MULTIDEPORTE

Le ahoga una deuda hipotecaria de algo más de un millón de euros

El CN Catalunya lanza un SOS para evitar su desaparición

"No podemos afrontar el pago de la deuda que resta"

Club-Natació-Catalunya-bis

El declive del club Natació Catalunya empezó con la crisis económica de 2008. La entidad se vio notablemente afectada economicamente por ella y terminó perdiendo socios, así como su histórico posicionamiento en la élite del waterpolo español.

(7-12-2020). A sus 89 años de vida, el Club Natació Catalunya vive uno de los momentos más delicados de su historia. Ubicada en el barrio barcelonés de Gràcia, esta entidad está en riesgo de desaparecer debido al pago pendiente de algo más de un millón de euros correspondiente a una deuda hipotecaria que vence en 2023.

Fundado en 1931, el CN Catalunya llegó a tener más de 12.000 socios y a ganar una Copa de Europa de waterpolo masculino (1994-95) en su época de más esplendor. Tras el cambio de siglo, sin embargo, el deterioro de las instalaciones donde daba servicio y la competencia de otros clubes cercanos les llevaron a perder un gran número de socios.

La necesidad llevó a la entidad a acordar con el Ayuntamiento de Barcelona un ambicioso plan de reformas del complejo deportivo municipal Pau Negre-Can Toda. La remodelación de las instalaciones tuvo un coste de 11 millones de euros que se dividieron a partes iguales: 5,5 millones el CN Catalunya y 5,5 el Ayuntamiento.

LA CRISIS DE 2008

Una apuesta que se puso en marcha poco antes del estallido de la crisis económica de 2008. Como les ocurrió al resto de clubes, el CN Catalunya se vio notablemente afectado por esa crisis y terminó perdiendo socios y, también, su histórico lugar en la élite del waterpolo español.

Desde entonces, la entidad trazó un plan de reactivación que le permitió recuperar parte de los socios, pero que no ha sido suficiente para garantizar la viabilidad del club, que aún tiene que pagar a una entidad bancaria algo más de un millón de euros -no llega a 1,5 millones- de la deuda acumulada por las reformas acometidas.

“El CN Catalunya no puede afrontar el pago de la cantidad que queda”, reconoce su presidente, Ramon Geli, que pide al Ayuntamiento que asuma una cantidad que ellos no pueden pagar. “Al final, se trata de una instalación municipal”, añade el dirigente, que advierte que la deuda seguirá existiendo aunque el club desaparezca.

LA PANDEMIA AGRAVA EL PROBLEMA

El problema con la deuda de la entidad era anterior al estallido de una pandemia que no ha ayudado en absoluto. La entidad ya llevaba pagados cuatro millones de la deuda cuando el Covid-19 provocó una caída del número de socios: de los algo más de 5.000 que tenían en marzo, a los 4.000 actuales.

“El Ayuntamiento nos dice que está estudiando el tema y que está buscando una solución”, reconoce Geli, que considera que “sería razonable” que otras administraciones como la Diputació de Barcelona y la Secretaria General de l’Esport también ayudaran a resolver esta cuestión. Para evitar entrar en una situación límite, el club necesita encontrar una solución en 2021, cuando cumplirá 90 años.

Desde la entidad aseguran que ven difícil negociar una prórroga de la deuda, que vence en 2023, ya que la concesión municipal de las instalaciones en las que opera el club finaliza en 2024.

Si no se alarga la concesión, el club apenas tendría un año de margen para negociar en el caso de que la entidad bancaria accediera a darles más tiempo. Este escenario no está, por ahora,  encima de la mesa, aunque no se descarta, ya que el Ayuntamiento está por la labor de evitar la desaparición de este club casi centenario.


No hay comentarios

Añade el tuyo