MULTIDEPORTE

El presidente del CNB avanza detalles del proyecto de remodelación

Bernat Antrás “el coronavirus no acabará con los 112 años del Club Natació Barcelona”

El confinamiento provoca un recorte del 5% en el presupuesto de la entidad

Bernat-Antras,-president-del-Club-Natació-Barcelona-bis

El presidente del Club Natació Barcelona ha explicado que, por ahora, el Club Natació no se plantea congelar las cuotas de todos sus socios. Pero hará excepciones con a los socios en situaciones económicamente más vulnerables.

(8-4-2020). El club decano de la natación en España, que prevé una disminución de 350.000 euros de ingresos en este 2020, espera poder volver a abrir sus instalaciones a mediados de mayo.

La crisis por el coronavirus provocará de una disminución del 5% del presupuesto del club decano de la natación en España, el Club Natació Barcelona. Así lo afirma a CMD Sport su presidente, Bernat Antràs, quien estima en 350.000 euros la cantidad que disminuirá su presupuesto (de 7 millones de euros) de cara a este 2020. Eso, siempre y cuando puedan volver a abrir sus instalaciones el próximo mes de mayo. Tras verse obligados a cerrarlas cuando se dictó el Estado de Alarma, la primera medida que tomó la entidad fue presentar un ERTE para la gran mayoría de los 150 trabajadores del club. Solamente una pequeña minoría -personal de administración o mantenimiento- sigue trabajando estos días. La entidad verá reducidos significativamente sus gastos en personal y suministros estos meses, pero también los ingresos.

Por un mes y medio que esté el club cerrado, la gente no se marchará

Por ahora, el Club Natació Barcelona no se plantea congelar las cuotas de todos sus socios. Pero hará excepciones con a los socios en situaciones económicamente más vulnerables. El Club Natació Barcelona se muestra abierto a ayudar a quien lo necesite. “Entendemos que pueden haber familias enteras afectadas por ERTEs. Con los casos más delicados hay que buscar soluciones, tal vez aplazar los pagos de las cuotas o hacer alguna excepción. Hemos pedido a los socios que pasen por un momento delicado que nos lo hagan saber y les haremos propuestas individualizadas”, apunta Antràs. El objetivo es que nadie tenga que perder la condición de socio porque pase un momento.

El club espera reabrir sus puertas en mayo. Hasta la fecha, el Club Natació Barcelona no ha registrado una importante disminución de socios. “Siempre tenemos bajas, sobre unas 60 o 80 al mes, que se compensan con las mismas altas. Aunque en este contexto, con el club cerrado, es difícil que haya altas”, puntualiza el presidente del club, quien pone en valor del sentimiento de pertenencia: “Por un mes y medio que esté el club cerrado, la gente no se marchará”.

APELAN AL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA

Apelar al sentimiento de pertenencia puede resultar la estrategia más efectiva para muchas entidades deportivas históricas a la hora de resistir y combatir la crisis provocada por el coronavirus. El Club Natació Barcelona tiene muy claro que “el coronavirus no podrá con 112 años de historia del CNB”. “La conexión de un socio de nuestro club con un socio de un gimnasio no es la misma”, reivindica su presidente. “Hay mucha gente que viene a nuestro club no solo a hacer deporte, sino a ver los amigos, a leer la prensa o a tomar el sol. Es un centro de día en el que puedes pasar el día con los amigos”, destaca Antràs, que define el CNB como “un nexo de unión donde se crean unos vínculos sociales y familiares”.

Les pedimos que sostengan al club

Uno de los elementos diferenciales del CNB con respecto a otras entidades que puedan ofrecer servicios similares son sus propietarios. Mientras que muchos gimnasios y clubes utilizan instalaciones públicas (subvencionadas por Ayuntamientos); o bien privadas (financiadas por empresas); clubes como el Club Natació Barcelona son propiedad de sus socios. “Les pedimos que sostengan al club, tienen este deber”, justifica el dirigente, preguntado sobre la posibilidad de congelar las cuotas mientras dure el Estado de Alarma. Es una opción que, de momento, no está prevista, porque los socios son la principal vía de ingresos de la entidad. La aportación de los patrocinadores es muy pequeña en clubes como este, que solamente paga a los deportistas del primer equipo de waterpolo. La subvención pública que reciben, 50.000 euros anuales, es una cifra testimonial para un presupuesto de 7 millones de euros. “Vivimos de lo que generamos”, aclara Antràs.

