en la calle Roger de Llúria, el aumento fue del 571%.

 NUEVO CONCEPTO DE CIUDAD

Según el experto en movilidad Samir Awad, “el problema del uso del coche no es el uso, sino el abuso”.  La bicicleta ha pasado a formar parte nuclear del elenco de medios de transporte que tenemos a nuestro alcance. Y, a tenor de las cifras, cada vez es mayor la apuesta que los ciudadanos hacen por ella, en conjunción con el mayor número de vías específicas que la Administración pone a disposición para este vehículo. El concepto de gran ciudad está cambiando. Y no sólo por una cuestión de seguridad, reducción de la siniestralidad y preponderancia del ciudadano en primer lugar, sino también por una concepción de sostenibilidad y respeto del medioambiente.

Una ciudad “más saludable, más humana y de distancias cortas” (como defiende el gobierno barcelonés) no tiene porque ser sinónimo de incrementar el tiempo de desplazamiento entre dos puntos concretos. Ir en bici o corriendo puede ser incluso más rápido que coger el coche en hora punta en poblaciones como Madrid o Barcelona.

Más allá de esta concepción del tiempo, este tipo de medidas implementadas suponen un estímulo para el desplazamiento en medios activos. Esto es, a pie (o corriendo) y en bicicleta, ya que se percibe un entorno más amable, menos peligroso y con menos polución para ello. Y es que, tal y como defienden los expertos del consistorio barcelonés, “menos ruidos y menos peligros se traducen en disfrutar más de la vida en la calle”.

 Un 32% más de runners en España

Más allá del boom ciclista, tan notorio en poblaciones como Barcelona, nuestro país también ha tenido un gran incremento de corredores a raíz de la pandemia del COVID-19. Corredores que se han beneficiado también de los cambios urbanísticos llevados a cabo.

Un estudio realizado por Asics en España explora “el amor recién descubierto del español por la carrera”. Según las conclusiones de éste informe, el número de corredores y corredoras ha aumentado  un 32% en comparación con el que existía antes del inicio de la pandemia. El deporte, por lo tanto, “ha pasado a ser esencial en la vida de estas personas, que lo ven como una vía de escape”, destaca en sus conclusiones dicho estudio.

Correr como vía de escape e, incluso, como medio de transporte. Y es que con el teletrabajo y las flexibilizaciones horarias que han realizado muchas empresas, el número de personas que se desplazan corriendo -no sólo para hacer deporte- en las grandes ciudades va en aumento (por ahora, el ayuntamiento de Barcelona aún no tiene cifras concretas en este sentido).

Los datos del citado  informe de Asics, indican que el 85% de los corredores y corredoras encuestados dejan claro que “el deporte les ayuda a despejar la mente”. Asimismo, el 80% “está convencido de que correr les ayuda a estar más sanos”. Y es que el “ejercicio físico, para este tipo de personas, es algo más que una actividad. Es una forma de soportar mejor la presión física y los desafíos añadidos que ha provocado esta pandemia”.


No hay comentarios

Añade el tuyo