CONFLUENCIA DE CRISIS

“El coronavirus nos cae en un momento donde se juntan varios factores. Los clubes estamos en crisis permanente desde hace tiempo, eso hace que cueste que nos salgan los números”, anota el presidente del CNB, quien además de destacar la competencia generada por los gimnasios, señala dos momentos clave en los últimos años que golpearon con dureza clubes como este.

El temporal ‘Gloria’  nos provocó un agujero de 300.000 euros

El primero, la crisis económica del 2008. “Tras ella, cayeron en picado las subvenciones públicas a las entidades deportivas”.

El segundo, el temporal Gloria del pasado mes de enero. “Se llevó por delante muchas cosas y nos provocó un agujero de 300.000 euros”. Ahora, el coronavirus les obliga a cerrar. “Es la puntilla”, lamenta.

LA REMODELACIÓN SUPONDRÁ UN IMPULSO

Pese a las dificultades que atraviesa el CNB, mira al futuro con cierto optimismo. De entrada, porque hace pocas semanas logró reestructurar hasta el 2036 la deuda de algo menos de 6 millones de euros que mantiene con entidades financieras. Llegó a ser de unos 10 millones tras distintas construcciones que tuvieron que afrontar de cara al Mundial de natación de Barcelona del 2003. “En este momento lo tenemos todo bastante prudentemente acotado. Es casi el 100% de una anualidad de nuestra cifra de negocio, pero es un endeudamiento razonable dada que nuestra cuenta de explotación ya está saneada”, celebra Antràs.

Pero el elemento que hace sonreír a la entidad son los planes de remodelación de sus instalaciones. Se trata de un proyecto que pusieron en marcha hace más de tres años y que fue aprobado el 8 de diciembre en el Port de Barcelona. Aunque quieren presentarlo en un acto público, cuando el coronavirus lo permita, Antràs avanza en exclusiva para CMDsport algunos detalles del mismo. Incluirá distintas novedades como un restaurante, distintas pistas de pádel o dos nuevas piscinas. “Es un proyecto deportivo muy potente, que nos permitirá tirar adelante y reforzar mucho a nivel patrimonial y económico el club”, celebra su dirigente.

Ahora mismo el proyecto está en fase de licitación de los contratos de construcción, y se espera que las obras puedan empezar pronto, este mismo verano. Si el coronavirus no lo demora, la idea es empezar a inaugurar cosas el verano del 2021. Tendrá un coste de unos 12 millones de euros, que serán financiados en parte por distintos inversores.

Recuperaremos nuestra piscina de 1922, una de las diez piscinas más antiguas de Europa

Dos de los puntos más importantes del proyecto son las dos piscinas. Una, de 25 x 30 metros, será exterior, climatizada, a tocar del paseo marítimo y en la que se podrán añadir gradas supletorias para poder ver partidos de waterpolo al aire libre. La otra, consiste en recuperar una piscina histórica, del 1922. “Es el proyecto que me hace más ilusión. Fue la más antigua de España y una de las diez más antiguas de Europa. Es preciosa, con un estilo húngaro de principios del siglo XX, y la recuperaremos tal y como era. Será una piscina de saltos de trampolín cubierta”, anuncia Antràs.

En Barcelona solamente hay una, al aire libre y disponible dos meses al año, en Montjuic. “Cualquier chico o chica podrá venir a entrenar y, el día de mañana, podríamos tenerlos participando en unos Juegos Olímpicos en esta disciplina”, sentencia. El club mantendrá sus cerca de 24.000 metros cuadrados, pero moverá algunos elementos de su sitio para afrontar una reforma que debe suponer un trampolín económico y deportivo de cara al futuro.


No hay comentarios

Añade el tuyo